Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘medicinas alternativas’

Mucha gente ignora que es necesario beber agua cuando se tiene sed, pero no es obligatorio (ni saludable) beber cuando no se tiene sed. Desde hace mucho tiempo yo ya sabía distinguir entre dos litros de agua al día y dos litros de líquidos al día. Es decir, en la fruta, en la ensalada, en el vino o cerveza de las comidas también hay agua. Entonces ¿por qué tragarse, además, dos litros de agua sin gana?

Resulta que ya disponemos de un nuevo estudio que nos avisa de los posibles perjuicios de abusar del agua exclusivamente por la leyenda urbana de “beber dos litros de agua al día es bueno”. Pues no.vaso-de-agua

Científicos de la Universidad de Monash, Australia, han cuestionado el consejo de beber una cantidad de agua predeterminada al margen de la predisposición física. En el estudio, cuyos resultados han sido publicados en la página web de la universidad, los investigadores analizaron con una resonancia magnética los procesos que surgen en nuestro cerebro cuando nos obligamos a beber agua, aunque nuestro cuerpo no demuestre deseos de hacerlo.

Resultó que el cerebro activa los procesos de “inhibición de ingesta” tras el consumo de líquido en exceso. Este mecanismo del cuerpo humano sirve para regular la ingesta de líquidos y nos protege de un exceso de agua, que puede causar una intoxicación potencialmente fatal.

La hiponatremia representa un peligro, porque los niveles vitales de sodio en la sangre se tornan anormalmente bajos. Los síntomas de este proceso varían del letargo y náuseas, pudiendo llegar a convulsiones y el coma, afirman científicos.

“Había casos cuando atletas de maratones recibieron instrucciones de beber mucha agua y murieron en determinadas circunstancias, ya que ciegamente siguieron esas recomendaciones y bebieron muy por encima de lo que necesitaban”, comentó uno de los autores del estudio, el doctor Michael Farrell.

Si solo hacemos lo que nuestro cuerpo nos exige, probablemente vamos a hacerlo bien: simplemente beber de acuerdo con la sed en vez de una programación elaborada“, apuntó Farrell.

No os perdáis: ¿Qué es la comida? ¡Química!, Mito y timo de los alimentos “ecológicos”, Ser vegano es mala idea, El fraude de la Vitamina C contra el cáncer y Vegetariano, vegano y dieta paleolítica.

Read Full Post »

Después de desmontar el mito de las ECM en el post que publiqué en 2010, ahora podemos avanzar en el conocimiento de lo que el cerebro humano es capaz de realizar en los momentos críticos previos al fallecimiento.

Un estudio confirma la teoría sobre lo que las personas ven antes de morir, los recuerdos en una “película” de la vida.vision-de-ecm

En las películas de acción a menudo los directores nos muestran cómo el protagonista revive toda su vida en unos instantes ante el riesgo de una muerte inminente y al parecer algo similar ocurre en la vida real.

Hasta ahora los científicos no habían estudiado cómo nuestro cerebro reproduce los recuerdos ante situaciones críticas, pero ahora los investigadores de la universidad de Hadassah, Israel, han dado una explicación de este fenómeno cognitivo, informa ‘The Telegraph‘.

En su reciente estudio los científicos han analizado profundamente siete ejemplos del fenómeno al que llamaron ‘la experiencia de la revisión de la vida’ (‘life review experience’, o LRE, en inglés). Con base en este análisis los investigadores han elaborado un cuestionario para enviarlo a 264 participantes que han contestado detalladamente sobre su experiencia de la LRE.

Los investigadores creen que el fenómeno de la revisión de la vida, que la mayoría de los participantes confiesa haber experimentado, podría ser causado por las partes del cerebro que almacenan los recuerdos como la corteza prefrontal, temporal medial, y la corteza parietal. Tras el estudio también se ha revelado que durante el proceso de la revisión los recuerdos raramente aparecen en orden cronológico, como lo muestran en las películas de Hollywood.

Además los científicos han descubierto, que entre los recuerdos que aparecen durante la experiencia de la revisión de la vida estaban momentos intensamente emocionales, y el fenómeno también “puede ocurrirle a personas sanas en condiciones extremas de estrés psicológico y fisiológico”.

Relacionados: Experiencias cercanas a la muerte (ECM), Fenómenos paranormales, La parapsicología ¡vaya timo!, Fantasmas y espíritus, Mente abierta cerebro al suelo, y Psicología científica y las pseudopsicologías.

Read Full Post »

Vicente Baos, experto de la Agencia Europea de Medicamentos: “Aceptar la homeopatía es abrir puertas al pensamiento mágico en la salud”. Y es por eso que, después de varios artículos que he publicado contra la basura de la homeopatía, nos debería bastar el trabajo de este científico como epitafio de esa despreciable pseudociencia denominada ‘homeopatía’.

Vicente Baos Vicente (Madrid, 1958) es una de las caras más conocidas en los programas que tratan de desenmascarar la homeopatía. Para Baos, que ejerce la medicina de familia en Madrid, “la intuición, la sensación y la creencia son el caldo donde se alimenta el pensamiento mágico. Ese es el terreno abonado para las pseudoterapias”. Según él, lo mejor para combatirlas es el desprestigio social.Vicente Baos en su consulta de atención primaria en Collado Villaba Madrid

‘Lo similar cura lo similar’ y ‘la dilución incrementa la potencia’ son dos de las principales doctrinas de la homeopatía, pseudoterapia que se fundamenta en la administración de cantidades infinitesimales de sustancias que, si se aplicaran en grandes proporciones a un individuo sano, producirían los mismos síntomas que se pretenden combatir. Se supone que estos productos son más efectivos cuanto más diluidos están.

La forma más habitual de preparación de una dilución homeopática es mezclar 1 mililitro de la sustancia original con 99 mililitros de agua. De esa dilución de 1 CH (Centesimal de Hahnemann), se coge de nuevo 1 ml y se repite la operación; así se consigue una dilución de 2 CH. Cuando este proceso se ha reiterado 10 o 12 veces, no se cuenta con ninguna molécula del principio activo. Son normales los medicamentos homeopáticos con diluciones de 30 CH.

Vicente Baos lleva años utilizando el método científico para luchar contra esta pseudomedicina. Como miembro de la red de expertos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), es un firme detractor de la homeopatía.

¿Hay alguna prueba de que la medicina homeopática funcione?
Los estudios que publican –en revistas del ámbito homeopático que ellos mismos financian y editan– son, en general, de nula relevancia. Crean un montaje absolutamente caótico de física avanzada con fantasías. Su teoría es que, dado que las ultradiluciones van más allá del número de Avogadro y no hay molécula para dar una justificación a la memoria del agua, algo hay que actúa aunque no sepan ni definirlo bien. Incluso existe una revista editada por ellos que se llama International Journal of High Dilution Research. Por supuesto, ninguna revista de prestigio científico publica nada que justifique que la homeopatía tiene algún mecanismo de acción.

¿Todos esos estudios de los que hablan tienen alguna consistencia?
En primer lugar, no poseen ninguna implicación clínica, y además habría que cuestionarlos metodológicamente. Los 1.500 trabajillos de los que siempre hablan no tienen ninguna evaluación fuera de su propio ámbito. Ellos se citan a sí mismos y se alimentan de sus propias investigaciones. Fuera de ellas todo el mundo que las conoce sabe que no valen para nada.

Entonces, ¿por qué tanta gente cree en la homeopatía?
Esa es la gran pregunta, pero podría ser la misma para la religión, ¿por qué tanta gente cree en ella? El ámbito de las creencias y de los mecanismos que justifican efectos en las personas es un interesantísimo mundo fuera del ámbito científico donde se mezcla la neurociencia y el efecto placebo. Esto lo saben los que practican terapias alternativas, lo aprovechan y de eso se alimenta el efecto social. No obstante, el método científico no encuentra nada en la homeopatía; eso se puede afirmar con toda rotundidad.

¿Puede ser un problema de educación?
Educación no es. Incluso creo que la gente con menos educación formal es más cauta y menos creyente. A veces se da un fenómeno contrario: a mayor nivel de formación, más crédulos son en esto. De hecho, gente muy preparada cree en la homeopatía. ¿Falta cultura científica? Mucha. ¿Esto solo se arregla dando más cultura científica? No. Alrededor de la intuición, la sensación, la creencia es donde se alimenta el pensamiento mágico, muy presente a lo largo de la historia de la humanidad. Ese es el terreno abonado para las pseudoterapias, el pensamiento de que ‘yo creo en ello y a mí además me va bien’.

¿Cómo podemos luchar contra esta epidemia?
El desprestigio social es lo que funciona. Convencer a un homeópata de que lo suyo no es nada resulta imposible porque es una creencia arraigada y la gente tiende a evitar las disonancias cognitivas, es decir, a rechazar lo que va en contra de sus creencias más profundas. Un ejemplo serían las famosas pulseritas Power Balance, la gente que las usaba empezó a no hacerlo cuando se creó la sensación de que era un poco ridículo. La inmensa mayoría de la gente lo abandonó, independientemente de si antes creía que hacía algo o no. Pero si el pensamiento social es crítico, algo se abandona y se olvida. Aunque habrá otra cosa que salga, eso es inevitable.

Los que criticamos la homeopatía pensamos que hasta ahora ha habido un pensamiento social permisivo, con la idea de que si no hacía daño, daba igual. Creemos que eso es abrir la puerta al pensamiento mágico en la salud y puede provocar que mucha gente abandone terapias formales por estas supercherías. Nos parece muy peligroso, la sociedad debe tener muy claro lo que puede esperar de la ciencia y sobre lo que la ciencia no tiene respuesta.

¿Hace falta alguna formación específica para prescribir homeopatía?
No está regulado. Si un médico homeópata te lo recomienda, vas a la farmacia y lo compras. De la misma manera, si vas a una farmacia y dices que quieres un producto homeopático, te lo dan. Incluso podrían recomendártelo. Su venta no tiene ninguna restricción, son productos alegales. Se rigen por una regulación del año 94 que permitía su venta y consumo, pero no poseen una regulación según su análisis. Así empezó nuestra queja, porque la regulación que los igualaba a los medicamentos formales indicaba que solo tenían que demostrar su calidad, no su eficacia ni para qué enfermedades están indicados. Eso requiere un ensayo clínico y ellos no lo quieren. Con lo cual se les llama medicamentos y no lo son.

¿Cómo puede tener una regulación algo que no cumple ninguno de los criterios que se le pide a un medicamento?
Llámenlos productos, sustancias, lo que quieran, pero nunca medicamentos. El problema es que eso viene en la Ley general del medicamento y en la Regulación europea, que lo incluyó como un tipo de ‘medicamentos’ especiales. La denuncia no va en contra de España, sino que realmente es uno de los absurdos más grandes que hay en la regulación europea de productos para la salud, ya que no debería incluir algo que no es nada. La culpa la tienen evidentemente los lobbies que lo autorizaron en su tiempo, que fundamentalmente provenían de Alemania y Francia. En España su consumo es legal, pero no han pasado por el filtro que obliga la ley a través de la Agencia Española del Medicamento, que regula, analiza y registra esos tipos de productos.

¿Se sabe cuánto factura al año la industria homeopática?
Siempre salen las cifras de Boiron, que es la empresa sobre la que más se habla, pero no es la única, ni mucho menos. Parece que su facturación en España es de 25 millones de euros. Piensa que es una facturación de mínimo gasto, su producción es muy barata, azúcar y agua. Son todo ganancias…

La semana pasada Boiron ofreció una rueda de prensa que pretendía dar cuenta del ataque que, según ellos, está sufriendo la homeopatía. ¿Cree que empiezan a temer que cale su falta de evidencia?
Exponiéndose públicamente muestran sus debilidades, así que esperamos que sigan así. Se vio el ridículo que hicieron en cuanto hubo preguntas un poco comprometidas. Realmente me imagino que sí están nerviosos, porque antes vivían en un anonimato muy confortable. Nadie hablaba de esto y se iba vendiendo. Pero como afirma Edzard Ernst, experto en la evaluación crítica de todos los aspectos de la medicina alternativa, “no es una guerra contra la homeopatía, es una lucha contra la desinformación pública”. Nosotros no estamos en contra ni queremos que se prohíba, pero sí que la gente conozca bien qué es y actúe en consecuencia y con responsabilidad.

¿No existe nada más allá del efecto placebo?
Hay que tener en cuenta que el efecto placebo es algo tremendamente complejo de estudiar porque induce modificaciones en la propia biología. Además, por cuestiones éticas, el placebo está prohibido en medicina. Por eso no existe ningún preparado en la farmacia que se llame ‘placebato’ y que yo pueda prescribir para propiciar tal efecto. La diferencia es que una sustancia que afirma una supuesta curación debe tener un mecanismo de acción, si no, es magia potagia.

Es como si hablamos de la empatía como mecanismo terapéutico, que claro que existe. Un paciente se siente mejor si es atendido por un médico que es amable y comprensivo que si es atendido por un borde. En las relaciones terapéuticas la empatía es una pieza clave. Pero otra cosa es engañar a un paciente con una pastilla de agua y azúcar. Es mentira que los médicos homeópatas sean más humanistas. Ellos cobran dinero y viven de ello, por lo que van a defenderlo a capa y espada.

En relación con su argumento sobre la memoria del agua, ¿no tiene suficiente memoria como que para cualquier gota de cualquier grifo no pudiera considerarse homeopática?
La historia de la memoria del agua se encuentra en el principio de los tiempos homeopáticos, con Samuel Hahnemann. El tema es que, en el siglo XX, científicos quisieron demostrarla, como el famoso Jacques Benveniste, que fue el que hizo más pruebas. Pruebas que fueron desmontadas todas en el momento en que otros físicos hicieron un análisis de sus estudios. Más recientemente, científicos muy prestigiados como Luc Montaigner, uno de los codescubridores del virus del sida, ha seguido investigando en este tema, con nulos resultados, aunque lo paseen de un sitio a otro como el nuevo mesías de la homeopatía.

La memoria del agua es un concepto que no tiene ninguna base y cualquier físico o químico bien formado lo desecha inmediatamente. Hablar de una dilución de 30CH es hablar casi de la probabilidad de encontrar una molécula en toda el agua contenida en el planeta tierra. Es decir, absolutamente absurdo.

¿Cómo valora el tratamiento que los medios hacen de la homeopatía?
Lamentablemente, durante años muchas revistas llamadas femeninas han dado pie a la medicina natural, a la homeopatía y a todas estas tonterías. De ahí su popularidad. Afortunadamente cada vez hay más información científica de calidad y poco a poco se va difundiendo a través de los medios generalistas. Aunque lamentablemente todavía existe ese modelo de equidistancia periodística (a favor y en contra) y, como cada uno repite sus argumentos, no se llega a ninguna conclusión. Creo que hay cosas en las que la sociedad y los divulgadores se tienen que mojar. Hay temas que ya nadie cuestiona, por ejemplo, no verás en los medios a nadie que apoye la violencia de género. Pues en ciencia realmente existen barbaridades y parece que todavía hay que dar voz a la gente que las promueve. Pero se va avanzando… (Fuente SINC)

Relacionado: Sentencia del Gran Mandy sobre la homeopatíaAnaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura. Y si tienen 14 minutos libres disfruten con James Randi aquí.

Read Full Post »

Desmitifiquemos de una vez esta tontería de la dieta Detox. Y hagámoslo como hace SINC con la divulgación de un estudio publicado por la Unidad de Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili:

Después de una época de comidas pantagruélicas, la última tendencia en alimentación es el cleansing, basado en la depuración del organismo. En Sinc hemos consultado con especialistas en nutrición sobre su eficacia y todos coinciden en que son puro marketing. No existe evidencia científica de que el cuerpo necesite una ayuda externa para ‘limpiarse’. Y advierten de sus riesgos: el consumo de suplementos sin supervisión sanitaria puede llevar a alteraciones metabólicas graves.

Ir al gimnasio, dejar de fumar o perder los dos kilos que hemos ganado en Navidad son algunos de los propósitos de año nuevo más comunes en la sociedad occidental. El problema suele ser que esos objetivos se quieren conseguir fácilmente, y a poder ser, ya.

De ahí que los gimnasios se llenen de nuevos suscriptores ausentes, que muchos vuelvan a fumar en unas semanas y que se recurra a las llamadas dietas ‘milagro’. En cuanto a los regímenes, cada temporada la industria da una vuelta de tuerca y ahora la moda está en ‘desintoxicarse’ para resetear el organismo y, de paso, adelgazar.

Son las llamadas dietas depurativas, basadas en el consumo de vegetales y frutas y en la exclusión de productos de origen animal. “Aunque hay cierta variación, son bajas en energía y pobres en algunos nutrientes”, indica a Sinc Amelia Martí del Moral, catedrática del departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra.

Como explica en su página web una de las empresas españolas dedicadas a la venta de los productos necesarios para seguirla, “hacer cleansing es limpiar tu organismo a través de una alimentación sana y equilibrada que ayuda a eliminar las toxinas. Estas toxinas pueden entrar en nuestro organismo a través del aire, alimentos, agua o piel”.El hígado no necesita dieta detox

Resumiendo, que una forma de vida poco saludable ‘contamina’ nuestro cuerpo. Y la promesa de alcanzar resultados rápidos y fáciles atrae especialmente el interés del consumidor tras periodos festivos como la Navidad. Además, numerosas celebrities han dado a conocer este tipo de dieta convirtiéndola en tendencia.

Sin embargo, la mayoría de los expertos en nutrición luchan contra sus argumentos. Uno de los mayores detractores de las dietas detox en el mundo es Edzard Ernst, profesor emérito de Universidad de Exeter (Reino Unido), que ha dedicado su investigación a la evaluación crítica de todos los aspectos de la medicina alternativa.

“El término detox no es más que un truco de marketing. De ninguna manera estas dietas eliminan toxinas, como su nombre indica”, afirma a Sinc Ernst, centrado en demostrar la fiabilidad de este tipo de terapias.

Sus seguidores se aferran al objetivo de depurar su cuerpo eliminando dichas toxinas y compensar el inadecuado estilo de vida que han llevado hasta entonces. Nada más lejos de la realidad. Actualmente, no existe certeza sobre que el organismo necesite una ayuda externa para su ‘limpieza’.

Según Martí del Moral, “los alimentos pueden contener algunos contaminantes químicos en niveles bajos”, pero nuestro organismo se depura por sí solo, gracias al trabajo del hígado (metabolización) y del riñón (eliminación), que mantienen a raya los posibles efectos de esa contaminación.

Principalmente se trata de residuos de productos que se utilizan en los cultivos o se administran a los animales para prevenir enfermedades, como pesticidas y residuos medicamentosos. También los residuos ambientales de actividades industriales o mineras pueden pasar a los alimentos (metales pesados, nitratos y dioxinas).

Además, podemos ingerir toxinas naturales que se producen en algunos alimentos (como las micotoxinas de hongos) o sustancias que se originan en el procesado industrial de los alimentos (acrilamida, bisfenol A, talatos). “No obstante, nuestro organismo dispone de sistemas de órganos muy eficaces para su eliminación”, asegura Martí.

Poca evidencia científica
Según los expertos consultados de la Unidad de Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili, Nuria Rosique, Guillermo Mena, Nerea López, Nancy Babio y Jorge Salas, “para afirmar que las dietas detox facilitan la pérdida de peso y ejercen cambios beneficiosos en el organismo, es imprescindible realizar múltiples estudios que específicamente evalúen y confirmen dichos efectos a corto y largo plazo”.

Sin embargo, hasta la fecha pocas investigaciones han evaluado los resultados y la seguridad de dichas dietas o la amplia variedad de productos comerciales para alcanzar estos propósitos. Para Ernst “no hay una pizca de evidencia; son pura charlatanería. En ningún caso pueden desintoxicar el cuerpo”.

“Hay evidencia preliminar que sugiere que ciertos alimentos pueden tener propiedades de desintoxicación, aunque la mayoría de estos estudios se han realizado en animales y no se pueden trasladar directamente al organismo humano, mucho más complejo y mejor equipado”, subraya por su parte Martí.

Jorge Salas también es contundente sobre la falta de pruebas científicas. “Son testimonios personales los que frecuentemente describen los beneficios de una dieta depurativa, especialmente sobre la pérdida puntual de peso, lo que puede deberse al mero hecho de cambiar de un consumo habitual de productos procesados (ricos en grasas, azúcares añadidos y sal), a los productos llamados detox, compuestos casi exclusivamente de frutas y verduras”.

La supuesta depuración del organismo no causa una pérdida de peso por sí misma, si no la restricción calórica severa que la acompaña. “La escasez calórica y nutritiva de las dieta detox puede fácilmente desencadenar una recuperación del peso inicial cuando se retoma el consumo de los alimentos habituales, entre ellos productos procesados”, continúa Salas.

¿Por qué son tan populares entonces? “El marketing es muy inteligente y la gente quiere creer que puede ‘pecar’ sin remordimientos o consecuencias”, dice Ernst. Parecido opina Martí del Moral: “El auge de las dietas depurativas se debe quizá a su promesa de purificación y redención, que son ideales profundamente arraigados en la psicología humana”.

Es más, la experta considera que teniendo en cuenta el coste económico, las afirmaciones sin fundamento y los posibles riesgos para la salud de los consumidores de productos de desintoxicación, “deben ser desaconsejadas por profesionales de la salud”.

Consecuencias para la salud
Aunque existe una amplia variedad de dietas detox, la gran mayoría abarca desde periodos de ayuno totales a dietas basadas en caldos, batidos de frutas y verduras, incluyendo algunas de ellas el uso de laxantes, diuréticos y suplementos fitoterápicos.presunta ensalada detox

La duración de este tipo de dietas es variable, aunque la mayoría estás comprendidas entre 3 y 30 días. El objetivo principal del método detox es depurar el organismo y, secundariamente, conseguir una pérdida de peso.

“Una dieta se considera adecuada cuando está adaptada a las necesidades fisiológicas y nutricionales de cada individuo. Puesto que las dietas détox están recomendadas abiertamente a cualquier persona, independientemente de las características individuales, por definición no se puede considerar adecuada para toda la población”, afirma Jorge Salas.

Los expertos se ponen de acuerdo sobre la importancia de considerar los posibles efectos secundarios de la eliminación de grupos de alimentos tan importantes como los cereales integrales, legumbres o lácteos durante periodos de tiempo prolongados, algo perjudicial especialmente para niños y adolescentes, mujeres embarazadas o en período de lactancia y personas mayores.

Salas advierte también sobre la utilización de suplementos en estas dietas sin supervisión de un profesional sanitario cualificado, “lo que puede llevar a alteraciones metabólicas severas, causando incluso la muerte; tal como le ocurrió a un español de 50 años que seguía una dieta de ‘limpieza del hígado’ suplementada con manganeso”.

Así que, si crees que has maltratado tu cuerpo estas navidades y necesitas mejorar tus hábitos, la clave está en una alimentación variada con cantidades adecuadas de frutas, verduras, legumbres, granos, grasas saludables y proteínas vegetales; y la práctica de ejercicio físico regular. Esa es la mejor fórmula para alcanzar tus propósitos de 2016.

¿Nuestra dieta actual intoxica el organismo?
Los llamados test de toxicidad, muy populares entre las casas comerciales de productos depurativos, son unos cuestionarios sin validez científica para “evaluar la cantidad de toxicidad del cuerpo”, sin hacer distinción del tipo o procedencia del “tóxico”.

El propio interesado utiliza una puntuación para evaluar subjetivamente si en los últimos 30 días ha padecido algunas de las múltiples dolencias por las que se pregunta, según si las ha sufrido “ocasionalmente”, “frecuentemente” o “nunca o casi nunca”. El objetivo es evaluar las supuestas mejoras de la salud tras una dieta detox.
Aunque esté claro que el propósito de las dietas depurativas es eliminar las supuestas ‘toxinas’ acumuladas en diferentes órganos del cuerpo, el término ‘toxina’ en estas dietas no queda realmente definido.

Indudablemente, los alimentos que incorporamos en nuestra dieta diaria contienen toxinas naturales, contaminantes orgánicos persistentes y metales pesados. Sin embargo, nuestro organismo dispone de sistemas de defensa y mecanismos propios para la eliminación de estos a través del riñón, hígado, piel, pulmones o el sistema gastrointestinal.

No se pierdan: Ser vegano es mala idea, Veganos y mala fertilidad, Mito y timo de los alimentos ‘ecológicos’, ¿Es bueno ser vegetariano?, Vegetariano, vegano y “dieta paleolítica”, El fraude de la Vitamina C contra el cáncer y Los veganos tienen dificultad para pensar.

Read Full Post »

En España tenemos a un niño de 6 años debatiéndose entre la vida y la muerte porque está enfermo ¡¡¡de difteria!!! (una enfermedad que se evita fácilmente cumpliendo con el calendario de vacunaciones infantiles)

Pero siempre hay anti-vacunas, lo mismo que hay defensores de las pseudomedicinas, de la acupuntura o de la homeopatía, a los que Mulet desenmascara. Los lectores de este blog no se pueden perder DE NINGUNA MANERA esta intervención de J.M. Mulet en la SER esta mañana. OBLIGATORIO OIRLO pinchando AQUÍ. (Ya me contaréis).

Obligatorio leer: Hay que depurar la Medicina, Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, ¿La Ciencia es prepotente? y La pseudociencia ¡¡mata!!

Read Full Post »

En respuesta a los “azules de 1960 o zeteticos del mundo”, a quienes acusan a los científicos de NO investigar en el campo de la homeopatía, nuestro amigo y comentarista habitual Mandy, les lanza este “concentrado de LÓGICA” a su dura cara:

““¿Alguien, Azul, Rojo, Amarillo o cualquier otro, sabe el dinero que deja la patente de un medicamento nuevo?

En la Ciencia actual faltan muchas cosas por descubrir, por saber, pero también tenemos verdades como robles. No intenten, ni se molesten, en fabricar acero mediante la aleación de aluminio/plomo. ¡¡No sirve, es imposible, y el mínimo conocimiento de metalurgia lo dice a gritos!! ¿Por qué diablos un ingeniero tiene que escuchar, prestar atención a tal propuesta?

¡Carajo! ¡¡¡Pues en Medicina hay miles de ejemplos parecidos!!!Homeopatía y cultura científica

He dicho mil veces que investigar cuesta dinero, recursos, tiempo… Y aún así (los charlatanes) piden estudios de lo absurdo, de lo fatuo.
Estudiar ¿qué? Estudios ¿de qué? Investigar ¿qué? ¿A ver si el aluminio/plomo se convierte en acero? ¿O investigar si el extracto de hígado de pato diluido hasta lo infinito, y sin ni tan siquiera un principio activo identificado, logre alguna propiedad terapéutica?

¿De qué nivel de desinformación científica estamos hablando?
Se invierte, se investiga en el boceprevir, pues ya in vitro su principio activo logró inhibir la proteasa NS3, y ya sabemos la importancia de ésta en la replicación viral. Ahhh… ¡¡Un camino que invita a seguir!!

No es que me guste o no la homeopatía, es que se sabe que sus principios son afuncionales. Si funcionaran, si algún medicamento exitoso pudiera salir de ella, alguien buscaría, investigaría, descubriría, y… ¡¡¡LO PATENTARÍA!!!

Saludos a los cuerdos que quedan””.

Anaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura. Y si tienen 14 minutos libres disfruten con James Randi aquí.

Read Full Post »

El bioquímico y profesor de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia, José Miguel Mulet carga en su libro «La medicina sin engaños» contra la medicina alternativa como la homeopatía, la aromaterapia o la acupuntura porque, señala, no curan, son caras y su eficacia no está comprobada.Plantas supuestamente medicinales

Conviven con nosotros desde tiempos inmemoriales y quizás por ello confiamos en ellas. Pero la realidad es que el tiempo no ha servido para que consigan demostrar su eficacia. Se trata de las medicinas alternativas (como la homeopatía, las flores de Bach, la aromaterapia, la acupuntura, la quiropráctica, el ayurveda, la fitoterapia y un largo etcétera).

Mulet no es médico y lo aclara en las primeras líneas de su libro pero ha hecho un riguroso repaso de aquellas prácticas que no forman parte de la medicina convencional e incluso carga contra algunos médicos y farmacéuticos que «dan información que no es cierta ni rigurosa». «Puedes tener un título y tener determinadas creencias… y en el caso de las farmacias, vender un producto homeopático es mucho más caro y por ende, más rentable que un remedio genérico», explica.

El argumento para escribir un libro sobre estas prácticas y echarlas por tierra es sencillo: «Si tuvieran un mínimo aval ya se hubieran incorporado a la práctica médica», señala. Sí rescata algunas prácticas que comenzaron siendo tradicionales y posteriormente, se incorporaron al mundo de la medicina: «Por ejemplo, la corteza de una planta, llamada cinchona que era usada por indígenas del Amazonas se emplea porque de ella se extrae la quinina. Ha superado las pruebas y se ha comprobado que tiene un principio activo con utilidad farmacológica. Lo mismo con el curare, un producto químico que se extrae de plantas y que se utiliza en cirugía como relajante muscular. ¿Por qué? Porque ha superado las pruebas», ejemplifica.

La que no ha pasado las pruebas es la homeopatía, la gran señalada por Mulet. «La homeopatía es la que está de moda y la que más presencia mediática tiene. Es inocua porque no tiene que demostrar eficacia pero si tienes una enfermedad grave y tomas productos homeopáticos estás perdiendo el coste de oportunidad: si haces el tratamiento que no funciona es peligroso porque te hace perder tiempo». Si de perder un tiempo muy valioso se trata, Mulet cita el caso del genio de Apple, Steve Jobs. «Él tenía un cáncer de páncreas, que son muy graves pero el suyo era operable. Se trató con zumos naturales en vez de cirugía y cuando quiso operarse ya era tarde».steve-jobs

Mulet no niega que la medicina convencional también acumula recuerdos muy poco agradables como el de la talidomida, el fármaco del laboratorio alemán Grünenthal para las nauseas del embarazo que produjo malformaciones congénitas. O el caso del Vioxx, el medicamento de la farmacéutica Merck, que se retiró por su comprobado riesgo de infarto. «Las farmacéuticas han tenido comportamientos poco éticos, pero una cosa no justifica la otra y además se ha tratado de casos puntuales», señala.

Toxicidad
Reconoce también los graves efectos secundarios de algunos fármacos. «Hay efectos secundarios conocidos, sabes que si estás tomando un medicamento quizás no puedes tomar otro, si estás embarazada también tienes que tomar precauciones. Pero los productos alternativos no tienen efectos secundarios porque tampoco tienen primarios». En resumen, no hacen nada. Y si lo hacen, es malo. En este sentido, también señala que hay que tener cuidado con ciertas plantas. «Si te tomas una infusión de plantas también puede tener efectos secundarios pero no hay consejo médico que te lo diga. Por ejemplo, hay una clase de salvia que es tóxica. Otros ejemplos son la aristoloquia o el hipérico, indicado para los dolores de cabeza que interacciona con la pantalla anticonceptiva», advierte.Herstellung von Essenz aus Maiglöckchen

Mulet incluso niega aquellos casos en los que algún paciente ha confirmado que ha mejorado probando plantas o similares. «El conocimiento médico no se hace con casos individuales. Cuando digo que la quimioterapia funciona no es porque tenga un familiar al que le haya servido, sino porque hay estudios que confirman que le ha servido a los pacientes. Cuando se hace un estudio sobre algún fármaco se realiza un “doble ciego”, es decir, un grupo toma el fármaco y a otro grupo le dicen que lo toma pero no es así. Ni el médico ni el paciente saben en qué grupo está cada uno para evitar sesgo humano. Si la gente piensa que se está tratando esa actitud crea un efecto beneficioso. Cuando se hace doble ciego con homeopatía, los productos funcionan igual para el que lo toma y para el que no: son placebos. ¿Es lícito entonces que una farmacia te venda un placebo de 20 euros cuando no tiene efectos?», se pregunta.

Publicidad engañosa
A su juicio, el principal caballo de batalla de la homeopatía es decir que funciona porque las dolencias se van. «Si me dices que la homeopatía te para el resfriado, yo te digo que me los curo yendo a trabajar. Se trata de cosas estacionales como también puede serlo la alergia que se van después de determinado tiempo y se argumentan que es gracias a la homeopatía. Hacen publicidad engañosa».

Mulet critica también a los herbolarios que no tienen licencia o las ferias medievales donde se venden plantas para curar graves afecciones. «Las plantas, como cualquier organismo vivo tienen como objetivo principal reproducirse, no curarte», señala. «Se venden cosas que no han probado su eficacia, de cara al consumidor eso es un fraude», concluye.

Medicina tradicional china e india
En el caso de la medicina tradicional india critica el ayurveda, «que se basa en una energia vital que nadie ha visto ni medido», en el caso de la china, critica la acupuntura, o la moxibustión, entre otras, que consiste en quemar plantas. Aunque le ofrece el beneficio de la duda a la primera. «Siendo muy generosos la única que se ha desmotrado que tiene cierta eficacia es la acupuntura para dolores lumbares muy localizados. El problema es que también tiene truco. Si vas al acupuntor te dirá que se basa en canales de energía, pero el estudio sobre el tema comprueba que se tiene el mismo efecto si haces acupuntura con alguien que sepa o con alguien que no y te coloca las agujas al azar».

Quiropráctica
Mira con recelo la quiropráctica o la osteopatía. «Si te giran el cuello violentamente puede que te lo rompan, aunque el que lo haga lleve una bata blanca y diga que es quiropráctica. Es una de las muchas técnicas presuntamente milenarias que se supone que recoge la sabiduría ancestral de los componedores de huesos, pero en realidad se le ocurrió a un señor (Daniel David Palmer) en una fecha en concreto (1895)».

Pero la voz de alarma va sobre todo, contra aquellos dudosos tratamientos que dicen curar graves enfermedades como el sida o el cáncer. «Se ha llegado a decir que el ébola se cura a base de plantas, o que no hay que vacunarse. Otra tendencia, por ejemplo, se basa en asumir que los cánceres pueden curarse con alimentación. Ahora la última moda son los fans de la dieta alcalina, que señalan que hay que comer alimentos alcalinos y que el cáncer se puede curar con bicarbonato. En el caso del sida, hay casos igualmente sangrantes como el del alemán Matthias Rath que afirmaba haber descubierto unas vitaminas a base de ajo y remolacha que curaban la enfermedad. Curiosamente, valían más caras que la terapia convencional, como suele pasar con las pseudomedicinas» (Fuente abc.es. Gracias Enric)

Obligatorio leer: Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, ¿La Ciencia es prepotente?La pseudociencia ¡¡mata!!

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: