Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fraudes’

Dios y el Coronavirus

Nuestro amigo Chumbeque me manda esta imagen:
[…] ¿Funcionan las oraciones? ¿Cuáles?

Hay una categoría de oración en la que se ruega a Dios que intervenga en la historia humana para enmendar una injusticia real o imaginada o una calamidad natural; por ejemplo, cuando un obispo del Oeste norteamericano reza para que Dios intervenga y acabe con un período de sequía devastadora. ¿Por qué se necesita la oración? ¿No sabía Dios nada de la sequía? ¿No era consciente de que amenazaba a los parroquianos del obispo? ¿Qué implica eso sobre las limitaciones de una deidad supuestamente omnipotente y omnisciente? El obispo también pidió a sus seguidores que rezaran. ¿Hay más probabilidades de que intervenga Dios cuando son muchos los que le piden compasión o justicia, o con unos cuantos basta? […] (1)

Hay que ver lo claro que se ve el mundo cuando uno aplica su propio pensamiento en vez de los dogmas de otros. La voluntad y el espíritu crítico personal son cercenados por las religiones, como explico en el post “Temor de Dios”

(1) El mundo y sus demonios, de Carl Sagan.

Y para entenderla mejor, pinchen en estos enlaces: ¿De qué sirve rezar? y ¿De qué sirve rezar? II

Read Full Post »

Por un mundo sin fraudes

Hace muchos años publiqué este interesante post para dotarnos de las herramientas que nos permitan conocer el mundo y sus fraudes:

En el mundo de las ciencias y las humanidades, el ser humano debe dotarse de unos criterios mínimos para discernir entre todos los hechos que nos conducen al Conocimiento. El Dr. Carl Sagan, en su libro El mundo y sus demonios (1995), nos dice: “El pensamiento escéptico es simplemente el medio de construir y comprender un argumento razonado que nos lleve a distinguir la certeza o falsedad de una conclusión que sacamos a través de una vía de razonamiento que parte de un hecho o premisa”. Y para ello nos presenta el maletín de herramientas para detectar camelos (fraudes), dividido en dos partes, las que nos dicen lo que debemos hacer y las que nos dicen lo que no debemos hacer. Empezaré por estas últimas.sagan_planets

 

Lo que no debemos hacer: (Tengamos claras las falacias de los siguientes tipos)

 

ad hominem: latín “contra el hombre”, atacar al que discute y no a su argumentación (p. ej.: el cura Martínez es un fundamentalista de la Biblia, por lo que sus objeciones a la evolución no deben tomarse en serio);

 

– argumento de autoridad (p. ej.: el presidente George W. Bush(*) debería ser reelegido porque tiene un plan secreto para terminar con el terrorismo… pero, como era secreto, el electorado no tenía ninguna manera de evaluar sus méritos; el argumento equivalía a confiar en él porque era presidente; craso error, como se vio);

 

– argumento de consecuencias adversas (p. ej.: el acusado en un juicio de asesinato con mucha publicidad recibió el veredicto de culpable; en otro caso, habría sido un incentivo para que otros hombres matasen a sus esposas);

 

– llamada a la ignorancia; la declaración de que todo lo que no ha sido demostrado debe ser cierto, y viceversa (es decir: no hay una prueba irresistible de que en Marte no haya vida, por lo tanto hay vida en Marte. O: puede haber setenta mil millones de otros mundos pero, como no se conoce ninguno que tenga el avance moral de la Tierra, seguimos siendo centrales en el universo). Esta impaciencia con la ambigüedad puede criticarse con la frase: la ausencia de prueba no es prueba de ausencia.

 

– un argumento “especial” para salvar proposiciones en problemas profundos (p. ej.: ¿cómo puede un Dios compasivo condenar al tormento a las generaciones futuras porque, contra sus órdenes, una mujer indujo a un hombre a comerse una manzana? Argumento especial: no entiendes la sutil doctrina del libre albedrío. O: ¿cómo puede haber un Padre, Hijo y Espíritu Santo igualmente divinos en la misma persona? Argumento especial: no entiendes el misterio de la Santísima Trinidad. O: ¿cómo podía permitir Dios que los seguidores del cristianismo, judaísmo e islam, obligados a su modo a medidas heroicas de amabilidad afectuosa y compasión, perpetraran tanta crueldad durante tanto tiempo? Argumento especial: otra vez, no entiendes el libre albedrío. Y en todo caso, los caminos de Dios son misteriosos);

 

– pedir la pregunta, llamada también asumir la respuesta (p. ej.: debemos instituir la pena de muerte para desalentar el crimen violento. Pero ¿se reduce la tasa de delitos violentos cuando se impone la pena de muerte?;

 

– selección de la observación, llamada también enumeración de aciertos y olvido de fallos (p. ej: un Estado se jacta de los presidentes que ha tenido, pero no dice nada de sus asesinos en serie)

 

– estadísticas de números pequeños, pariente cercano de la selección de observación (p. ej.: dicen que una de cada cinco personas es china. ¿Cómo es posible? Yo conozco cientos de personas y ninguna de ellas es china. O: hoy me ha picado la mano tres veces así que esta noche me toca la lotería);

 

dwight_d_eisenhower1959– incomprensión de la naturaleza de la estadística (p. ej.: el presidente Eisenhower expresó público asombro al descubrir que la mitad de los americanos tienen una inteligencia por debajo de la media);

 

– inconsistencia (p. ej.: considerar razonable que el universo siga existiendo siempre en el futuro, pero juzgar absurda la posibilidad de que tenga una duración infinita hacia el pasado. O: atribuir el descenso de la esperanza de vida en la antigua Unión Soviética a los defectos del comunismo hace muchos años; pero no atribuir nunca la más alta tasa de mortalidad infantil de los países industrializados que tiene hoy Estados Unidos a los defectos del capitalismo);

 

non sequitur: “no sigue”, en latín (p. ej.: nuestra nación prevalecerá porque Dios es grande). A menudo, los que caen en la falacia non sequitur es simplemente que no han reconocido posibilidades alternativas;

 

post hoc, ergo propter hoc: en latín, “después de esto, luego a consecuencia de esto” (p. ej.: cuando las mujeres no votaban no había armas nucleares);

 

– pregunta sin sentido (p. ej.: ¿qué ocurre cuando una fuerza irresistible choca contra un objeto inamovible? Pero si existe algo así como una fuerza irresistible no puede haber objetos inamovibles, y viceversa);

 

– exclusión del término medio o falsa dicotomía: considerar sólo los dos extremos de una serie de posibilidades intermedias (p. ej.: “sí, claro, ponte de su parte; mi marido es perfecto; yo siempre me equivoco”. O: “el que no quiere a su país lo odia”);

 

– confusión de correlación y causa (p. ej.: una encuesta muestra que hay más homosexuales entre los licenciados universitarios que entre los de menor educación; en consecuencia, la educación hace homosexual a la gente. O: los terremotos andinos están correlacionados con aproximaciones más cercanas del planeta Urano; en consecuencia lo segundo causa lo primero -¡a pesar de la ausencia de una relación así para un planeta más grande y más cercano como Júpiter!-);

 

– hombre de paja: caricaturizar una postura para facilitar el ataque (p. ej.: los defensores del medio ambiente se preocupan más de los caracoles y los búhos moteados que por las personas);

 

– prueba suprimida, o media verdad (p. ej.: aparece en televisión una “profecía” sorprendentemente precisa y ampliamente citada del ataque a las torres gemelas de Nueva York, pero –detalle importante- ¿fue grabada antes o después del hecho?);

 

– palabras equívocas (p. ej.: cuando los políticos dicen “vamos a pacificar un país” o “es una misión humanitaria” o “es la operación Libertad Duradera”; todo esto para no mencionar las palabras “invasión” o “guerra”. Ya lo dijo Talleyrand: “un arte importante de los políticos es encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres viejos se han hecho odiosas al pueblo”).platon

 

Ahora vayamos con las “herramientas” que sí debemos aplicar:

 

– Siempre que sea posible tiene que haber una confirmación independiente de los “hechos”.

 

– Alentar el debate sustancioso sobre la prueba por parte de defensores con conocimientos de todos los puntos de vista.

 

– En Ciencia no existe la “autoridad”, como máximo, hay expertos. Así que los argumentos de la “autoridad” tienen poco peso puesto que las autoridades se han equivocado en el pasado y pueden hacerlo en el futuro.

 

– Barajemos más de una hipótesis. Si hay algo que se debe explicar, piense en todas las diferentes maneras en que podría explicarse. Luego piense en pruebas mediante las que podría refutar sistemáticamente cada una de las alternativas. La que sobrevive y resiste esta selección darwiniana tiene muchas más posibilidades de ser la respuesta correcta mejor que si nos quedamos con la primera que se nos ocurrió.

 

– Intentemos no comprometernos en exceso con una hipótesis porque sea la nuestra. Se trata sólo de una estación en el camino de búsqueda del conocimiento. Preguntémonos por qué nos gusta la idea. Comparémosla con las alternativas. Veamos si podemos encontrar motivos para rechazarla. Si no, lo harán otros.

 

– Cuantifiquemos. Si lo que explicamos, sea lo que sea, tiene alguna medida, alguna cantidad numérica relacionada, seremos más capaces de comparar entre hipótesis en competencia. Lo que es difuso y cualitativo está abierto a muchas explicaciones.

 

– Si hay una cadena de argumentación, deben funcionar todos los eslabones de la cadena (incluyendo la premisa), no sólo la mayoría.

 

– La navaja de Occam. Esta conveniente regla empírica nos conduce, cuando nos enfrentamos a dos hipótesis que explican datos igualmente buenos, a elegir la más simple.

 

– Preguntémonos siempre si la hipótesis, al menos en principio, puede ser falsificada. Las proposiciones que no pueden comprobarse ni como verdaderas ni como falsas, no valen mucho. Por ejemplo, si consideramos que nuestro universo es una partícula dentro de un cosmos mucho más grande. Pero si nunca podemos adquirir información de fuera de nuestro universo, ¿cómo podemos refutar la idea? Si damos la oportunidad a que escépticos por naturaleza sigan nuestro razonamiento para duplicar nuestros experimentos podremos comprobar nuestros resultados.

 

La confianza en los experimentos cuidadosamente diseñados es clave. No aprenderemos mucho de la mera contemplación. Es tentador quedarse satisfecho con la primera explicación posible que se nos ocurre. Después de todo, una es mejor que ninguna. Pero ¿qué ocurre cuando inventamos varias?…

(*)Nota: Algún nombre ha sido cambiado para adaptarlo a los tiempos. Como George W. Bush (Nixon en el original) o el ataque a las torres gemelas.

Relacionados: Qué es investigar o Mente abierta, cerebro al suelo.

Read Full Post »

Mi amigo “El dinosaurio sin corbata”, en su canal de YouTube, ha publicado este interesante vídeo (12 minutos) para saber más sobre lo inútil de la acupuntura.


El cardiólogo Víctor Javier Sanz se “disfrazó de paciente” y acudió a un acupunturista aquí, y la doctora Harriet Hall, entre otros muchos, ya colocó esta pseudociencia en su sitio aquí.

No se pierdan: Acupuntura y pinchaagujas, El timo de la Acupuntura, La acupuntura produce risa, ¿Qué es el Reiki?, Mi primer suicidio homeopático, Homeopatía = mentira, Hipnosis y fraudes, Fraudes paranormales, La parapsicología ¡vaya timo!, Fantasmas y espíritus, Algún tipo de energía y Psicología científica y las pseudopsicologías.

Read Full Post »

En las últimas décadas se han puesto de moda demasiadas “disciplinas” que se venden como lo mejor en temas de salud, filosofía, religión, etc. Después de las novedades que la New Age ha traído a nuestra sociedad en las últimas décadas (Yoga, Veganismo, alimentos ecológicos,…) nos llega lo más nuevo, lo más increíble, como si la verdadera moda en la actualidad consistiera en ver quién desarrolla el ridículo más grande. Resulta que están ‘floreciendo’ por todas partes individuos y asociaciones terraplanistas, que insisten en que la Tierra es plana.

Lo verdaderamente plano es su encefalograma, si bien, los chicos de El Mundo Today han publicado una última noticia: “Científicos demuestran que los defensores de que la Tierra es plana tienen los huevos cuadrados”.

A lo que se dedican actualmente los terraplanistas es a organizar ‘congresos’, charlas y otras zarandajas con el fin de poder cobrar la asistencia a esos actos y recaudar fondos… ¿para qué? Pues para lo que sirven todos los “inventos” de la New Age, para que los listos vivan de los tontos, y los tontos, de su trabajo. Todo se reduce a ganar dinero, como en las religiones y demás tendencias modernas que, cuando no se trata de alguna “antigua tradición oriental”, se trata de algún iluminado que, apoyado por unos famosillos ignorantes, manifiesta sus tonterías públicamente.

Se me ocurren mil maneras de demostrar la esfericidad de la Tierra, pero no voy a caer en la trampa. Simplemente, para demostrar el FRAUDE malintencionado de toda esta gentuza, bastaría con plantear algo muy sencillo:
Cuando la sociedad terraplanista de EEUU habla con su homóloga en España y con la de Japón, ¿no se comentan que unos hablan en la noche mientras otros están en el día? Una Tierra plana estaría toda iluminada por el Sol durante el día, al igual que, horas después, en todos los continentes es de noche a la vez.

El Gran Carl Sagan ya divulgó un milenario experimento por el que un hombre, con un simple palo, demostró que la Tierra es esférica. Todo lo demás son ganas de forzar un debate estéril y apropiarse del dinero de los incautos embebidos en una polémica artificial, y tan aburrida como indignante.

Relacionados: La Edad de la Tierra y La Edad de la Tierra (II)

Read Full Post »

Un niño de 7 años muere porque sus padres han sido engañados (como tantos otros) por la homeopatía. Tenía otitis y se negaron a tratarlo con antibióticos para que un homeópata lo curase. La justicia italiana los ha condenado a tres meses de cárcel, y está investigando al ‘médico’ que provocó este desenlace fatal.

En América hay chamanes, en España hay curanderos, y en todas partes hay desaprensivos que convencen a los tontos para usar sus productos. Los chamanes y curanderos son gente inculta que trata algunas enfermedades y, en ocasiones, curan de verdad (pero pero es porque las enfermedades suelen ser curables). Pero los homeópatas suelen ser gente culta que se aprovecha de un timo porque los gobiernos no entran a saco contra esos procedimientos demostradamente ineficaces más allá del efecto placebo.

Cuando llegan las modas de la New Age, florecen los antivacunas, los homeópatas, los alimentos ecológicos, los que curan el cáncer con bicarbonato o vitamina C, y toda una caterva de manipuladores que se aprovechan de los ignorantes que caen en sus garras.

¿Cuántas muertes de niños habrán de producirse para perseguir las prácticas fraudulentas de la pseudomedicina?

Con los abanderados de la New Age y las religiones que todavía siguen a dioses que Jamás dan señales de vida, el fraude sigue campando por un mundo donde los tontos, no sólo fastidian su vida y la de su alrededor, sino que también votan… y siguen siendo mayoría.

No se pierdan: Sentencia del Gran Mandy sobre la homeopatía. Anaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura.
Obligatorio leer: Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, Cáncer y pseudomedicinas y sobre todo El fraude de la VitaminaC contra el cáncer.

Read Full Post »

Homeopatía asesina

Ayer leí en la web de Cadenaser.com una noticia que remarca lo que en este blog venimos sosteniendo desde siempre: Una mujer, en la UCI después de ser tratada por un homeópata (eso sí, cuando se ven graves, entonces acuden a consumir recursos públicos que pagamos entre todos de los impuestos)

La mujer jienense acudió a las Urgencias del Complejo Hospitalario de Jaén y posteriormente fue trasladada al Reina Sofía de Córdoba. La paciente se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos después de haberse sometido a dos tratamientos de un médico naturista y homeópata en la capital jienense. El pronóstico es de extrema gravedad aunque evoluciona favorablemente según el hospital.

La mujer acudió primero a Urgencias del Complejo Hospitalario de Jaén, y después de comprobar la gravedad de las lesiones, fue trasladada a la provincia vecina donde ha sido operada por el equipo de Cirugía Cardiovascular.

Los dos tratamientos que recibió le han provocado importantes daños. El primero de ellos consistió en tres punciones en el tórax que le han provocado un taponamiento cardíaco por la rotura del ventrículo aunque todavía se investiga si estas punciones se enmarcaban dentro de un tratamiento de acupuntura (¡qué asco!). El segundo consistió en una hidrocolonterapia con ozono que le ha ocasionado un neumoperitoneo en la cavidad peritoneal. Hasta aquí la noticia.

Somos muchos quienes denunciamos estas nocivas prácticas, incluso una noticia de hoy informa que los médicos piden la intervención inmediata del Ministerio de Sanidad contra las pseudoterapias. En realidad no es difícil. Bastaría con que se obligase a todos los establecimientos denominados “parafarmacia” y “herbolario” a que demostrasen científicamente (y no ‘charlataneríamente’) las propiedades curativas de los productos que venden, tal y como se exige a los productos farmacéuticos que deben pasar unas pruebas severas antes de ser comercializados.

¿Saben qué sucede hoy en día? Pues que la Aspirina se vende tras haber superado los tests sobre su eficacia, y en los herbolarios venden pétalos de rosa contra el cáncer sin ningún rubor ni vigilancia. Es como exigir a Coca Cola que reduzca el azúcar en sus refrescos (porque es perjudicial) y permitiéramos libremente que se venda heroína. ¡¡Acabemos con las pseudociencias, con las pseudoterapias y, sobre todo, encarcelemos a los vividores del timo!! Porque la homeopatía es un timo.

No se pierdan: Sentencia del Gran Mandy sobre la homeopatía. Anaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura. Y si tienen 14 minutos libres disfruten con James Randi aquí.

Read Full Post »

Ya hemos tratado en este blog el fraude de la Sábana Santa, y estos días nos encontramos con una noticia que, desde la lógica, pone el último clavo en el ataúd que debe enterrar este mito: Unos forenses italianos sostienen que el supuesto sudario de Cristo es una representación artística del siglo XVI.

Al menos la mitad de las manchas de sangre de la Sábana Santa son falsas. Así lo atestigua el último estudio realizado por dos forenses italianos, que no halla indicios de que esa sea la tela con la que se envolvió el cuerpo de Cristo.
El estudio ha sido publicado en el Journal of Forensic Sciences por Matteo Borrini, de la Liverpool John Moores University, y por Luigi Garlaschelli, del Comité para el Control de las Afirmaciones sobre las Pseudociencias (CICAP). Ambos expertos aseguran que “el Santo Sudario no es auténtico”.

“Hay muchas contradicciones que indican que no es verdadero y de que se trata de una representación artística o didáctica de la pasión realizada hacia el siglo XIV”, explican. De hecho, el propio Garlaschelli sometió su cuerpo a experimento y usó sangre verdadera y artificial. A través de una metodología similar a la de los casos de crímenes, determinaron que muchas de las manchas no son compatibles con la posición de una persona crucificada. “Parecen creadas en forma artificial, con un dedo o un pincel”.

La Iglesia católica nunca ha manifestado oficialmente su aceptación o rechazo, considerando que se trata de una manifestación de devoción popular. En 1988, tres laboratorios de Estados Unidos, Suiza e Inglaterra establecieron que el lino fue fabricado en la Edad Media, entre 1260 y 1390.

En fin, qué bueno es seguir presentando pruebas y evidencias que acallen el “altavoz” de los sindonólogos que representa Carmen Porter, la señora de Iker Jiménez, una periodista empeñada en creer antes que saber. Allá ella y quienes se tragan sus patrañas. Pero cualquiera que mire la Sábana Santa con sus propios ojos verá lo mismo que vemos todas las personas normales:

Hay que ver la cantidad de personas que habla y habla sin tener ni idea de la coordinación de sus ideas. ¿Qué interés puede tener un científico en desmitificar la sábana santa? Sin embargo también podemos preguntarnos ¿qué interés tiene un “sindonólogo” en mantener ese mito? Las respuestas son tan sencillas como que el primero sólo tiene un interés aséptico y el segundo se agarra a unos sentimientos que le impiden ver lo que ve cualquier persona sensata.

No voy a entrar aquí en el detalle histórico de una figura (Jesús) cuya prueba de existencia está por demostrar, máxime cuando ni Suetonio ni Tácito ni Flavio Josefo (historiadores de la época) mencionan a este personaje (Flavio Josefo lo hace de pasada, pero es una aportación de los frailes que traducían textos antiguos en la Edad Media. Era inconcebible para ellos que Jesús no apareciera en los textos históricos y se permitieron la lindeza de añadir una pequeñísima referencia. No hay más). Y digo que, un personaje de las presuntas facultades de Jesús, es imposible que pasara desapercibido para esos historiadores, teniendo en cuenta que gente con menos historia aparece en esos escritos). Pero para el caso que nos ocupa, imaginemos que Jesús existió de verdad.

Lo primero que nos encontramos en la sábana santa es un trozo de tela de unos 4,3 metros de largo por 1,1 de ancho (es evidente que los telares pueden producir piezas muy largas y estrechas mucho mejor que fabricar una de, por ejemplo, 4 por 4 metros. ¡Y los “inútiles” judíos envolvieron el presunto cuerpo de Jesús a lo largo y no a lo ancho! contraviniendo así todas las reglas de la humanidad desde el inicio hasta nuestros días. Los cadáveres que se han envuelto en todas las culturas del mundo en toda la historia lo han sido a lo ancho, ¡porque a lo largo no se le ocurre ni al que asó la manteca debido a su extrema dificultad! Pero siempre habrá quien diga que, considerado Jesús un “Dios”, los que manipularan su sudario lo envolverían de “manera excepcional”. Si por poder ser, puede ser cualquier cosa.

Con el párrafo anterior bastaría para descalificar cualquier argumento a favor de la síndone como sudario de Jesús. Pero habrá que esforzarse un poco más en la tarea de hacer ver a los ciegos. Para empezar digamos que la Iglesia Católica Apostólica y Romana dio por buenos los resultados de las pruebas del carbono 14 llevados a cabo por tres laboratorios distintos a finales de los años 80, y que databan esa sábana entre los años 1260 y 1390. Al menos entre las autoridades eclesiásticas hay gente sensata y, por una vez, no seré yo quien les lleve la contraria. Pero los “sindonólogos” no paran. Ninguno tiene ni puñetera idea de Física y se permiten frivolizar con esas pruebas del carbono 14 alegando que la “contaminación” del paso de los años (incendios, humos, etc.) descalifican esos análisis. Incluso hay algún ingenuo por ahí capaz de decir que las plantas actuales a la orilla de la carretera se datarían equivocadamente si se les hiciera la prueba del carbono 14 por aquello de la “contaminación” (aunque esto fuera cierto, lo sería con petróleo formado muy antiguamente, lo que llevaría a errar en la datación hacia atrás en el tiempo, nunca hacia adelante. Tal vez esa “contaminación” haya impedido datarla en 1821). Les confesaré que uno se “agranda” al oír tanta insensatez de gente que sólo fue dos veces a la escuela: una a inscribirse, y otra a anular la inscripción.

No voy a discutir aquí (ya se ha hecho hasta la saciedad) lo fraudulento de las teorías del polen o la moneda en los ojos del cadáver envuelto, ni tan siquiera voy a discutir los “argumentos” de Carmen Porter cuando dice en un programa de radio: “al poco tiempo de conocerse las pruebas del carbono 14, “se da” una rueda de prensa en la que “se dice” que la prueba del carbono puede fallar”. Yo sé que esa rueda de prensa “se dio” y en ella “se dijo” eso. Pero también sé qué personas la dieron al igual que sé quién dio los resultados del carbono 14. Si confrontamos nombres (te faltó eso mi querida Carmen) la credibilidad de unos y de otros dista tanto como la noche y el día. Tampoco voy a explicar aquí cómo se hizo esa reliquia; cualquiera que sienta interés puede encontrar en Internet varios modos de realizarla con los métodos conocidos en la Edad Media.

Pero lo que sí quiero que hagan ustedes es mirar. Miren la famosa foto de la sábana santa sin que nadie les susurre al oído. Mírenla ustedes mismos y analicen. No hagan caso ni de lo que digo yo ni de lo que dice nadie. Sólo hagan caso a lo que sus ojos vean. El ser deforme que aparece en esa foto ¡no cuadra con el paradigma de persona reflejada en las Escrituras! Brazos de orangután (intenten ustedes reproducir su postura de brazos cruzados). Cabeza desproporcionadísima (por pequeña) con respecto al cuerpo, del que está separada. Pelo a los lados, en suspensión, “en un cadáver acostado”. Un muslo más grande que otro. No hay pliegues en la tela (¿se envolvió en tensión?)… Cualquiera que quiera saber más incongruencias de esta síndone que “investigue” un poco. Las hay a montones.

Sin embargo, la discusión ha de continuar. Un sindonólogo no se retracta nunca, un creyente no se retracta nunca, y puestos a creer, cada uno cree en lo que quiere, pero cuando se habla de Ciencia, lo menos que se puede exigir es un mínimo de conocimiento de las leyes de la Naturaleza, esas que siempre podemos comprobar experimentalmente y nos dan pie para adaptarnos a las pruebas. Para leyes divinas ya existen demasiados libros sagrados, esos que permanecen inmutables con el paso del tiempo y que no aportan nada al avance de la Humanidad. Disfruten ustedes mismos de la famosa foto de la sábana santa.

Relacionados: La Sábana Santa ¡un Fraude!, El “misterio” de Cuarto Milenio y El fraude científico de Planeta Encantado.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: