Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Divulgación’

Y yo también lo estoy, y cualquier persona que vislumbre el desastre que supone para la humanidad una plaga donaldtrumpiana alimentada con los jorges alcaldes del mundo.

Para celebrar su 75 cumpleaños, el científico más famoso del mundo ha concedido una entrevista en exclusiva a la BBC. Y en ella el astrofísico británico Stephen Hawking critica con dureza el negacionismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Estamos cerca del punto de inflexión donde el calentamiento global se vuelve irreversible”- ha afirmado Hawking-. “La acción de Trump podría empujar a la Tierra al borde del precipicio, para convertirse en Venus, con una temperatura de 250 grados y lluvia de ácido sulfúrico. El cambio climático es uno de los grandes peligros a los que nos enfrentamos, pero podemos prevenirlo si actuamos ahora”.

Según Hawking, uno de los grandes errores del nuevo dirigente estadounidense ha sido salirse del Acuerdo de París contra el cambio climático, firmado por 190 países hace dos años. “Al negar la evidencia del cambio climático y al retirarse del Acuerdo Climático de París -insiste Stephen Hawking en su última entrevista-, “Donald Trump causará daños ambientales a nuestro hermoso Planeta, poniendo en peligro el mundo natural, para nosotros y nuestros hijos”.

De gran interés: Negacionista, ¿hasta cuándo lo serás?, Permafrost, Cambio climático IV, Adivinar el futuro, Alteraciones del sistema climático, El cambio climático (III), El cambio climático y El agujero en la capa de ozono.

Read Full Post »

Un buen amigo del blog ha grabado este didáctico vídeo sobre la Astrología. Merece la pena verlo.

Hace tiempo traté el tema en el demoledor post El fraude de la Astrología, y ya, si quieren ver hasta dónde llegan los ‘listillos’ para sacarle el dinero a los incautos, miren estos bonitos culos en Rumpología.

No os perdáis: Fraudes paranormales. El mito del diez por ciento, La parapsicología ¡Vaya timo!, Parapsicología y engaños y El timo de Blanca Rosita.

Read Full Post »

La secta católica se ha dotado de un número significativo de dogmas como para adormecer a un elefante con su cinismo. En nuestro mundo occidental la gente suele ser mayoritariamente católica. La mayoría de creyentes ni piensa en su secta porque ya la han abandonado, pero siguen declarándose católicos aunque “practiquen” poco su religión (sólo acuden a eventos familiares –comunión, bautizo, boda, entierro– y a algún desfile procesional de esos que su propio “libro sagrado” prohíbe pero que ellos han convertido en un rito tradicional de vergüenza intelectual.

Pero hoy voy a reflexionar sobre la imbecilidad que supone el dogma de la secta católica referente a la resurrección de la carne el día del juicio final. ¿Se ha parado a pensar algún creyente en lo que eso significa? Porque su credo lo dice bien claro: “Creo en la resurrección de la carne” (de los muertos el día en que su cristo venga a juzgar a cada humano).

¿Con qué edad resucitaremos? Esto es importante. ¿Vamos a resucitar con la edad a la que se falleció… Por ejemplo, a los 89 años con un cuerpo decrépito. ¿O podremos elegir la edad? Porque si voy a disponer otra vez de carne y huesos, yo me elijo resucitar con 25 años, con toda mi potencia sexual en su cénit.

Ciertamente, lo absurdo de creer conlleva tener que tragarse sapos como el de la resurrección. Son muchos los dogmas de la secta católica que no pueden superar el más mínimo análisis racional, por eso son dogmas. Se trata de que la gente se los trague sin rechistar, sin masticar, sin analizar, únicamente porque una vez creado el mito de dios, se necesita una estructura de profesionales de la religión que dominen a la población. ¿Cómo se consigue? Con miedo. Te amenazan con todos los males habidos y por haber para que sigas sus normas y así no sufrir esos males. ¡¡¡Eso es una perversión que, si dios existiera, la habría suprimido!!! No es justo, no es razonable y, deberíamos rebelarnos contra tanta gilipollez eclesiástica.

Pero hoy me he detenido en el tema de la resurrección de los muertos, con su cuerpo completo. Es un dogma. Ningún cura te explica a qué edad resucitarás, pero es muy entretenido (como un programa de humor) oír la respuesta de un ensotanado si se lo preguntas. ¿Os imagináis decenas de miles de millones de personas vivas a la vez? Y eso suponiendo que el día del juicio final llegase en este siglo, porque de lo contrario serían millones de millones de personas… ¿En qué estadio nos juzgará Dios? Ni en Maracaná, ni en el Camp Nou, ni en la Bombonera, ni en Wembley ni en todos los estadios de la galaxia juntos se puede congregar a tanta gente.

¿Y si resulta que resucitamos con la edad a la que morimos (89 años) y resulta que dios nos declara inocentes? ¿Voy a estar toda la eternidad sin poder follar?

Lo dicho, la resurrección de la carne es uno de los dogmas más disparatados de la secta católica. Y la lista es larga. Pero al menos puede servir este post para que quienes no dependemos del miedo para disfrutar de la vida podamos seguir disfrutando de las barbaridades intelectuales que se tragan los creyentes por su propia voluntad… ¡¡¡porque nosotros, los ateos, estamos hartos de enfrentarlos a sus propias contradicciones y ellos siguen sin bajarse del burro de la ignorancia!!! Allá ellos.

Ah, y para aquellos que no conozcan el largo recorrido de este blog respecto a la religión (que pueden leer en los más de 400 artículos publicados en el mismo), debo recordar que no estamos contra los creyentes. Uno es libre de creer en piedras, pero siempre estaremos contra quienes nos lancen esas piedras a nosotros. Llevar una piedra en el bolsillo no es delito (ni llevar un instrumento de tortura –una cruz– en el cuello), el delito se comete apedreando a quien no comulga con tanta imbecilidad como es la lista de los dogmas de la secta católica. La religión tiene que ser una droga a extinguir.

Como decía el gran Mandy: “La hipótesis de Dios carece de pruebas suficientes que la sustenten y, por tanto, no forma parte de mi vida ni de mi interés. Pero que se hace en nombre de Él y las catastróficas consecuencias que trae para la Humanidad SÍ son de mi interés”.

Relacionados: Dios No existe, Stephen Hawking niega la existencia de Dios, En busca del Unicornio y Neurología: “Dios no existe”.

Read Full Post »

En los últimos años una serie de acontecimientos ponen de relieve el papel que está empezando a tomar la Antártida en el “apocalipsis climático” que se nos viene encima.

El glaciar Thwaites, ubicado en la Antártida Occidental, es tan remoto que tan solo 28 seres humanos han puesto sus pies sobre él. Sin embargo, posee una importancia vital para el planeta, destaca el escritor estadounidense Jeff Goodell en la revista ‘Rolling Stone’.

Uno de esas personas afortunadas es Knut Christianson, glaciólogo de la Universidad de Washington (EE.UU.), quien ha estado allí en dos ocasiones para medir la topografía del lugar y la evolución de sus bordes y su textura.

Según describe el columnista, lo que hace Christianson allí es “mapear un futuro desastre global”. “A medida que el planeta se calienta, determinar exactamente cómo de rápido se funde el hielo y se elevan los mares puede ser una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo”, añade.

El motor del desastre
“Si va a haber una catástrofe climática, lo más probable es que comience en el Thwaites”, vaticina Ian Howat, glaciólogo de Ohio. Lo alarmante en relación a esta masa de hielo -una de las más grandes del planeta- es que “en lugar de fundirse lentamente como un cubito de hielo un día de verano, es más como un castillo de naipes“. Es decir, explica el periodista, “es estable hasta que lo empujan, tras lo cual, se derrumba”. Goodell apunta que este proceso no va a ocurrir de la noche a la mañana, pero sí en cuestión de décadas. “Y su pérdida desestabilizará al resto del hielo de la Antártida Occidental, que desaparecerá también”, advierte.

“La mitad de la población mundial vive a menos de 80 kilómetros de la costa. Billones de dólares en inmuebles se alzan en las playas y se agrupan en ciudades al nivel del mar como Miami y Nueva York. Un largo y lento ascenso de las aguas en las próximas décadas puede ser manejable. Un aumento más abrupto no lo sería”, alerta el escritor estadounidense.

Según este, el nivel del mar subirá cerca de tres metros en muchas partes del mundo, mientras que en otras, como Nueva York y Boston, debido a la forma en la que la gravedad actúa sobre el agua, podría subir hasta cuatro metros. “La Antártida Occidental podría hacer a las costas del mundo lo que el huracán Sandy le hizo a Nueva York en pocas horas”, explica Richard Alley, geólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania.

“El elefante despierta”
“Nos gusta pensar que el cambio ocurre lentamente, sobre todo en un paisaje como la Antártida. Pero ahora sabemos que esto no es así”, afirma Christianson. En esta línea, el columnista indica que, hasta hace poco, “la mayoría de los científicos no se preocupaban demasiado por la Antártida” -el lugar más frío del planeta-, pero en los últimos años, “las cosas se han vuelto cada vez más raras” en el continente helado.

El “primer evento alarmante” tiene que ver con el colapso repentino de la plataforma de hielo Larsen B en 2002. A pesar de que no elevó el nivel del mar (puesto que ya estaba flotando) sí que contribuyó a que los glaciares detrás de la misma “fluyeran hacia el mar hasta ocho veces más rápido que antes”.

En esta línea, Goodell hace referencia a la amenaza de que la plataforma de hielo Larsen C –que ya presenta una grieta de 160 kilómetros– corra la misma suerte. “La Antártida solía ser el elefante dormido. Pero ahora se está moviendo”, apunta Mark Serreze, cabeza del Centro Nacional de Nieve y Datos de Hielo de EE.UU.

¿Cuenta atrás?
La catástrofe parece inminente: en 2014, dos científicos del hielo de gran prestigio –Eric Rignot de la NASA e Ian Joughin de la Universidad de Washington- publicaron dos documentos separados que llegaron a la misma conclusión: “Nuestras simulaciones proporcionan una fuerte evidencia de que el proceso de desestabilización del manto de hielo marino ya está en marcha en el glaciar Thwaites”, reveló Joughin.

“La amenaza es clara”, hace hincapié el periodista, indicando que “en un mundo racional” esta situación daría lugar a un cese de la contaminación y a una mayor inversión en investigar lo que realmente está sucediendo en la Antártida Occidental. “En cambio, los estadounidenses eligieron a un presidente que cree que el cambio climático es un engaño (…) y en su lugar gasta casi 70.000 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México y otros 54.000 millones para reforzar el Ejército”, concluye. (Fuente RT)

No os perdáis: Negacionista, ¿hasta cuándo lo serás?, Permafrost, Cambio climático IV y Cambio climático: S.O.S. a la Humanidad.

Read Full Post »

Sergio Pardo (nuestro amigo y comentarista Radagast) se ha embarcado en una empresa tan difícil como interesante, y es que ha escrito una novela (Vodka solo y Cristal negro) que merece la pena conocer:
Los que crecimos admirando la Fundación de Asimov no podemos desperdiciar el nacimiento de una saga que, os lo aseguro, hará Historia:

Una contrabandista.
Un cargamento.
Un cazador de recompensas.
Mara Unity huye a través del espacio de la Confederación pero los problemas la siguen más deprisa de lo que parece posible. La Compañía Federal ha puesto un precio y quiere cobrarlo cuanto antes. Uno de los mejores agentes se ocupa de ello.
Inexorable como el fisco, el cazador de recompensas sigue a su presa a pesar de todos los trucos de Mara… (Leer el Capítulo 1)

“Aunque el objetivo primero de esta campaña es la impresión y distribución de la novela, mi intención no es quedarme allí. Quiero crear una comunidad virtual. Quiero que “La Confederación” tenga su lugar en la red, un lugar que crezca con vosotros.

“La Confederación” es un proyecto a largo plazo. Ya hay una novela acabada, su continuación a medio terminar y otras dos novelas con el esqueleto terminado y falta de rellenarlo. Si esta campaña tiene éxito, por Verkami acabará pasando el resto de la obra. Pero puede haber más: vosotros podéis ver publicadas vuestras ideas y vuestros relatos de vuestro puño y letra en forma de antologías. Y, claro, crear un portal web también requiere un desembolso y un mantenimiento. Una pequeña parte de la recaudación estará destinada a ello.

La realidad del mundo editorial es difícil. Los costes son elevados, la distribución es complicada y el mercado grande está saturado. ¿Cómo podemos los creadores noveles hacer llegar nuestra obra al público? La única manera real es la autopublicación. Y eso significa desembolsar dinero. Es decir, que el artista ha de pagar por su propia obra. Por suerte existe el crowdfunding. (Yo, Siesp, os recomiendo la colaboración).

Debido a eso la mayor parte del dinero recaudado será destinado a pagar la maquetación, impresión y encuadernación de la novela. LAS novelas. Y es que habrá dos versiones: una normal y otra con extras. Detallaré las diferencias en la sección de las recompensas. Otra parte irá a pagar las propias recompensas. Y, desde luego, el estupendo trabajo del ilustrador, Daniel de Francisco, hay que remunerarlo.

PD.- Siesp será Dictador de la Confederación 🙂

Read Full Post »

Soy un amante de la Astronomía y, por lo tanto, de la exploración espacial. Y en más de una ocasión he tenido que responder a comentarios de gente que no entiende cómo funciona el mundo, de gente que cree que internet es la ocurrencia espontánea de un iluminado o que las operaciones que eliminan la miopía se han hecho siempre. Y digo esto porque Javier Peláez también se ha visto abocado a entrar en el debate que originó en twitter la “clásica” pregunta que suele plantear algún discapacitado intelectual: ¿Por qué gastamos dinero buscando agua en Marte mientras que en África apenas tienen para beber?… He visto muchas veces esa absurda pregunta y mi contestación fue la siguiente: ¿Sabes que la gran mayoría de los filtros que se utilizan para depurar el agua en África se basan en los desarrollos espaciales de la NASA? La respuesta que le ofrecí debió dejarle bastante confuso porque no volvió a responder.

A pesar de vivir constantemente rodeados de tecnología espacial que ha mejorado la vida de miles de millones de personas, aún queda gente que considera que la exploración espacial es una pérdida de tiempo y de dinero. Resulta paradójico que los mismos comentaristas que una y otra vez cuestionan la utilidad de la exploración espacial son incapaces de pasar un solo día sin utilizar alguno de los inventos y desarrollos procedentes de ella sin saberlo.

Avances en aeronáutica, en comunicaciones, en componentes electrónicos, en salud, medicina o biotecnología, tecnología en instrumentación, en nuevos materiales, en óptica, en sensores… Las agencias espaciales, y especialmente NASA, nos han ofrecido durante las últimas décadas cientos y cientos de mejoras que utilizamos en nuestra vida diaria. Cuando nos subimos a un coche, cuando encendemos nuestros móviles, cuando nos ingresan en un hospital.mejoras-de-la-tecnologia-espacial

Poca gente sabe que la agencia estadounidense tiene un programa de transferencia de tecnología [NASA Tecnology transfer program] dedicado exclusivamente a recoger todo el conocimiento adquirido durante el desarrollo de misiones espaciales y aplicarlo aquí abajo, a nuestro día a día. Cuando alguien dice que ir al espacio no sirve de nada “aquí abajo” está ignorando las miles de mejoras que disfruta gracias al conocimiento de “allí arriba”.

Hace tan solo unas semanas, y como cada año, NASA publicaba el informe correspondiente de tecnologías espaciales que se han desarrollado en los últimos doce meses (no se lo pierdan y pinchen aquí) Más de 170 nuevos desarrollos aplicables a campos como la medicina, transporte, comunicaciones…

Pero hay algo aún más desconocido de todas estas aplicaciones e inventos desarrollados con tecnología espacial y es que gran parte de esta tecnología se ofrece bajo dominio público y libre de patentes. Es conocimiento y desarrollo de avances libres y a disposición de todo el mundo.

Hace unos días el blog salmón, un medio de comunicación especializado en finanzas, publicaba un acertado artículo titulado “Marte o el por qué el planeta rojo es fundamental para la economía”. El texto representaba la enésima intentona de hacer comprender que la investigación y el desarrollo de misiones espaciales han traído bienestar y crecimiento económico global a nuestro planeta. ¿Alguien realmente cree que si retiramos los cada vez más escasos presupuestos espaciales nuestro planeta iba a ir mejor?

Pero vayamos más allá: La exploración espacial habla de lo que somos como especie. Unos seres curiosos y deseosos de afrontar los desafíos más imponentes que existan. En la historia de la humanidad los viajes de descubrimiento han expandido nuestra cultura y han reducido nuestra ignorancia y, sí, para los más preocupados por la economía, también han abierto nuevas vías de comercio y riqueza.

Por eso no hay que olvidar que el destino no es lo más importante. Poner un pie en Marte o en satélite de Júpiter no es lo esencial, lo fundamental es cómo llegamos allí. No queremos ir a Marte solamente para pisarlo, al igual que no fuimos a la Luna para poner una bandera. El destino final es simplemente la culminación de cientos y cientos de problemas que debemos solucionar. ¿Cómo proporcionar oxígeno durante meses a una tripulación?, ¿cómo desarrollar nuevas formas de propulsión para llegar hasta allí?, ¿cómo inventar tecnologías que protejan de radiaciones?, ¿cómo fabricar comida para un trayecto tan largo?…astronauta-en-la-iss

Antes de dejar una bonita e histórica huella en algún remoto planeta debemos inventar, estudiar, analizar y resolver mil problemas que aún no tienen solución. De eso trata la exploración espacial, no de pisar Marte. Trata de cómo el ingenio humano se enfrenta a los retos y problemas que plantea viajar de A hasta B.

Para lanzar una sonda que viaje durante años y consiga colocarse en órbita perfecta alrededor de un asteroide a millones de kilómetros de la Tierra hay que desarrollar tecnologías increíbles, sensores, motores, software… Cientos de ingenieros e investigadores que se enfrentan a los desafíos espaciales más imposibles y que luego terminan convirtiéndose en el GPS de tu coche, en un whatsapp en tu móvil, en la óptica de tus gafas, en paneles solares que proporcionan energía barata y limpia o en los filtros que depuran agua en una aislada aldea de África.

Relacionados: Agujeros negros ¿existen? Un Universo sin Dios, LHC y agujero negro, Stephen Hawking niega la existencia de Dios, Cómo es nuestro universo, Vida extraterrestre, Inteligencia extraterrestre, Historias del Big Bang, Misterios del Universo y La edad de la Tierra.

Read Full Post »

Hace un tiempo publiqué un post titulado “Mi Cultura”, escrito por Anaxícrates. Y a pesar del paso del tiempo no pierde fuerza. Antes al contrario, la gana. Incluso en sus comentarios de entonces:

Tengo una cultura especial, pues no he encontrado a mucha gente que la comparta. Además, como esas gentes no forman un grupo geográfico, ni racial, ni lingüístico, aumenta su rareza. Incluso comparto la misma cultura, o al menos me siento identificado, con gente que ha vivido en otras épocas. No sé, entonces, si técnicamente se le puede llamar “cultura”, en todo caso llamémosla “costumbre personal”.

Tengo la costumbre personal de no respetar crueldades o estupideces en nombre de la cultura, el arte, el sentimiento popular y, menos aún, de una creencia infundada o, en el peor de los casos fundada en un ente llamado dios cuyas formas y caprichos son tan variados como “culturas” hay.

El no respeto, muchas veces se transforma en un profundo disgusto – cuando no en un gesto de asco, el asco que viene de una mente consciente, no el que viene de las tripas – pero muchas veces en una risa profunda y burlona. Como Mark Twain, creo que la risa es una poderosa arma aún no aprovechada por la especie. No es casual que cuanto más estúpido es un acto, más solemne es ¿O no es estúpido y cruel cortarle el prepucio a un niño en nombre de una tradición o de un dios que nunca da prueba de su existencia? ¿No es estúpido acaso pensar en un dios todopoderoso preocupado por el prepucio de un infante? Es tremendamente estúpido, incoherente y hasta ofensivo para un dios que presume ser el creador del universo. Sin embargo nadie se ríe en tales ceremonias. Como nadie se ríe cuando se pretende que un pedazo de pan se transforma en el cuerpo de un dios. La solemnidad es en realidad el resultado de siglos de represión de turbas ignorantes hacia el que, en distintas épocas, pudo ver más allá de su ignorancia y sus miedos (el hombre que Diógenes buscaba con una linterna).

Sin embargo no ando por las iglesias ni por las sinagogas riéndome de tales cosas, como no entraría en una mezquita con un perro. Soy consciente que en tales situaciones correría riesgo mi vida, pues la solemnidad y el no pensar se ha logrado por siglos de represión. Pero si alguien me asegurara que no pasa nada, tampoco lo haría. Solo conseguiría enfurecer a mentes ya domesticadas y lo único que ganaría es que “se sientan fortalecidos en su estupidez”, perdón, “en su fe”. La risa rinde efecto en ambientes más íntimos, no entre piaras de fanáticos que se apoyan unos a otros. Al fin y al cabo, son ellos los que seguirán perdiendo el tiempo, y en el caso de un musulmán quien se pierda del afecto de un perro.

Sin embargo, ante esta resignación de saber que no podré cambiar el mundo yo solo, hay algo que me irrita y no me acostumbro. Es cuando me encuentro ante el que pretende, mediante una cierta “intelectualidad”, justificar cosas crueles o tontas o sin sentido. “Es que no captas el significado profundo del génesis”, dicen algunos, por ejemplo, ignorando que el génesis bíblico es una leyenda más de las tantas que se crearon para explicar lo que no se podía. Como si serpientes que hablan, manzanas envenenadas, dioses coléricos y castigos fueran la única leyenda. Ahí tenemos el Jardín de las Hespérides, Prometeo encadenado y el fuego robado a los dioses ¿Hay algún otro significado profundo que los ya conocidos? No. Entonces ¿Por qué el relato bíblico debe tener “algo especial”? o mejor dicho ¿Qué pruebas tiene de tal “especialidad”?

“Es que no entiendes de la tradición judía de cortar el prepucio y chuparle el pene al niño”, dicen otros. Como si fuera la cosa más lógica del mundo, o la más sana o que al menos tiene una utilidad no del todo manifiesta. Pero no, la explicación es que un dios –de nuevo el gran escondido– lo ordenó como signo de una alianza. Y nos quedamos todos más alegres cantando loas al señor sin que nadie pregunte si dios no tenía algo mejor que hacer o, de otro modo, hasta qué punto no fue una imposición hecha por una perdida jerarquía religiosa en los albores de la humanidad. Peor aún, SABEMOS que el prepucio cortado es fruto de la locura de alguna casta sacerdotal y sin embargo se continúa practicando, y cuidadito con señalar semejante imbecilidad porque entonces eres un ignorante, un ignorante de no saber disimular las ignorancias ajenas.

“Es que las corridas de toros son un arte y no entiendes de lo artístico que queda un toro sangrando y mugiendo de dolor y babeando de rabia impotente” dicen otros. Pues lo siento, como en el arte no hay “nada escrito” diré lo que mi cultura me enseñó: veo un par de tipos con traje de mariquita cobardemente torturando un animal del que sacan largas ventajas, hasta que alguna estupidez esporádica, una cornada, justifica su valentía.

Son todas estás justificaciones las que más me enervan porque sé que vienen de gente medianamente ilustrada, cuando no universitarios, y porque viene de gente, muy probablemente, mejor que yo. Entonces si yo pude haber superado en muchos aspectos mi propia estupidez y las costumbres que me impusieron (cuando era niño mataba pajaritos hasta que pude reflexionar sobre esta crueldad inútil), si yo pude aprender de otras culturas (una vez escuche a un árabe decir “nos tildan de sucios porque nos sonamos la nariz y largamos nuestros mocos en la calle, pero ustedes se lo guardan en el bolsillo”, y desde aquello uso pañuelos descartables que tiro a la basura) ¿Por qué extraña causa tamaña cerrazón mental al punto de justificar intelectualmente las crueldades o estupideces en nombre de la cultura, el arte, el sentimiento popular o una creencia infundada?
Firmado: Anaxícrates. (Y Siesp lo suscribe).

Relacionados: Ateísmo ES moralidad, Islam, Ateísmo y felicidad, Catolicismo, Ateísmo vs. religión y Judaísmo, otra mentira.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: