Feeds:
Entradas
Comentarios

(Pero siempre existió la Estupidez).
Un creyente defensor de “un Dios creador del Universo que ha existido siempre”, nos echaba en cara una frase de Bertrand Russell a modo de incoherencia de los ateos: “Que si es verdad que todas las cosas necesitan de una causa, entonces Dios debe necesitar también una causa”, y pretendió ridiculizar al honorable filósofo a modo de agravio hacia nosotros.

Y Anaxícrates le contestó:
Si usted profundiza un poquito se puede dar cuenta que a dios lo inventa usted. Usted crea un “ente” cuya característica es haber existido siempre. Con él explica todo lo que existe, anunciando que lo mismo es producto del ente que “existió siempre”.Dios no lo ve todo

Usted define a dios como “aquello que existe y no tiene causa”. Lo mismo da decir que el universo existió siempre y no tiene causa. Para un ateo es indistinto, con la excepción de que lo que posiblemente tiene propiedades de haber existido siempre da muestras palpables de su existencia.

Usted agrega un ente, con idénticas propiedades probables (haber existido siempre) pero cuya prueba de su existencia es CERO.

Preguntar “de donde viene dios” no tiene sentido, pero no porque esté preguntando sobre algo que previamente se define por existir siempre, sino por preguntar por algo cuya evidencia de existencia es cero.

Entre tener que afirmar “el universo existió siempre” y “dios existió siempre” hay un paso extra en la segunda afirmación, porque se le agrega un ente que no da ninguna muestra de que verdaderamente existe.

La proposición de Russell no es astuta, es lógica.
Lo esencial señor es que su aparato psicológico NECESITA de ese supuesto ente, porque su vida pierde sentido. Lo lamento por usted, que tenga que caminar con muletas. Aunque sería interesante, y haría mucho bien a la humanidad, que no salga a proyectar sus necesidades psicológicas hacia afuera. Un niño no nace creyente, se hace porque la comunidad que lo rodea le proyecta la misma basura con que vienen sosteniendo psicológicamente su existencia.

Los ateos no necesitamos tal muleta psicológica. Somos la prueba palpable de que no hace falta ni para ser feliz, ni para ser buena persona, ni para andar por la calle con la frente alta y que podemos enfrentar nuestro fin, como lo que es, sin necesidad de creer en falsas expectativas. Por eso les molesta tanto a los creyentes nuestra existencia.

Ahora bien, suponiendo que exista tal ente ¿Qué le hace suponer a usted que, entre los miles de dioses existentes, justo sea el que usted cree el indicado? ¿Por qué no Krhisna, la Trimurti, Horus, el dios de la creación chino, Odin?

Porque, seamos sinceros ¿usted conoce las dimensiones y potencias del universo? No le llama la atención que un dios creador de semejante cosa, se enoje por milenios con una criatura que es un infinitésimo habitante de un infinitésimo punto del universo y que para aplacar su enojo, embaraza a una palestina virgen, y luego permite un sacrificio humano. Es un dios muy pobre el suyo como para atribuirle haber creado el universo, ¡no le da el curriculum!

Más de Anaxícrates: Dios no existe, En busca del unicornio, Anaxícrates no era griego, Teoría de la Evolución (I) y Teoría de la Evolución (II). Y también el estudio Neurología: “Dios no existe”.

El bioquímico y profesor de Biotecnología de la Universidad Politécnica de Valencia, José Miguel Mulet carga en su libro «La medicina sin engaños» contra la medicina alternativa como la homeopatía, la aromaterapia o la acupuntura porque, señala, no curan, son caras y su eficacia no está comprobada.Plantas supuestamente medicinales

Conviven con nosotros desde tiempos inmemoriales y quizás por ello confiamos en ellas. Pero la realidad es que el tiempo no ha servido para que consigan demostrar su eficacia. Se trata de las medicinas alternativas (como la homeopatía, las flores de Bach, la aromaterapia, la acupuntura, la quiropráctica, el ayurveda, la fitoterapia y un largo etcétera).

Mulet no es médico y lo aclara en las primeras líneas de su libro pero ha hecho un riguroso repaso de aquellas prácticas que no forman parte de la medicina convencional e incluso carga contra algunos médicos y farmacéuticos que «dan información que no es cierta ni rigurosa». «Puedes tener un título y tener determinadas creencias… y en el caso de las farmacias, vender un producto homeopático es mucho más caro y por ende, más rentable que un remedio genérico», explica.

El argumento para escribir un libro sobre estas prácticas y echarlas por tierra es sencillo: «Si tuvieran un mínimo aval ya se hubieran incorporado a la práctica médica», señala. Sí rescata algunas prácticas que comenzaron siendo tradicionales y posteriormente, se incorporaron al mundo de la medicina: «Por ejemplo, la corteza de una planta, llamada cinchona que era usada por indígenas del Amazonas se emplea porque de ella se extrae la quinina. Ha superado las pruebas y se ha comprobado que tiene un principio activo con utilidad farmacológica. Lo mismo con el curare, un producto químico que se extrae de plantas y que se utiliza en cirugía como relajante muscular. ¿Por qué? Porque ha superado las pruebas», ejemplifica.

La que no ha pasado las pruebas es la homeopatía, la gran señalada por Mulet. «La homeopatía es la que está de moda y la que más presencia mediática tiene. Es inocua porque no tiene que demostrar eficacia pero si tienes una enfermedad grave y tomas productos homeopáticos estás perdiendo el coste de oportunidad: si haces el tratamiento que no funciona es peligroso porque te hace perder tiempo». Si de perder un tiempo muy valioso se trata, Mulet cita el caso del genio de Apple, Steve Jobs. «Él tenía un cáncer de páncreas, que son muy graves pero el suyo era operable. Se trató con zumos naturales en vez de cirugía y cuando quiso operarse ya era tarde».steve-jobs

Mulet no niega que la medicina convencional también acumula recuerdos muy poco agradables como el de la talidomida, el fármaco del laboratorio alemán Grünenthal para las nauseas del embarazo que produjo malformaciones congénitas. O el caso del Vioxx, el medicamento de la farmacéutica Merck, que se retiró por su comprobado riesgo de infarto. «Las farmacéuticas han tenido comportamientos poco éticos, pero una cosa no justifica la otra y además se ha tratado de casos puntuales», señala.

Toxicidad
Reconoce también los graves efectos secundarios de algunos fármacos. «Hay efectos secundarios conocidos, sabes que si estás tomando un medicamento quizás no puedes tomar otro, si estás embarazada también tienes que tomar precauciones. Pero los productos alternativos no tienen efectos secundarios porque tampoco tienen primarios». En resumen, no hacen nada. Y si lo hacen, es malo. En este sentido, también señala que hay que tener cuidado con ciertas plantas. «Si te tomas una infusión de plantas también puede tener efectos secundarios pero no hay consejo médico que te lo diga. Por ejemplo, hay una clase de salvia que es tóxica. Otros ejemplos son la aristoloquia o el hipérico, indicado para los dolores de cabeza que interacciona con la pantalla anticonceptiva», advierte.Herstellung von Essenz aus Maiglöckchen

Mulet incluso niega aquellos casos en los que algún paciente ha confirmado que ha mejorado probando plantas o similares. «El conocimiento médico no se hace con casos individuales. Cuando digo que la quimioterapia funciona no es porque tenga un familiar al que le haya servido, sino porque hay estudios que confirman que le ha servido a los pacientes. Cuando se hace un estudio sobre algún fármaco se realiza un “doble ciego”, es decir, un grupo toma el fármaco y a otro grupo le dicen que lo toma pero no es así. Ni el médico ni el paciente saben en qué grupo está cada uno para evitar sesgo humano. Si la gente piensa que se está tratando esa actitud crea un efecto beneficioso. Cuando se hace doble ciego con homeopatía, los productos funcionan igual para el que lo toma y para el que no: son placebos. ¿Es lícito entonces que una farmacia te venda un placebo de 20 euros cuando no tiene efectos?», se pregunta.

Publicidad engañosa
A su juicio, el principal caballo de batalla de la homeopatía es decir que funciona porque las dolencias se van. «Si me dices que la homeopatía te para el resfriado, yo te digo que me los curo yendo a trabajar. Se trata de cosas estacionales como también puede serlo la alergia que se van después de determinado tiempo y se argumentan que es gracias a la homeopatía. Hacen publicidad engañosa».

Mulet critica también a los herbolarios que no tienen licencia o las ferias medievales donde se venden plantas para curar graves afecciones. «Las plantas, como cualquier organismo vivo tienen como objetivo principal reproducirse, no curarte», señala. «Se venden cosas que no han probado su eficacia, de cara al consumidor eso es un fraude», concluye.

Medicina tradicional china e india
En el caso de la medicina tradicional india critica el ayurveda, «que se basa en una energia vital que nadie ha visto ni medido», en el caso de la china, critica la acupuntura, o la moxibustión, entre otras, que consiste en quemar plantas. Aunque le ofrece el beneficio de la duda a la primera. «Siendo muy generosos la única que se ha desmotrado que tiene cierta eficacia es la acupuntura para dolores lumbares muy localizados. El problema es que también tiene truco. Si vas al acupuntor te dirá que se basa en canales de energía, pero el estudio sobre el tema comprueba que se tiene el mismo efecto si haces acupuntura con alguien que sepa o con alguien que no y te coloca las agujas al azar».

Quiropráctica
Mira con recelo la quiropráctica o la osteopatía. «Si te giran el cuello violentamente puede que te lo rompan, aunque el que lo haga lleve una bata blanca y diga que es quiropráctica. Es una de las muchas técnicas presuntamente milenarias que se supone que recoge la sabiduría ancestral de los componedores de huesos, pero en realidad se le ocurrió a un señor (Daniel David Palmer) en una fecha en concreto (1895)».

Pero la voz de alarma va sobre todo, contra aquellos dudosos tratamientos que dicen curar graves enfermedades como el sida o el cáncer. «Se ha llegado a decir que el ébola se cura a base de plantas, o que no hay que vacunarse. Otra tendencia, por ejemplo, se basa en asumir que los cánceres pueden curarse con alimentación. Ahora la última moda son los fans de la dieta alcalina, que señalan que hay que comer alimentos alcalinos y que el cáncer se puede curar con bicarbonato. En el caso del sida, hay casos igualmente sangrantes como el del alemán Matthias Rath que afirmaba haber descubierto unas vitaminas a base de ajo y remolacha que curaban la enfermedad. Curiosamente, valían más caras que la terapia convencional, como suele pasar con las pseudomedicinas» (Fuente abc.es. Gracias Enric)

Obligatorio leer: Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, ¿La Ciencia es prepotente?La pseudociencia ¡¡mata!!

Semana santa satánica

Estos días cualquiera tiene la oportunidad de abrir los ojos a su alrededor y observar la manera en que viven su ‘semana santa’ los creyentes. Para quienes estamos liberados de ese anacronismo histórico son simples días de fiesta, porque nosotros no tenemos que postrarnos ante un dios que no sirve para nada que no sea cercenar la capacidad de raciocinio de una persona.procesión

Pero los creyentes viven exclusivamente estos días para las procesiones. Un desfile en el que exhiben figuras de madera va precedido de frenética organización, gritos para colocar bien a los penitentes, vigilancia de las velas, flores, cruces y el negocio de las sillas para los espectadores en muchos lugares. “¡Coge las putas cruces! –le gritaba un mayordomo a un penitente”. “¡Levanta bien el puto trono, no te cuelgues de él! –le chillaba a otro penitente el mismo mayordomo”. Gente azarosa de un lado para otro con tal de que las imágenes (esas que la biblia prohíbe) salgan bonitas en la procesión.

Crucificados, portadores de cruces, escena de cortar la oreja a un romano, sufrimiento de la virgen, un corazón con una espada clavada en medio, túnicas muy costosas y zapatillas igual de costosas a juego, capirotes del ku klux klan, viejas y no tan viejas santiguándose a su paso, rezos y saetas… Todos los años igual. Incluso en Málaga rinden culto al “cristo de la buena muerte” (¿hay muertes buenas?)la virgen de los dolores

¡¡Pero ningún creyente se ha preocupado esta semana de los indigentes que piden a las puertas de sus iglesias!! (la municipalidad se ha encargado de que estos días no aparezcan por allá porque “molestan” a las señoras con caros vestidos, y éstas no quieren que un sucio harapiento les estropee su fotografía con la virgen de las angustias, ¿o es la de los dolores? ¿tal vez sea la macarena o la virgen del rosario, o la virgen de Guadalupe? Porque esa es otra: En ciertos lugares han llegado a las manos los seguidores del paso azul contra los del paso blanco.

La semana santa, además de ser todo un culto a la muerte, es el momento en el que los fieles sacan lo peor de sí mismos: la verdadera hipocresía, que es el precio más barato que pagan por tan inútil festividad. Siento vergüenza ajena.

Relacionados: Semana santa ¡¡Viva Lukas Novy!!, La vía hacia el Ateísmo, Teresa de Calcuta: el ángel del infierno, “Negocios” de la Iglesia, El estado Vaticano, Teoría de la Evolución (I) y Asco de Dios.

En España, ‘gracias’ al gobierno desastroso que padecemos, está prohibido que uno se genere su propia electricidad para consumo doméstico. Pero donde no gobiernen personajes sometidos a las empresas eléctricas podrán beneficiarse de un gran avance científico: La empresa Tesla Motors, conocida por la fabricación de coches eléctricos, ha asegurado que en unos meses pondrá en el mercado una batería doméstica que permitirá a los consumidores administrar su propia electricidad, desenganchándose de la red y eliminando, por tanto, la factura de la luz.Casa con batería Tesla

En SER Consumidor, Jorge Morales de Labra, experto en energía y miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, afirmó que esta batería se encuentra enmarcada en una “revolución internacional” capaz de poner en jaque el modelo de negocio tradicional de las compañías eléctricas.

La idea que se esconde detrás de la batería Tesla se basa en complementar a los paneles solares, haciendo económicamente viable el autoconsumo eléctrico.

Adquirir la batería Tesla, al precio de venta al público estimado, junto con un panel fotovoltaico de la capacidad necesaria para permitir la independencia energética de una familia española media, costaría alrededor de 8.000 euros. “Teniendo en cuenta que la factura de energía anual es de algo más de 800 euros, el kit se amortizaría en unos diez años y, además, tiene una garantía de 30 años de funcionamiento” comenta el experto.

A pesar de tan halagüeñas noticias, la batería doméstica de Tesla “lo tiene realmente crudo para llegar a España” pues, recuerdan, en nuestro país “se pretende boicotear, desde el Gobierno y las eléctricas, a todo el que produzca su propia energía, haciéndole pagar a través de impuestos por cada kilovatio que genere”.

Obligatorio leer: El PP nos mata lentamente, Crisis económica: la rendición, S.O.S. a la Sanidad Pública, España ha muerto, Más dinero para los bancos, Enemigos de lo público, La gran familia del PP, La carta que ha incendiado la red, ¿Cuándo diremos ¡basta ya!? y Para ¡¡PENSAR!!

Estos días se inundan los medios de comunicación con el accidente aéreo del Airbus 320 de Barcelona a Dusseldorf en los Alpes franceses. Y ahora es cuando aparecen todos los casos de las personas que, en el último momento, han cambiado su viaje y salvado su vida. ¿Verdad que sucede en todos los casos de accidentes de avión?Accidente aéreo en los Alpes

A la espera de otros casos, de momento, en el del desafortunado Airbus de la noticia, ya ha aparecido un equipo de fútbol que cambió los pasajes a última hora y se salvó. Y ahora viene mi reflexión: ¿Cuántos pasajeros del avión siniestrado habían anulado sus pasajes de otros vuelos para tomar éste?

Ah, claro, nunca lo sabremos, porque sólo los vivos pueden mostrar las anulaciones de sus tarjetas de embarque. De manera que quienes adjudiquen a una intervención divina haber renegado de este vuelo, que piensen en los que habiendo anulado otro han acabado su vida en los Alpes. Tonterías, las justas. Porque en este blog todavía mantenemos la confianza y el valor de la vida humana muy por encima de todos los dioses de la Humanidad.

Muy interesantes: Avión desaparecido: Aparece un imbécil, Pasajeros con dignidad, Otro judío ortodoxo gilipollas y El problema no es el ridículo de dios sino la ridícula fe.

Imbecilidades de España

O cómo agarrarse la polla con papel de fumar.
Se ha producido un motín en un vuelo Madrid-Dakar. Diez detenidos y cuatro heridos después de que los pasajeros atacasen a dos agentes de policía que subieron al avión para expulsar a un pasajero senegalés.El avión Madrid Dakar

El vuelo Madrid-Dakar de Iberia que esperaba el miércoles por la tarde permiso para despegar en las pistas del aeropuerto de Barajas se saldó con un balance de cuatro heridos y diez detenidos: según han confirmado fuentes policiales a la Cadena SER, parte del pasaje se amotinó cuando dos agentes de Policía Nacional subieron al vuelo para sacar a un pasajero de nacionalidad senegalesa ¡¡sobre el que pesaba una orden de expulsión del país!!

Según estas fuentes, un grupo de pasajeros terminó agrediendo a los dos agentes de Policía que procedieron a su detención. El vuelo, según fuentes de Iberia, despegó aunque con algo de retraso ya que hubo que cambiar a la tripulación.Policías deportando senegaleses

En total hay diez detenidos, entre ellos la persona que iba a ser expulsada, además de cuatro heridos: dos agentes y dos miembros del personal de cabina de la tripulación. Uno de los agentes tuvo que ser atendido en un hospital con una fractura en el tobillo. Los detenidos están acusados de lesiones, atentado contra agente de la autoridad y alteración del orden público, y serán puestos a disposición judicial en las próximas horas.

NOTA DE SIESP: Ahora habría que “felicitar” al lumbreras comisario de policía que, por ser tan “eficaz” con su obligación, ha dado pie a un problema. ¡¡Han sacado a la fuerza de un avión con destino Senegal a un senegalés para poder deportarlo a su país unos días después!! ¡¡Hostias!! ¡¡El tío se iba gratis, sin costo alguno para el tesoro público!! (Y ahora nos cuesta curar a los heridos, costear los procesos judiciales de los detenidos, y pagarle el billete al senegalés dentro de poco) Y es que España es un país de pandereta y gilipollas.

Relacionados: El Tribunal Supremo se cubre de mierda, Constitución Española, El Tribunal Supremo se cubre de mierda (II), El Tribunal Supremo se cubre de mierda (III) y El mundo al revés.

¿Es posible que creyendo en Dios bajemos la guardia y nos haga más arriesgados? Este artículo no va sobre religión, sino sobre cómo afecta psicológicamente a nuestras decisiones el hecho de mencionar la idea de Dios. ¿Se vuelven las personas más atrevidas pensando que alguien vela por ellas?

Recuerda Jalees Rehman en su web una pequeña historia que suelen enseñar en la tradición musulmana. Se cuenta que un día el profeta Mahoma le pregunta a un beduino por qué deja su camello sin atar aún corriendo el riesgo de que se escape y desaparezca. Cuando el beduino le dice que lo hace por su confianza en dios, Mahoma le explica que primero debe atar al camello y luego confiar en dios, un consejo que se da en otras religiones para no caer en la trampa de dejar de comportarse racionalmente en los actos diarios solo porque se cree en un ser superior.No es bueno creer en Dios

Pensando acerca de estas cuestiones, un equipo de psicólogos de la Universidad de Stanford, en EEUU, ha puesto en práctica una serie de experimentos muy interesantes para comprobar si la mera mención de dios puede condicionar las decisiones de las personas, tanto para abstenerse de cometer actos que tengan que ver con la moral como para ponerse en más riesgo del necesario solo porque se sienten protegidos.

Para el primer experimento el equipo de Daniella Kupor compró varios anuncios en internet y comprobó la tasa de éxito en función de la presencia de la palabra “dios” en el texto. Los anuncios se visualizaron 452.000 veces en diversos sitios y redes sociales y fueron visualizados por personas mayores de 18 años en Estados Unidos. El primer banner contratado anunciaba un curso de paracaidismo de dos maneras. La primera con dios:

¡Increíble paracaidismo!
Dios sabe lo que te estás perdiendo. Encuentra cursos de paracaidismo cerca de ti. Pincha aquí y ¡siente la maravilla!
Y la segunda sin dios:
¡Increíble paracaidismo!
No sabes lo que te estás perdiendo. Encuentra cursos de paracaidismo cerca de ti. Pincha aquí y ¡siente la maravilla!

El porcentaje de usuarios que pinchó en el anuncio con Dios era significativamente mayor que el de los que pincharon en el anuncio estándar, pero podía darse la circunstancia de que la presencia de una apelación tan poco habitual llamara la curiosidad de los internautas. Así que se puso otro anuncio, esta vez uno en el que lo ofrecido era de dudosa moral:

¡Aprende cómo sobornar!
¡Dios sabe lo que te estás perdiendo! Aprende cómo sobornar con poco riesgo de que te pillen.
Y la segunda versión:
¡Aprende cómo sobornar!
¡No sabes lo que te estás perdiendo! Aprende cómo sobornar con poco riesgo de que te pillen
.paracaidistas

En este caso la versión que contenía “Dios” obtuvo un porcentaje mucho menor que la versión estándar, lo que hace pensar a los investigadores que quizá la presencia de la palabra hace a la gente no pinchar por tratarse de algo inmoral. Para comprender mejor lo que pasaba, diseñaron un nuevo experimento que consistía en reclutar a voluntarios y de manera presencial hacerles una serie de preguntas después de que vieran unos colores. A todos se les daban dos opciones: una por la que recibían dinero y otra gratis y se les explicaba que la prueba retribuida podía dañar los ojos del participante. Con estos precedentes, se les entregaba un texto antes de la prueba: a unos se les daba un texto científico sobre la clasificación de los planetas y a otros un texto religioso hablando de la omnipotencia de Dios.

Tal y como habían predicho los investigadores, una parte muy significativa de las personas que leyeron el texto de Dios (96%) optaron por la prueba arriesgada, frente al 86% del grupo de control. Leer sobre dios producía aparentemente una mayor propensión a llevar a cabo una conducta arriesgada y exponerse a un daño potencial.

¿Quiere esto decir que las personas creyentes se arriesgan más? Esa sería una conclusión errónea porque entre otras limitaciones, el estudio no preguntó a las personas cuáles eran sus creencias. Los porcentajes de diferencia tampoco son demasiado significativos de manera global para sacar grandes conclusiones, pero sí apuntan una línea de trabajo muy interesante y dan pistas sobre la posibilidad de que el mero hecho de mencionar a dios haga que algunas personas se sientan más confiadas y bajen la guardia. Mientras se hacen más estudios, no olviden atar su camello por muy firmes que sean sus creencias religiosas. (Fuente: Neurolab)

Lean: Dios es un producto genético, Dios no existe y En busca del unicornio.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 414 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: