Feeds:
Entradas
Comentarios

Cinismo cristiano

En la imagen capturada por mí de las estadísticas de Misterios al Descubierto, en la tercera línea de las palabras clave para buscadores que los internautas usan para encontrar temas de su interés (y a través de ellas llegan a blogs como éste) aparece la siguiente búsqueda: “por qué debemos los cristianos pagar impuestos aunque se usen para cosas que dios no aprueba ilustración”.

El cristiano buscador, por lo que se deduce, tiene muy claro cuáles son las cosas que Dios aprueba, bien porque se lo dice Él directamente (loco de atar) o bien porque cree sin razonar lo que unos ensotanados demostradamente fraudes de la Humanidad le cuentan. Y digo esto porque en su libro de cuentos que llaman “sagrado” (Biblia), se leen tantas cosas que Dios NO aprueba, que debería empezar por preguntarse por qué no lo ajusticiamos por vestir prendas de más de dos clases de tejido, o por comer marisco o jamón, o por cultivar varios tipos de plantas en sus tierras, etc, etc, etc. Lo anterior y otras muchas barbaridades vienen prohibidas por su dios en ese panfleto “sagrado”.

Y respecto a los impuestos, yo estaría dispuesto a negociar su objeción fiscal siempre y cuando pudiéramos determinar objetivamente que Dios existe y, además, las cosas que aprueba o no. Y es que lo único verdaderamente claro, diáfano, evidente, es que yo, como ateo, pago impuestos y me fastidia mucho que éstos sirvan para dar clases de religión en las escuelas públicas y concertadas. Así que si algún cristiano se molesta porque sus impuestos mantienen hospitales y ayudan a los desfavorecidos de la fortuna, que piense en los saqueadores del país llenándose los bolsillos y que tanto coinciden con ese cristiano en misa (y me refiero a los dirigentes de los partidos de centoecha –que diría el todavía no procesado Aznar por crímenes contra la Humanidad)

Relacionados: Corrupción en el Vaticano, El Papa y sus delitos, El estado Vaticano, Ateísmo ES moralidad, Secta católica sin solución, Benedicto XVI es inmoral, ¿En qué cree la Iglesia?, Curas pederastas, El Papa Benedicto XVI y “su moralidad”,Pederastas y violadores,y La vía hacia el ateísmo.

Otro fracaso del Papa

Estos días, hasta el próximo domingo, se celebra en el Vaticano una cumbre de los altos jerarcas de la secta católica para la “protección de menores ¿?”, después de comprobar que los curas no paran de abusar de los hijos de católicos (los ateos no tenemos esos problemas, aunque sufrimos con la impunidad de esa gentuza). Y el Papa ha empezado su discurso así: “El pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas, sino medidas concretas y efectivas”, afirmó en esta cumbre sin precedentes ante 190 acomodados cardenales y obispos. (Noticia de la SER).

Pues sí, Paquito, sí. El pueblo de Dios espera que éste se haga notar de una puñetera vez en el mundo para evitar, entre otras cosas, que sus “ministros” sigan violando y abusando de niños, o para obligarlos a cargar contra los Tramp(osos) del mundo por alzar muros en vez de tender puentes, o para dejar entrar en sus templos durante las gélidas noches de invierno a los indigentes.

Lo único que puede honrar a un Papa es declarar la autodisolución de su organización, creada para someter a los incautos y, tras haberse enriquecido a lo largo de los siglos, también se ha dedicado al abuso de menores.

¡Ah!, y para los que puedan pensar que parezco un demagogo, les recuerdo que por cada cura que pueda hacer el bien en alguna aldea selvática, hay cien médicos sin fronteras y otras ONG’s que, sin dioses, ayudan de verdad a la Humanidad.

Y ahora, DE NUEVO, como ellos no se disuelven, la gran pregunta, ¿Qué esperamos para ilegalizar la secta católica? Estos son algunos de los motivos: Vaticano: ¿Asociación ilícita de malhechores? , Secta católica o Mafia, Corrupción en el Vaticano (II), Corrupción en el Vaticano (I), Orgía y crimen en el Vaticano, La Iglesia podrida, Curas pederastas, Curas pederastas (II), Misterios de la religión, El Gran Carnaval, y Misterios de la Biblia (II) o Los cristianos no se cansan de ser violados y ¿A qué esperamos para ilegalizar la religión?

El papa Francisco reconoció hoy los abusos a algunas monjas por parte de curas y obispos y dijo que trabaja para buscar soluciones contra esta situación que ‘viene de lejos’, durante la rueda de prensa en su viaje de regreso de Emiratos Árabes Unidos. (Noticia completa de la Cadena SER AQUÍ).

Y vuelvo a preguntarme: ¿Cuándo propondrá algún poder ejecutivo ante el Tribunal Penal Internacional la disolución de la secta católica?

Hemos hablado en este foro hasta la saciedad de la depravación que ocultan las apestosas sotanas. Basta con echarle un vistazo a los enlaces que propongo más abajo y a los que éstos enlazan a su vez. De manera que, para las futuras generaciones, aclarémosles que “si Dios existiera ya no haría falta creyentes porque todos seríamos científicos”… (y como no todos somos científicos…). Un asco.

Y ahora, DE NUEVO, la gran pregunta, ¿Qué esperamos para ilegalizar la secta católica? Estos son algunos de los motivos: Vaticano: ¿Asociación ilícita de malhechores? , Secta católica o Mafia, Corrupción en el Vaticano (II), Corrupción en el Vaticano (I), Orgía y crimen en el Vaticano, La Iglesia podrida, Curas pederastas, Curas pederastas (II), Misterios de la religión, El Gran Carnaval, y Misterios de la Biblia (II) o Los cristianos no se cansan de ser violados y ¿A qué esperamos para ilegalizar la religión?

Dios bendice a D. Trump

Ayer pudimos leer uno de los numerosos disparates que “eso (It)” que gobierna USA publica en su cuenta de Twitter. Se encontraba el tipo viendo el programa Fox&Friends (de su canal ultra conservador Fox) y tras escuchar a su correligionario Aaron McWilliams, de Dakota del Norte, defendiendo que la Biblia es un texto histórico que se debe estudiar en los colegios, It publicó el siguiente texto:

“Numerosos estados introducirán la enseñanza de la Biblia, dando la opción a los estudiantes de estudiarla. ¿Estamos dando marcha atrás? ¡Genial!”. El tipo que obtuvo tres millones de votos menos que Hillary Clinton y malgobierna el mundo gracias a la ignorancia de los estados de la “América profunda” (y la manipulación informática rusa)… ¡¡¡se jacta de ser ignorante y de ir hacia atrás!!! Ha aplaudido las intenciones de algunos legisladores republicanos de introducir la lectura de la Biblia como materia en las escuelas públicas de sus estados

Se trata de una iniciativa que podría ponerse en marcha en seis estados controlados por los republicanos, como Florida, Indiana, Dakota del Norte o Virginia. De esta manera, se enseñaría en los centros el Nuevo y el Antiguo Testamento. Ya en 2017 el gobernador de Kentucky Matt Bevin, también republicano, firmó una ley en la que se permitía a los estudiantes de las escuelas públicas tomar clases de Biblia y hebreo.

Esta iniciativa cuenta con la oposición frontal de distintas organizaciones, entre ellas la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (American Civil Liberties Union o ACLU), una organización sin ánimo de lucro que trata de defender los derechos y libertades individuales. Para ACLU este tipo de leyes atentan contra la libertad de religión en los Estados Unidos y la separación entre Iglesia y Estado recogidas en su Constitución.

Resulta que estamos dirigidos por tipos que, a la más mínima, nos “golpean” con la Biblia porque es la “palabra de dios”, pero que sobradamente se ha demostrado que son unos sinvergüenzas, canallas y libertinos dedicados a adormecer las taradas mentes de sus seguidores mientras se follan a todo lo que se mueve o hunden naciones mientras roban sin hartazgo. Hablamos de “señores” que en sus campañas electorales decían que iban a construir un muro y que lo pagaría México, pero luego van a pedirle el dinero a los congresistas demócratas. ¿En qué quedamos? Pues ya ven, que mienten flagrantemente y además los aplauden. No seré yo. Y repito lo que muchas veces manifiesto: Si dios existe y permite esto, hay que combatirlo con todas nuestras fuerzas (puesto que el timo de la excusa clerical del libre albedrío no puede tapar todo lo malo del mundo durante todo el tiempo del mundo) Fuente Yahoo.

Obligatorio leer: La Tercera Guerra Mundial, Teología = Fraude y Obama no es dios.

En España mueren alrededor de 1.400 personas al año por culpa de las pseudociencias. Así lo recoge el Primer informe sobre fallecidos por pseudoterapias de la APETP (Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas) recogiendo los casos aparecidos en la prensa y en artículos científicos.

Los datos de este informe son extrapolados en función de la demografía de España. El estudio recoge que el abandono de terapias, la pérdida de oportunidad terapéutica y los daños directos al paciente son las causas fundamentales de las muertes.

Los fallecimientos por abandono de terapias o retraso de tratamientos en pacientes oncológicos se elevarían, según la estimación de la APETP, a un mínimo de 550 muertos al año, y un máximo de 800. Por daños directos a los pacientes perderían la vida otras 660 personas al año.

En su informe, la asociación lamenta que hoy en día no existan datos reales sobre los casos de mortalidad asociados a los pseudoterapias reflejados en estudios realizados por las administraciones. Según la APETP, un “macroestudio serio” mostraría “casi con toda seguridad” que las cifras reales son superiores a las cifras estimadas.

En el informe, la asociación denuncia que existen en España miles de centros que ofrecen pseudotratamientos de forma ilegal -hasta 18.000- valiéndose de la ausencia de controles por parte de las autoridades sanitarias. La Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas está formada médicos, científicos y afectados que se unieron ante la preocupación por el avance de las pseudociencias y el convencimiento de que había que ponerle freno desde la conciencia social y los poderes públicos. Promovieron la iniciativa que aglutinó a 400 médicos y científicos que pidieron a Sanidad actuar contra las pseudociencias el pasado mes de septiembre.

Algunos casos que aparecen en el informe:

– En 2004, en Badajoz, un hombre de 67 años murió tras el consumo de Nux vomita y Rhus toxicodendron, dos productos homeopáticos.

– En 2009, una mujer fue ingresada por intoxicación por queroseno tras consumir Petroleum D5, otro producto homeopático.

– Albert López Ortega, jugador de Balonmano, rechazó la quimioterapia por “dietas” y “medicina natural”

– Chelsea Ake-Salvacion, muerta en una sesión de crioterapia.

– La muerte de una mujer por cáncer de mama tras retrasar su tratamiento a causa de la homeopatía aesina y seguir los consejos de un médico naturópata.

– La muerte de una mujer en el País Vasco tras acudir a múltiples curanderos.

– El caso de Mario Rodríguez, un joven de 21 años que murió tras seguir los consejos de un naturópata y dejar la quimioterapia.

– El ingreso en la UCI en estado muy grave de una mujer tras ser atendida por el Presidente de la Asociación Española de Médicos Naturistas y recibir un tratamiento pseudocientífico.

– En 2001, un niño de 5 años sufrió una erupción cutánea que derivó en síndrome de babuino, una variedad de dermatitis alérgica, tras el uso de un producto homeopático que contenía mercurio. (Fuente: Cadena SER)

Obligatorio leer: Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, Cáncer y pseudomedicinas y sobre todo El fraude de la VitaminaC contra el cáncer.

En alguno de mis momentos de asueto suelo hacer un recorrido por los programas denominados “de misterio” en las diversas emisoras de radio y televisión. Voy a excluir de esta reflexión las creencias religiosas simplemente porque éstas se atascaron ya hace siglos, es decir, ninguna de las grandes religiones clásicas ha rectificado jamás ningún disparate de los miles que se enuncian en sus panfletos “sagrados” (esa es otra: ¿quién dice que esos “libros” sean sagrados?)

Pero voy a tratar de situar en el centro del debate la deriva hacia el ridículo que han adoptado los variopintos programas “de misterio” de las ondas hertzianas. ¿Se han dado cuenta de que ya no se habla en ninguno de ellos de “la pila de Bagdad”, ni de “la máquina de Antikitera”, ni del “monstruo del Lago Ness”, “la bola negra de Ucrania”, etc., etc.?

Los presentadores de esos programas comenzaron su andadura por el denominado “mundo del misterio” con las historias mencionadas pero ya no hablan de ellas en sus actuales programas. ¿Por qué? Pues porque a fuerza de “palos” ya se han dado cuenta que sería ridículo seguir manteniendo una actitud por la que ya nadie se deja embaucar. Sin embargo, ahora se dedican en esas “reuniones de pazguatos” (sus programas) a relatar toda clase de noticias actuales que hablen de luces en el cielo y el famoso y recurrente momento en el que emiten las psicofonías que sus partidarios obtienen poniendo grabadoras y disfrazando esa acción con una “hinbestigación”.

Llenan sus horas de emisión con voces extrañas. ¿Me quieren explicar qué han conseguido con tantas décadas grabando tonterías? Porque hoy, en 2019, siguen igual de estancados en su círculo vicioso como en los años 50 cuando se descubrió esta memez.

Respecto a los ovnis, idem de lo mismo. Relatos de avistamientos igual que en 1947 cuando empezaron con esta línea de “hinbestigación”. Cuando un tonto sigue una línea, la línea se acaba pero el tonto sigue. ¿Qué sabemos hoy de los ovnis que no supiéramos ya en 1947? Lo mismo. No hay evolución.

Sin embargo, los programas quieren sobrevivir. Y para ello nada mejor que completarlos con noticias de la Ciencia. Hablan de los exoplanetas que vamos descubriendo, de las posibilidades de encontrar vida en los mismos… ¿pero no habíamos quedado que ya hemos contactado con multitud de civilizaciones extraterrestres? Y los muy desahogados se atreven a criticar a los científicos.

De verdad, amigos, les prometo que me produce vergüenza ajena escuchar tanta imbecilidad en esos programas. Algunas veces traen historias que, si se vendieran como pura fantasía, estarían bien. Pero las venden como realidad, como una conspiración que sólo ellos (los presentadores y su séquito) son capaces de ver. Repito, vergüenza ajena.

¿Qué hacen los dioses de los creyentes en el mundo actual? Nada. ¿Qué hacen los extraterrestres hoy en día? Nada. ¿Y qué diferencia hay entre unos dioses que no hacen nada o unos aliens que tampoco hacen nada, y unos dioses o aliens inexistentes? Ninguna. No existen. Y la prueba de su existencia corresponde al que afirma, no a mí, que soy el que los niega, porque detrás de mí están las décadas y siglos que demuestran su inacción.

Hala, a seguir grabando tonterías de voces en casas abandonadas. A seguir con sus “alertas ovnis” para llenar horas de radio. A seguir haciendo el ridículo para una mente normal. ¿Cómo debe estar estructurada la mente de quienes siguen perdiendo el tiempo acudiendo a templos religiosos o desvelándose por escuchar a unos presentadores que tantos años llevan viviendo del cuento?

No os perdáis la Lista incompleta de fraudes (ni los links anteriores del post)

Defectos del veganismo

El cerebro de los veganos se ha programado erróneamente con una “religión” que los lleva a no alimentarse adecuadamente (eluden la carne) por estar en contra de matar animales. De manera que se dedican a matarse a sí mismos. Una lapidaria frase del Catedrático emérito de la Universidad de Murcia, Salvador Zamora Navarro, lo deja bien claro: «Ser vegano estricto es incompatible con la vida. ¿Por qué no están muertos? Porque toman complementos»

Javier Pérez Parra, en el diario La Verdad, publica la entrevista realizada al eminente fisiólogo, Salvador Zamora, que nadie sensato debe perderse:

Para Salvador Zamora (Mazarrón, 1938), comer es un placer. Tanto que hasta entra hambre mientras se le escucha hablar con entusiasmo del arroz con habichuelas y del hígado encebollado. El catedrático emérito de Fisiología de la UMU es un auténtico látigo del veganismo y un fervoroso defensor de la carne como elemento fundamental de la dieta, aunque, eso sí, en su justa medida. «Ser vegano estricto es incompatible con la vida», señala.

– Esta semana, en el foro LV-Cajamar, usted dijo que la dietas veganas y paleolíticas «son modas que no pueden defenderse ni tienen futuro».
– Ni tienen fundamento científico. Vamos a empezar por la paleolítica. De pronto, se pone de moda esto de que tenemos que seguir los modelos de nuestros antepasados, porque fíjate si serían buenos que todavía estamos aquí. Todo eso es una reflexión romántica, bonita, pero claro, nuestros antepasados hicieron lo único que podían hacer, es decir, sobrevivir. ¿Qué ocurría con nuestros tatarabuelos? Yo llegué a conocer a algún bisabuelo. Vivían alrededor de 40 o 50 años y a esas edades se morían. Afortunadamente, porque quien no se moría estaba lleno de achaques. Comer adecuadamente cada día era un verdadero problema. No estoy hablando de los pobres, estoy hablando de las familias normales. En el pueblo donde yo nací, en Mazarrón, cuando una familia echaba un alboroque hacía un arroz con pollo. Eso era una fiesta. En muchas casas normales -mi padre era farmacéutico- con un pollo se hacían cinco presentaciones: en salsa, cocido, el arroz… Cuando se hacía un estofado o una salsa te ponían tres o cuatro trocitos contados…

– ¿Pero por qué no es aconsejable la dieta paleolítica?
– Lo que te inspira es hambre. La especie humana lo que ha pasado es hambre desde que apareció en el mundo hasta hace sesenta años. Fíjese, le hablo de algo que he vivido. ¿Y por qué ha pasado hambre? Porque la producción de alimentos era escasísima, no había alimentos para todos. Se cocinaba con escrupulosidad. En la casa no se desperdiciaba nada, con lo que sobraba se hacía la ropa vieja, las croquetas… Todo eso son inventos del hambre.

– La dieta vegana, que excluye todo alimento de origen animal, como los huevos y lácteos, ¿no es saludable?
– No solamente no es saludable sino que no se puede seguir. No hay ninguna persona en el mundo que siga una dieta vegana estricta porque es incompatible con la vida. ¿Entonces, por qué no están muertos? Porque toman complementos químicos -que tanto critican- o de síntesis, o extraídos de productos naturales. Si un señor me dice que es vegano, yo le respondo: ‘Te estoy mirando y no eres vegano’. Le estoy mirando el color de la piel, las mucosas, el brillo de los ojos, los labios, y eso me está diciendo que está tomando cosas que no proceden de alimentos vegetales, porque no aportan ácidos grasos poliinsaturados en cantidad suficiente, ni algunos aminoácidos, algunas vitaminas ni hierro en cantidad suficiente. Sin todo esto se desarrollan enfermedades importantes, tan importantes que si se prolongan en el tiempo producen la muerte. Hablamos de la anemia megaloblástica, la anemia perniciosa, etc.

– ¿El alimento de origen animal es, por tanto, imprescindible?
– Nosotros estamos aquí ahora discutiendo gracias a que algunos antepasados comenzaron a comer carroña. Pero muy poca, porque el humano de hace 200.000 años no podía competir con los grandes carnívoros, comía solo lo que dejaban estos animales. Con la carroña, comenzaron a ingerir algunos ácidos grasos poliinsaturados, y las membranas de sus neuronas pudieron rodearse de esos ácidos. Eso permite que el transporte del impulso nervioso se haga a una velocidad impresionante. Gracias a eso yo puedo ahora explicarle esto, y usted puede comprenderlo. Con la carroña, el cerebro de estos hombres va creciendo, y al mismo tiempo se hacen más inteligentes: consiguen imaginar alguna trampa para coger algún animalito, que tiene ácidos grasos poliinsaturados, y se lo comen.

– ¿Sin comer carne no hubiese sido posible la evolución?
– Hubiese sido imposible. Con los vegetales conseguimos unos niveles insuficientes de algunos nutrientes que son imprescindibles para nuestra actividad biológica. Los que dicen que son veganos, están tomando suplementos nutricionales con estos elementos. Yo no tengo nada contra las farmacias, de hecho soy farmacéutico de origen y nací en una farmacia, pero los medicamentos son para cuando hacen falta, y si no son necesarios, no se deben tomar. Porque, ¿cuál es el objetivo fundamental de la alimentación? Hay una cuestión muy importante que no está en la conversación. Sí, la alimentación aporta nutrientes, pero también produce placer. Uno de los mayores placeres para el ser humano es la comida. ¿Si eso se lo quito, no pasa nada? Si te quito las pocas cosas que te producen placer, estarás deseando morirte y más aún, acabarás muriendo. A un vegano le digo: ¿qué más te dará tomarte un polvo blanco disuelto en agua que un filete de hígado a la plancha con cebollita que está buenísimo? Que tú tienes el capricho filosófico de respetar a los animales, pues lo que tu digas, pero tienes que saber que si no consumes productos de origen animal, tienes que tomarlos con complementos que te los suministren de la forma que sea.

– Muchos veganos y vegetarianos no solo eliminan la carne porque consideran que es más saludable para ellos. Lo hacen porque denuncian que el consumo actual, el crecimiento que es está experimentando, no es sostenible para el medio ambiente.
– Y ahora les doy la razón. Efectivamente. Yo lo que quiero es proteger la salud y el medio ambiente, y lo quiero hacer con ciencia, con inteligencia. Fíjese, yo empezaba la conversación, sin saber a dónde íbamos a llegar, hablando de cuando en un estofado se ponían cuatro trocitos de carne por cabeza. En el mundo moderno rico se está distorsionando la dieta. Una alimentación equilibrada debería ser aquella que aporta entre un 10% y un 15% de la energía en forma de proteínas, entre un 25% y un 35% en forma de grasas, y el resto, entre un 50% y un 60%, en hidratos de carbono. Esa es la dieta equilibrada, sana, saludable, que es además la base de la dieta mediterránea. Pero la estamos trastocando, y estamos tomando un 30% de proteínas y más de un 40% de grasas, mientras reducimos los hidratos de carbono. Eso está teniendo consecuencias patológicas importantes.

– Ya han pasado dos años desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la carne roja y la procesada entre los productos que elevan el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer. Una vez pasada la tormenta que se originó con todo aquello, ¿qué conclusiones podemos sacar?
– Que un exceso de ingesta de carne y, por tanto, de proteínas de origen animal, que son las proteínas más maravillosas del mundo, es malo, malísimo. Pero no por el cáncer, me preocupa más que ese exceso se esté cargando tu hígado y tu riñón. El metabolismo de esa carne te obliga a hacer urea y genera otros tóxicos; está toxificando tu organismo.

– También hay una corriente contraria a los alimentos transgénicos. Desde el punto de vista científico, ¿qué fundamento tienen estas posturas?
– Primero hay que saber lo que es, porque el asunto es que la mayoría no lo sabe. La gente que está en contra piensa que esos transgénicos le pueden perjudicar, ¿pero cómo? Lo que hace nuestro sistema digestivo es digerir el alimento y transformarlo en moléculas sencillas: glucosa, ribosa, aminoácidos, ácidos grasos. Mire, yo, y usted, y todos los que lean el artículo, nos pasamos la vida comiendo genes. Y no nos hemos preocupado por eso. Cuando yo me tomo una paella de conejo, muy famosa en la Región de Murcia, me estoy tomando los genes del conejo, los genes del arroz, del tomate y del pimiento. Todo lo que comemos son seres vivos, animales o vegetales. ¿Le han preocupado alguna vez los genes de la anchoa? ¿Esos genes no le hacen daño y los de la anchoa transgénica sí? Hemos comido ya alimentos transgénicos, como soja o maíz. Se han conseguido prácticamente transgénicos de todos los vegetales y yo diría que casi de todos los animales, aunque no están autorizados. La legislación europea es muy restrictiva. Desde un punto de visto alimenticio, los transgénicos no tienen ninguna importancia. Lo que a los científicos nos preocupa es el aspecto medioambiental. Porque si un transgénico invade una agricultura y por su mayor capacidad y resistencia desplaza a lo no transgénico, pues estaremos probablemente cambiando el medio ambiente de forma notable. Eso es más peligroso. En general, se procura que los transgénicos no sean fértiles, no se puedan reproducir, para evitar este desplazamiento.

– Ha comentado antes que lo que la humanidad ha pasado hasta hace poco tiempo es hambre. ¿Hemos oscilado de ahí a una sobrealimentación o a una mala alimentación? Porque las tasas de obesidad y sobrepeso son altísimas. Afectan, por ejemplo, a tres de cada diez niños y niñas en la Región.
– De un lado, hay una alimentación desequilibrada cuando tomamos lo que debemos en energía pero no en nutrientes. De otro, hay sobrealimentación cuando tomamos más energía de la necesaria, con independencia de qué nutrientes sean. Pero es que además no nos movemos. Han cambiado los hábitos de vida. La gente sale en coche del edificio Cinco Estrellas, frente al Reina Sofía, que es donde yo vivo, haciendo tapones y dando el ‘coñazo’, para llevar al niño a las Carmelitas del Puente, que no sé cuantos metros hay, pero no creo que lleguen ni a 200. La actividad la hemos abandonado, somos sedentarios totales.

– ¿El descenso en el consumo de pan que se está experimentando en Murcia y en toda España es bueno o malo desde el punto de vista de una dieta equilibrada?
– Es malo. Dijimos antes que la dieta debía componerse en un 60% de hidratos de carbono complejos que están en el pan, por tanto en los cereales, y en las legumbres. Estamos reduciendo hidratos de carbono y aumentando la grasa y la proteína, que es algo que hay que mantener a raya. La dieta se ha distorsionado, hay que recuperar el pan. Cuando dicen que el pan engorda recuerdo lo que ya dijo don Francisco Grande Covián: el único alimento que no engorda es el que se queda en el plato. Y añadía: menos plato y más zapato. He ido por veinte colegios dando conferencias con este título. Hay que mandar mensajes que todo el mundo entienda.

– Llama también la atención que en Murcia se consuma fruta por debajo de la media nacional, un 4% menos, según el INE.
– Sí, es lo normal, que no aprecies lo que tienes. ¿Cuántos millones de personas van a ver la Alhambra? Pues hay miles de granadinos que no la han visto. Estuve allí viviendo treinta años y lo acabé entendiendo. Lo tienes ahí y no lo valoras. Nosotros somos la despensa de Europa de frutas y verduras, y la menospreciamos. Viene gente, mucha gente, a vernos, y lo primero que nos dicen es que les llevemos a tomar una parrillada de verduras.

– Tenemos tasas de sobrepeso más elevadas que nunca, pero al mismo tiempo una preocupación por la dieta que lleva a que los supermercados estén llenos de productos ‘light’ o enriquecidos con suplementos. ¿Podemos fiarnos o lo que hay es publicidad más bien engañosa?
– Hay un mal etiquetado. Es algo que se lleva discutiendo desde hace mucho tiempo, y a pesar de que hay dos organismos, uno español y otro europeo, que están trabajando en este asunto, no acaban de dar con la tecla de una etiqueta limpia y comprensible para el ciudadano. A veces he leído una etiqueta y he tardado bastante tiempo en creer entender lo que hay en ese envase. Si a mí, que llevo cuarenta años, me cuesta trabajo, usted no lo puede entender se ponga como se ponga, ni aunque estudie Nutrición.

– De las grasas vegetales, ¿hay que huir?
– Como del demonio. La grasa vegetal es mala, malísima, peor que la grasa animal. Tienen mucho ácido graso saturado. Cuando la veo en un envase me echo a temblar, puede ser hasta grasa hidrogenada, que es una cosa pésima. Pero el problema de la obesidad, como decía, no es por todo esto, es porque comemos mucho y nos movemos poco, así que más zapato y menos plato.

Para ampliar conocimientos no se pierdan: Los veganos tienen dificultad para pensar, Carta a un vegano, Ser vegano es mala idea¿Qué es la comida? ¡Química!
Y tampoco el Mito y timo de los alimentos ecológicos o Vegetariano, vegano y dieta paleolítica.

A %d blogueros les gusta esto: