Feeds:
Entradas
Comentarios

Los escándalos en la Iglesia católica no cesan. Las acusaciones contra el ‘número tres’ del Vaticano o los abusos sufridos por centenares de niños en el coro dirigido por el hermano del papa Benedicto XVI han sido las noticias que han vuelto a golpear estas semanas la credibilidad de la Iglesia católica y de su política de “tolerancia cero” respecto a los abusos sexuales. ¿Por qué hay tantos sacerdotes implicados en casos de abuso infantil? ¿Está haciendo el Vaticano lo suficiente para erradicar el problema?
El “infierno” de Ratisbona

Quizás el escándalo más grande fue el causado por los resultados finales de la investigación del caso de la escuela de la catedral de Ratisbona, en Baviera (Alemania), y en particular de su reconocido coro Regensburger Domspatzen, dirigido durante décadas por Georg Ratzinger, el hermano mayor del papa Benedicto XVI.

El informe de 440 páginas, publicado el 18 de julio, recoge los resultados de una investigación independiente iniciada por la diócesis local y dirigida por el abogado Ulrich Weber que se prolongó durante varios años.

La investigación desveló que al menos 547 niños del famoso coro, cuyo nombre se traduce del alemán como ‘los gorriones de Ratisbona’, fueron víctimas de abusos sexuales y físicos perpetrados por sacerdotes y profesores entre 1945 y los años 90. Además, determinó que 49 sacerdotes y profesores estuvieron implicados en las agresiones a los menores, y nueve de ellos habrían cometido abusos sexuales.

“Castigos sádicos y lujuria”

La mayoría de las víctimas que revelaron sus experiencias en el marco de la investigación ocultaron lo sucedido durante muchos años. Muchas de ellas recurrieron a la ayuda de psicoterapeutas para superar el trauma. Una de las víctimas confesó a varios medios, bajo la condición de mantenerse en el anonimato, que el director de la escuela en la década de 1950 practicaba un ritual especial al que llamaba ‘azotaina al desnudo’. El maestro obligaba a niños de ocho o nueve años a desnudarse y luego les pegaba con la mano. La víctima confesó que a veces también les violaba.

“Los afectados describieron sus años escolares como una prisión, como un infierno y como un campo de concentración. Muchos se referían a esos años como la peor época de su vida, caracterizada por el miedo, la violencia y el desamparo” (Ulrich Weber, abogado responsable de la investigación)

Franz Wittenbrink, un compositor que estudió en la escuela de la catedral de Ratisbona, dijo que en el lugar funcionaba “un elaborado sistema de castigos sádicos combinados con la lujuria”.

El músico afirmó que el director de la escuela solía invitar a su habitación a dos o tres chicos, les daba a probar vino y luego les obligaba a masturbarse juntos. Wittenbrink asegura que este era un hecho bien conocido y que no entendía por qué el entonces director del coro, hermano del papa Benedicto XVI, cerraba los ojos ante esta horrorosa práctica.

Weber también subrayó en varias ocasiones que Ratzinger tenía que conocer algunos de los casos, aunque él ha negado tener cualquier tipo de información. El abogado denuncia que la Iglesia habría fomentado una “cultura del silencio” sobre el caso, lo que permitió a los sacerdotes y profesores agredir impunemente a los menores durante décadas.

El propio Ratzinger confesó haber dado bofetadas a sus discípulos, aunque puntualizó que después se disculpaba ante ellos. El hermano del papa dejó de recurrir a esta práctica en 1984, cuando la Iglesia prohibió los castigos corporales. Ratzinger admitió que se sentía culpable por recurrir a ellos, pero al mismo tiempo los calificó como “una reacción normal a los errores y a la desobediencia”.

“Si hubiera conocido los excesos de violencia que se estaban ejerciendo, habría hecho algo”, aseguró Ratzinger en una entrevista concedida en 2010, en la que pidió perdón a las víctimas. “Al principio, yo también daba bofetadas, pero siempre tuve mala conciencia”, añadió.

El ‘número tres’ del Vaticano, acusado de múltiples abusos sexuales infantiles

Otro reciente escándalo que supuso un fuerte golpe contra la Santa Sede fueron las acusaciones de múltiples abusos sexuales infantiles presentadas contra el cardenal australiano George Pell, asesor financiero del papa Francisco.

Según autoridades de la Policía del estado de Victoria (Australia), varias personas han presentado demandas contra Pell, quien es sospechado de haber cometido abusos contra niños cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y también durante su etapa como arzobispo de Melbourne (1996-2001).

El tesorero del Vaticano, quien estuvo considerado entre los posibles sucesores del papa Benedicto XVI, es el representante del Vaticano de mayor rango jamás acusado por un caso de abuso sexual. De momento, la Santa Sede ha mostrado su respaldo al cardenal, de quien el papa Francisco subrayó su respeto por su “honestidad” y “enérgica dedicación” a las Finanzas del Vaticano.

El propio Pell ha negado en reiteradas ocasiones todas las denuncias de abusos sexuales en su contra, asegurando que “la idea misma de abusos sexuales” le parece “detestable”. No obstante, en febrero admitió los “enormes errores” en la respuesta de la Iglesia ante los casos de pederastia, después de que la Real Comisión sobre Abuso Sexual de Menores de Australia confirmara que más de 4.400 menores sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos en este país durante décadas.

“Un fenómeno enorme del que nadie habla”

El papa Francisco reconoció en mayo que el Vaticano tenía un retraso de 2.000 casos mientras procesaba las denuncias de abuso sexual contra sacerdotes, por lo que las quejas sobre el lento ritmo de las investigaciones de la Iglesia católica estaban “justificadas”. El sumo pontífice aseguró también que ordenó agregar más personal para acelerar todos estos procesos de revisión.

Mientras tanto, los datos secretos revelados por la Congregación para la Doctrina de la Fe demuestran que el fenómeno de los abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes se ha duplicado en los últimos años con respecto al periodo que va desde el 2005 al 2010. En los tres primeros años de pontificado de Francisco, Roma ha recibido casi 400 denuncias procedentes de iglesias de todo el mundo, según ha desvelado a RT el periodista italiano Emiliano Fittipaldi.

De acuerdo con Fittipaldi, considerado el enemigo público número uno del Vaticano por investigar sus temas más polémicos —los abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes y las finanzas de la Iglesia católica— se trata de un fenómeno que afecta sobre todo a los países más católicos, “como España, Italia o los países sudamericanos” y del que “nadie quiere hablar de forma oficial: ni la Iglesia, ni los periodistas, ni la sociedad civil”.

A su vez, “las víctimas sienten una gran vergüenza”, ya que “el concepto de pecado está todavía muy desarrollado”, señala el periodista. “He hablado con las víctimas y me contaban que cuando un sacerdote violaba a un niño, le decían: ‘¡Chsss! No digas que he pecado, porque tú también has pecado'”, denuncia.

Fittipaldi revela que durante sus años de investigación sobre este asunto, el ejemplo que más le ha escandalizado es el mencionado caso de George Pell que, según el periodista, “ha protegido sistemáticamente a pedófilos cuando era obispo en Melbourne y en Sídney” y ha intentado “comprar el silencio de las familias pagando sumas muy pequeñas” por abusos sexuales “que llevaron al suicidio”. Para más inri, el propio Pell ha sido acusado de haber perpetrado abusos sexuales.

“He publicado un documento en el que pide a sus hombres, a sus sacerdotes, que ayuden a los curas que han acabado en la cárcel a cambio de recibir un sueldo, una casa o un seguro sanitario”, sostiene.

“No logro entender por qué el papa Francisco no se deshizo de alguien como Pell y que además lo defienda diciendo: ‘Hay que esperar a la Justicia'” (Emiliano Fittipaldi, periodista italiano)

Asimismo, Fittipaldi critica que el Sumo Pontífice haya incluido en el C9 vaticano (el Consejo de nueve cardenales que asesoran al Papa en la reforma de la Curia romana) a Francisco Javier Errázuriz, “un cardenal chileno que ocultó en su escritorio durante seis años cinco denuncias contra un sacerdote pedófilo y violador en serie de Santiago de Chile llamado Karadima porque no creía a las víctimas”.

“Es inaceptable que la jerarquía católica los siga defendiendo en vez de ofrecer verdadera transparencia y una política de tolerancia cero que sea no solo palabras, sino hechos concretos”, añade.

¿Está el problema en el celibato?

Teniendo en cuenta la escala del problema, no es de extrañar que hay varios estudios que se centran en las razones por las cuales tantos sacerdotes están implicados en casos de abuso infantil. Una de las versiones más comunes que se ha barajado desde hace años es la que relaciona el problema del abuso infantil con el celibato sacerdotal católico.

En 2014, incluso los representantes de la Iglesia Católica en Australia vincularon por primera vez el celibato de los sacerdotes con los abusos sexuales de menores en un informe del Consejo de Justicia y Sanación de la Iglesia, que admitía que “el celibato obligatorio ha podido contribuir al abuso en algunas circunstancias”.

El informe apuntaba a una cultura de “obediencia y entornos cerrados”, así como a la forma en que se elegían candidatos potenciales para el clero como posibles factores que influían “en la prevalencia del abuso dentro de algunas órdenes y diócesis”. El documento afirmaba también que una “formación psicosexual” para los sacerdotes podría ser suficiente para prevenir el abuso a menores.

Sus hallazgos estaban en marcado contraste con uno de los estudios más fundamentales, extensos y caros sobre el tema: el realizado por el Colegio John Jay de Justicia Criminal (EE.UU.) durante cinco años y presentado en la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en 2011.

Estos fueron los principales resultados de la investigación, recogidos en el informe ‘Las Causas y el Contexto del Abuso Sexual de Menores por los Sacerdotes Católicos en EE.UU., 1950-2010’:

– La crisis de los abusos sexuales en la Iglesia Católica estuvo causada por la influencia de los amplios cambios sociales y el aumento de la “conducta desviada” de los años sesenta y setenta en sacerdotes inadecuadamente entrenados, emocionalmente desprevenidos y aislados.

– Los sacerdotes homosexuales no son más propensos a abusar que los sacerdotes heterosexuales.

– El celibato tampoco podía ser culpado por la epidemia de abuso.

– Ninguna característica psicológica, de desarrollo o de comportamiento diferenció a los sacerdotes que abusaron de los menores de los que no lo hicieron.

– La mala formación de los sacerdotes, combinada con el aislamiento social, el estrés laboral y pocos mecanismos de apoyo probablemente contribuyeron al problema del abuso. La disminución del abuso sexual a mediados de los años ochenta coincidió con una mejor formación de los seminaristas en sexualidad y relaciones humanas.

El propio papa Francisco apuntaba en el libro ‘El Jesuita’ en 2010 —cuando todavía era el cardenal de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio— que se trata de perversiones de tipo psicológico, previas a una opción celibataria, y que el celibato ni provoca ni tampoco cura esta perversión.

“El 70% de los casos de pedofilia se producen en el entorno familiar o vecinal. Hemos leído crónicas de chicos abusados por sus papás, sus abuelos, sus tíos, cuando no por padrastros. O sea, son perversiones de tipo psicológico, previas a una opción celibataria. Si hay un cura pedófilo, es porque lleva la perversión desde antes de ordenarse. Y tampoco el celibato cura esa perversión. Se la tiene o no se la tiene” (Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco)

Stephen Rossetti, investigador de casos de violencia contra niños en la Iglesia católica, también discrepaba con esta hipótesis en una entrevista a ‘El Tiempo’, explicando que “no hay razón para pensar que porque un adulto escoge a un niño es porque está sexualmente frustrado”. “¿Por qué no otro adulto? No es el celibato, es que hay algo mal desde el punto de vista psicológico”, agregaba.

¿Política de “tolerancia cero” o mera retórica?

En una carta del pasado 28 de diciembre, el papa Francisco llamó a los obispos de todo el mundo a adherirse a una política de “tolerancia cero” hacia los clérigos que abusan sexualmente de los niños y pidió perdón por “un pecado que nos avergüenza”, en los cometarios más exhaustivos del Sumo Pontífice sobre el abuso hasta la fecha.

“Nos unimos al dolor de las víctimas y a su vez lloramos el pecado. El pecado por lo sucedido, el pecado de omisión de asistencia, el pecado de ocultar y negar, el pecado del abuso de poder”, se lamentó el Sumo Pontifice, instando a “tomar el coraje necesario para implementar todas las medidas necesarias y proteger la vida de nuestros niños, para que tales crímenes no se repitan más”.

De hecho, desde su elección en 2013, Francisco ha tomado algunos pasos para erradicar el abuso sexual en la Iglesia y poner en práctica medidas para proteger a los niños. Así, en 2015 ordenó la creación de un tribunal para juzgar a los obispos que encubren abusos sexuales. Este mismo año, ordenó el primer juicio por pedofilia en el Vaticano, contra un exarzobispo polaco acusado de pagar por sexo con menores en la República Dominicana. Asimismo, se reunió varias veces con víctimas de abuso sexual.

No obstante, grupos de víctimas se quejan de la lentitud del cambio en el Vaticano; de que no ha hecho suficiente —sobre todo con los obispos que toleran o encubren los abusos sexuales—, y de que las palabras sobre la “tolerancia cero” son, de momento, poco más que retórica, como declaró a ‘The Guardian’ Anne Barrett-Doyle, fundadora del grupo estadounidense de investigación y monitoreo BishopAccountablity.org.

“Este Papa sigue proclamando la tolerancia cero, pero no la promulga. Él sabe muy bien que la ley de la Iglesia no contiene ninguna disposición de tolerancia cero. La tolerancia cero es mera retórica. El triste hecho es que la iglesia todavía no ha cambiado su sistema para hacer de la tolerancia cero una realidad vinculante” (Anne Barrett-Doyle, fundadora del grupo BishopAccountablity.org) (Fuente RT)

Relacionados: Curas pederastas, USTASHA: criminales del siglo XX, Corrupción en el Vaticano, El Papa y sus delitos, El estado Vaticano, Ateísmo ES moralidad, ¿En qué cree la Iglesia?, Catolicismo, El Papa Benedicto XVI y “su moralidad”,Pederastas y violadores y Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años.

Hace algún tiempo ya demostramos científicamente que Dios es un producto genético. Y estos días asistimos a la gran noticia sobre el éxito conseguido a la hora de reparar una mutación genética en embriones humanos de forma eficaz.

“Un equipo internacional de científicos ha logrado por primera vez corregir en embriones humanos, mediante la herramienta de edición genética CRISPR Cas9 y de modo eficaz, una mutación que causa una alteración grave: la miocardiopatía hipertrófica. Este polémico experimento, realizado en EE UU con más de un centenar de embriones, abre enormes posibilidades en el campo de la fecundación in vitro y el tratamiento de enfermedades hereditarias”. Así funciona la herramienta. (Para leer más ver SINC)

La mayor enfermedad hereditaria de estos tiempos sigue siendo la producida por el geriniol, por lo tanto, a poco que unos padres responsables quieran romper con una tradición anacrónica (la religión) tienen dos soluciones: una muy cara, la manipulación genética, y la otra, más barata, no hacer caso a ninguna manifestación religiosa (por no decir aquello de… “están volando hostias y tú –el padre creyente– tienes cara de aeropuerto”)

Agrandad vuestro cerebro leyendo: La religión más absurda de la Humanidad, La Ciencia salvó mi alma, Ateísmo ES moralidad, ¿Qué es tener fe?, La vía hacia el Ateísmo, Catolicismo, ¿De qué sirve rezar? y Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años.

Científicos norteamericanos y alemanes han desarrollado dos vacunas personalizadas contra el cáncer que han demostrado ser viables y seguras en humanos. Los resultados confirman que ambas estrategias proporcionan beneficios clínicos a los pacientes con melanoma de alto riesgo

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. De ahí, que encontrar un tratamiento eficaz para una enfermedad tan compleja sea uno de los mayores retos de la medicina.

En los últimos años, los expertos han señalado que la mejor alternativa para destruir las células tumorales sin dañar a las sanas es la inmunoterapia, que se encarga de movilizar el sistema inmunitario del paciente para hacer frente específicamente a las células cancerosas.

El problema es que el tumor de cada paciente tiene un conjunto único de mutaciones que primero deben ser identificadas, lo que requiere de estrategias personalizadas de vacunación. Ahora, la revista Nature publica dos estudios independientes sobre dos vacunas que proporcionan beneficios clínicos a los pacientes con melanoma de alto riesgo sin mermar su seguridad.

En el primero de los trabajos, liderado por el Instituto del Cáncer Dana-Farber y el Instituto Broad (ambos en EE UU), los expertos llevaron a cabo un ensayo clínico de fase I en seis personas afectadas por este tipo de cáncer, cuyos tumores habían sido extirpados por cirugía y que se consideraban de alto riesgo de recurrencia.

Cuatro de los seis pacientes no mostraron recurrencia.- La vacuna probada, conocida como NeoVax, provocó una fuerte actividad de los sistemas inmunitarios de los pacientes, con efectos secundarios insignificantes. Las inmunizaciones se iniciaron tras unas 18 semanas después de la cirugía. Los resultados apuntan que cuatro de los seis pacientes tratados no mostraron recurrencia a los 25 meses.

En los otros dos pacientes, cuyo cáncer se había diseminado a los pulmones, la enfermedad reapareció después de la vacunación. En ese momento, se comenzó otro tipo de tratamiento (terapia de control, anti-PD-1) con el fármaco pembrolizumab. Ambos pacientes tuvieron una regresión completa del tumor y permanecen libres de enfermedad.

La vacuna, hecha a medida para cada paciente, contenía hasta 20 neoantígenos personalizados del tumor. Mientras que los antígenos son moléculas que estimulan el sistema inmunitario, los neoantígenos son el objetivo para una respuesta inmune antitumoral.

“Los neoantígenos son moléculas producidas por mutaciones del ADN que están presentes en las células cancerosas, pero no en las células normales. Por ello, son los objetivos ideales para la terapia inmune”, explica a Sinc Catherine Wu, investigadora del Instituto del Cáncer Dana-Farbe y autora principal del primer trabajo.

La respuesta generada por una vacuna neoantigénica es similar a las defensas del cuerpo contra diferentes invasores microbianos. “El sistema inmunológico está cableado para el reconocimiento y la respuesta rápida contra patógenos heterogéneos”, añade Wu.

En el segundo de los trabajos publicados esta semana en Nature, realizado por expertos de varias instituciones alemanas, se recoge el ensayo en fase I de la primera aplicación humana de una vacuna basada en ARN personalizado.

Esta nueva estrategia de vacunación, realizada en 13 pacientes con melanoma, está dirigida a los antígenos del cáncer llamados neoepítopos –fragmentos proteínicos que pueden ser reconocidos por el sistema inmunitario y que sirven como marcadores para identificar y luchar contra el cáncer–.

Aumento de la inmunidad contra antígenos tumorales.- Según Ugur Sahin, primer autor del estudio e investigador en la empresa alemana BioNTech, en todos los participantes la vacuna aumenta la inmunidad contra algunos de los antígenos tumorales específicos de cada paciente.

Así, los resultados revelan que ocho de los trece participantes permanecieron libres de tumores a los 23 meses. Los cinco restantes presentaron recaídas antes de iniciar la vacunación con neoepítopos. Dos de estos pacientes experimentaron respuestas objetivas después de la vacunación y uno de ellos tuvo una respuesta de regresión tumoral completa, después de la administración secuencial de la vacuna y de la terapia anti-PD-1.

“La vacuna provocó muy pocos efectos secundarios, todos de intensidad leve. Es decir, la vacuna es muy segura”, indica a Sinc Sahin. “Estos primeros resultados son muy alentadores. Ahora es necesario iniciar estudios adicionales antes de que esta terapia pueda ser validada completamente como una opción de tratamiento potencial”.

Con respecto a si este hallazgo podría cambiar los diferentes patrones en el tratamiento del cáncer, los autores afirman que de momento se ha trabajado para determinar las mutaciones más adecuadas para cada paciente, adaptar la vacuna y monitorizar los marcadores para valorar si se producía una fuerte respuesta antitumoral.

“Este procedimiento es independiente del tipo de cáncer. Esto significa que puede aplicarse virtualmente a todos los tumores que expresan dichas mutaciones. Dependiendo de la eficacia que se observe en esas dianas, el tratamiento de muchas entidades tumorales podría cambiar significativamente”, concluye Ugur Sahin. (Fuente: SINC)

Hay que leer: ¡El cáncer se puede curar!, El fraude de la Vitamina C contra el cáncer, Hay que depurar la Medicina, Cáncer y ‘pseudomedicina’, En busca del Unicornio y Medicina ‘natural’ y cáncer.

Hawking contra Trump

Y yo también lo estoy, y cualquier persona que vislumbre el desastre que supone para la humanidad una plaga donaldtrumpiana alimentada con los jorges alcaldes del mundo.

Para celebrar su 75 cumpleaños, el científico más famoso del mundo ha concedido una entrevista en exclusiva a la BBC. Y en ella el astrofísico británico Stephen Hawking critica con dureza el negacionismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Estamos cerca del punto de inflexión donde el calentamiento global se vuelve irreversible”- ha afirmado Hawking-. “La acción de Trump podría empujar a la Tierra al borde del precipicio, para convertirse en Venus, con una temperatura de 250 grados y lluvia de ácido sulfúrico. El cambio climático es uno de los grandes peligros a los que nos enfrentamos, pero podemos prevenirlo si actuamos ahora”.

Según Hawking, uno de los grandes errores del nuevo dirigente estadounidense ha sido salirse del Acuerdo de París contra el cambio climático, firmado por 190 países hace dos años. “Al negar la evidencia del cambio climático y al retirarse del Acuerdo Climático de París -insiste Stephen Hawking en su última entrevista-, “Donald Trump causará daños ambientales a nuestro hermoso Planeta, poniendo en peligro el mundo natural, para nosotros y nuestros hijos”.

De gran interés: Negacionista, ¿hasta cuándo lo serás?, Permafrost, Cambio climático IV, Adivinar el futuro, Alteraciones del sistema climático, El cambio climático (III), El cambio climático y El agujero en la capa de ozono.

Un buen amigo del blog ha grabado este didáctico vídeo sobre la Astrología. Merece la pena verlo.

Hace tiempo traté el tema en el demoledor post El fraude de la Astrología, y ya, si quieren ver hasta dónde llegan los ‘listillos’ para sacarle el dinero a los incautos, miren estos bonitos culos en Rumpología.

No os perdáis: Fraudes paranormales. El mito del diez por ciento, La parapsicología ¡Vaya timo!, Parapsicología y engaños y El timo de Blanca Rosita.

La secta católica está desarraigándose de España. Dios ya no dota de fe a los cada vez más despabilados españoles (en religión, ya que en política siguen agilipollados votando al partido de los saqueadores del país). Y, además, Dios permite por su eterna inacción que las vocaciones decaigan de modo alarmante para esa perversa organización religiosa (la secta católica) que, como todas las religiones, te “venden” el más allá, pero a cambio de cobrarte en el “más acá”. Lo dicho, perversión absoluta.

Decía Abraham Lincoln ““Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo…se puede engañar a algunos todo el tiempo…pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”, y en la era de la información, la Iglesia ya no puede mantener el engaño. La realidad es que el futuro eclesiástico es cada vez más negro, como sus apestosas sotanas y España está perdiendo la fe, al menos en el catolicismo: un descenso sostenido de la cantidad de adeptos, un aumento de las parroquias que se quedan sin curas, y un creciente abandono de las prácticas litúrgicas componen el panorama de la crisis de la Iglesia en España. Se calcula que en la última década, al menos un millón de personas ha dejado de acudir a misa; y la desafección de los jóvenes hacia la institución católica sigue siendo uno de los problemas primordiales reconocidos por la propia Iglesia.

Los datos proceden de diversas fuentes. La comparación de los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de 2007 y de 2017, revela que, en la última década, el porcentaje de españoles que se declaran católicos ha caído del 77,3% al 69,9%, es decir, ha perdido nada menos que siete puntos porcentuales, mientras el de quienes se muestran como ateos o no creyentes ha aumentado en una proporción similar, al pasar del 18,9% al 25,9%.

No solo empiezan a escasear los llamados “católicos practicantes”, sino también los curas. En un artículo del diario ‘Público’ aparece un dato llamativo: unas 4.200 parroqias en España ya no tienen cura que las atienda.

Añadamos que en España cada vez menos parejas apuestan por el matrimonio, y de hacerlo, escogen la vía civil. La sociedad española actual nada tiene que ver con la del año 2000, cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) registró la cifra más alta de matrimonios católicos, aproximadamente 160.000, un 75% del total.

Sin embargo, 17 años más tarde, la situación ha cambiado radicalmente. Durante el primer semestre de 2016, se registraron 68.560 matrimonios, según los últimos datos publicados por el INE, lo que supone un 2,7% menos respecto al año anterior. Del total de uniones, solo 15.204 fueron bodas católicas, frente a las casi 53.000 exclusivamente civiles.

A medida que las nuevas generaciones van sucediendo a las anteriores, el presente va registrando una creciente secularización de la sociedad. Y el futuro del catolicismo, en vista del evidente alejamiento entre Iglesia y juventud, exige mucha fe para ser percibido de manera optimista, pero Dios ya no da fe… Son dos mil años “vendiendo” algo que JAMÁS da la cara, y nuestros jóvenes ya no pueden ser quemados por apartarse de un timo milenario como es la religión. Ahora bien, gracias al partido de los saqueadores que gobierna en España, la secta católica se ha apropiado de miles de bienes inmuebles que, de pertenecer al dominio público, ahora son patrimonio privado de los dirigentes que representan a Jesucristo, aquél que proclamaba la pobreza como “camino de salvación”. ¡¡Y luego quieren que la juventud “recupere” la fe!!

La revelación del engaño: Dios no existe.
La demostración del engaño: Jesucristo No existió, Cristianismo = mentira, Apostasía como virtud, Misterios de la Biblia I, El nombre de Dios, Misterios de la Biblia II, Probablemente la religión es un cachondeo, Misterios de la Biblia III, ¿Desaparecerá la Iglesia Católica?, Curas pederastas (II), La religión es un timo y La vía hacia el ateismo.

La secta católica se ha dotado de un número significativo de dogmas como para adormecer a un elefante con su cinismo. En nuestro mundo occidental la gente suele ser mayoritariamente católica. La mayoría de creyentes ni piensa en su secta porque ya la han abandonado, pero siguen declarándose católicos aunque “practiquen” poco su religión (sólo acuden a eventos familiares –comunión, bautizo, boda, entierro– y a algún desfile procesional de esos que su propio “libro sagrado” prohíbe pero que ellos han convertido en un rito tradicional de vergüenza intelectual.

Pero hoy voy a reflexionar sobre la imbecilidad que supone el dogma de la secta católica referente a la resurrección de la carne el día del juicio final. ¿Se ha parado a pensar algún creyente en lo que eso significa? Porque su credo lo dice bien claro: “Creo en la resurrección de la carne” (de los muertos el día en que su cristo venga a juzgar a cada humano).

¿Con qué edad resucitaremos? Esto es importante. ¿Vamos a resucitar con la edad a la que se falleció… Por ejemplo, a los 89 años con un cuerpo decrépito. ¿O podremos elegir la edad? Porque si voy a disponer otra vez de carne y huesos, yo me elijo resucitar con 25 años, con toda mi potencia sexual en su cénit.

Ciertamente, lo absurdo de creer conlleva tener que tragarse sapos como el de la resurrección. Son muchos los dogmas de la secta católica que no pueden superar el más mínimo análisis racional, por eso son dogmas. Se trata de que la gente se los trague sin rechistar, sin masticar, sin analizar, únicamente porque una vez creado el mito de dios, se necesita una estructura de profesionales de la religión que dominen a la población. ¿Cómo se consigue? Con miedo. Te amenazan con todos los males habidos y por haber para que sigas sus normas y así no sufrir esos males. ¡¡¡Eso es una perversión que, si dios existiera, la habría suprimido!!! No es justo, no es razonable y, deberíamos rebelarnos contra tanta gilipollez eclesiástica.

Pero hoy me he detenido en el tema de la resurrección de los muertos, con su cuerpo completo. Es un dogma. Ningún cura te explica a qué edad resucitarás, pero es muy entretenido (como un programa de humor) oír la respuesta de un ensotanado si se lo preguntas. ¿Os imagináis decenas de miles de millones de personas vivas a la vez? Y eso suponiendo que el día del juicio final llegase en este siglo, porque de lo contrario serían millones de millones de personas… ¿En qué estadio nos juzgará Dios? Ni en Maracaná, ni en el Camp Nou, ni en la Bombonera, ni en Wembley ni en todos los estadios de la galaxia juntos se puede congregar a tanta gente.

¿Y si resulta que resucitamos con la edad a la que morimos (89 años) y resulta que dios nos declara inocentes? ¿Voy a estar toda la eternidad sin poder follar?

Lo dicho, la resurrección de la carne es uno de los dogmas más disparatados de la secta católica. Y la lista es larga. Pero al menos puede servir este post para que quienes no dependemos del miedo para disfrutar de la vida podamos seguir disfrutando de las barbaridades intelectuales que se tragan los creyentes por su propia voluntad… ¡¡¡porque nosotros, los ateos, estamos hartos de enfrentarlos a sus propias contradicciones y ellos siguen sin bajarse del burro de la ignorancia!!! Allá ellos.

Ah, y para aquellos que no conozcan el largo recorrido de este blog respecto a la religión (que pueden leer en los más de 400 artículos publicados en el mismo), debo recordar que no estamos contra los creyentes. Uno es libre de creer en piedras, pero siempre estaremos contra quienes nos lancen esas piedras a nosotros. Llevar una piedra en el bolsillo no es delito (ni llevar un instrumento de tortura –una cruz– en el cuello), el delito se comete apedreando a quien no comulga con tanta imbecilidad como es la lista de los dogmas de la secta católica. La religión tiene que ser una droga a extinguir.

Como decía el gran Mandy: “La hipótesis de Dios carece de pruebas suficientes que la sustenten y, por tanto, no forma parte de mi vida ni de mi interés. Pero que se hace en nombre de Él y las catastróficas consecuencias que trae para la Humanidad SÍ son de mi interés”.

Relacionados: Dios No existe, Stephen Hawking niega la existencia de Dios, En busca del Unicornio y Neurología: “Dios no existe”.

A %d blogueros les gusta esto: