Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Biología’ Category

Defectos del veganismo

El cerebro de los veganos se ha programado erróneamente con una “religión” que los lleva a no alimentarse adecuadamente (eluden la carne) por estar en contra de matar animales. De manera que se dedican a matarse a sí mismos. Una lapidaria frase del Catedrático emérito de la Universidad de Murcia, Salvador Zamora Navarro, lo deja bien claro: «Ser vegano estricto es incompatible con la vida. ¿Por qué no están muertos? Porque toman complementos»

Javier Pérez Parra, en el diario La Verdad, publica la entrevista realizada al eminente fisiólogo, Salvador Zamora, que nadie sensato debe perderse:

Para Salvador Zamora (Mazarrón, 1938), comer es un placer. Tanto que hasta entra hambre mientras se le escucha hablar con entusiasmo del arroz con habichuelas y del hígado encebollado. El catedrático emérito de Fisiología de la UMU es un auténtico látigo del veganismo y un fervoroso defensor de la carne como elemento fundamental de la dieta, aunque, eso sí, en su justa medida. «Ser vegano estricto es incompatible con la vida», señala.

– Esta semana, en el foro LV-Cajamar, usted dijo que la dietas veganas y paleolíticas «son modas que no pueden defenderse ni tienen futuro».
– Ni tienen fundamento científico. Vamos a empezar por la paleolítica. De pronto, se pone de moda esto de que tenemos que seguir los modelos de nuestros antepasados, porque fíjate si serían buenos que todavía estamos aquí. Todo eso es una reflexión romántica, bonita, pero claro, nuestros antepasados hicieron lo único que podían hacer, es decir, sobrevivir. ¿Qué ocurría con nuestros tatarabuelos? Yo llegué a conocer a algún bisabuelo. Vivían alrededor de 40 o 50 años y a esas edades se morían. Afortunadamente, porque quien no se moría estaba lleno de achaques. Comer adecuadamente cada día era un verdadero problema. No estoy hablando de los pobres, estoy hablando de las familias normales. En el pueblo donde yo nací, en Mazarrón, cuando una familia echaba un alboroque hacía un arroz con pollo. Eso era una fiesta. En muchas casas normales -mi padre era farmacéutico- con un pollo se hacían cinco presentaciones: en salsa, cocido, el arroz… Cuando se hacía un estofado o una salsa te ponían tres o cuatro trocitos contados…

– ¿Pero por qué no es aconsejable la dieta paleolítica?
– Lo que te inspira es hambre. La especie humana lo que ha pasado es hambre desde que apareció en el mundo hasta hace sesenta años. Fíjese, le hablo de algo que he vivido. ¿Y por qué ha pasado hambre? Porque la producción de alimentos era escasísima, no había alimentos para todos. Se cocinaba con escrupulosidad. En la casa no se desperdiciaba nada, con lo que sobraba se hacía la ropa vieja, las croquetas… Todo eso son inventos del hambre.

– La dieta vegana, que excluye todo alimento de origen animal, como los huevos y lácteos, ¿no es saludable?
– No solamente no es saludable sino que no se puede seguir. No hay ninguna persona en el mundo que siga una dieta vegana estricta porque es incompatible con la vida. ¿Entonces, por qué no están muertos? Porque toman complementos químicos -que tanto critican- o de síntesis, o extraídos de productos naturales. Si un señor me dice que es vegano, yo le respondo: ‘Te estoy mirando y no eres vegano’. Le estoy mirando el color de la piel, las mucosas, el brillo de los ojos, los labios, y eso me está diciendo que está tomando cosas que no proceden de alimentos vegetales, porque no aportan ácidos grasos poliinsaturados en cantidad suficiente, ni algunos aminoácidos, algunas vitaminas ni hierro en cantidad suficiente. Sin todo esto se desarrollan enfermedades importantes, tan importantes que si se prolongan en el tiempo producen la muerte. Hablamos de la anemia megaloblástica, la anemia perniciosa, etc.

– ¿El alimento de origen animal es, por tanto, imprescindible?
– Nosotros estamos aquí ahora discutiendo gracias a que algunos antepasados comenzaron a comer carroña. Pero muy poca, porque el humano de hace 200.000 años no podía competir con los grandes carnívoros, comía solo lo que dejaban estos animales. Con la carroña, comenzaron a ingerir algunos ácidos grasos poliinsaturados, y las membranas de sus neuronas pudieron rodearse de esos ácidos. Eso permite que el transporte del impulso nervioso se haga a una velocidad impresionante. Gracias a eso yo puedo ahora explicarle esto, y usted puede comprenderlo. Con la carroña, el cerebro de estos hombres va creciendo, y al mismo tiempo se hacen más inteligentes: consiguen imaginar alguna trampa para coger algún animalito, que tiene ácidos grasos poliinsaturados, y se lo comen.

– ¿Sin comer carne no hubiese sido posible la evolución?
– Hubiese sido imposible. Con los vegetales conseguimos unos niveles insuficientes de algunos nutrientes que son imprescindibles para nuestra actividad biológica. Los que dicen que son veganos, están tomando suplementos nutricionales con estos elementos. Yo no tengo nada contra las farmacias, de hecho soy farmacéutico de origen y nací en una farmacia, pero los medicamentos son para cuando hacen falta, y si no son necesarios, no se deben tomar. Porque, ¿cuál es el objetivo fundamental de la alimentación? Hay una cuestión muy importante que no está en la conversación. Sí, la alimentación aporta nutrientes, pero también produce placer. Uno de los mayores placeres para el ser humano es la comida. ¿Si eso se lo quito, no pasa nada? Si te quito las pocas cosas que te producen placer, estarás deseando morirte y más aún, acabarás muriendo. A un vegano le digo: ¿qué más te dará tomarte un polvo blanco disuelto en agua que un filete de hígado a la plancha con cebollita que está buenísimo? Que tú tienes el capricho filosófico de respetar a los animales, pues lo que tu digas, pero tienes que saber que si no consumes productos de origen animal, tienes que tomarlos con complementos que te los suministren de la forma que sea.

– Muchos veganos y vegetarianos no solo eliminan la carne porque consideran que es más saludable para ellos. Lo hacen porque denuncian que el consumo actual, el crecimiento que es está experimentando, no es sostenible para el medio ambiente.
– Y ahora les doy la razón. Efectivamente. Yo lo que quiero es proteger la salud y el medio ambiente, y lo quiero hacer con ciencia, con inteligencia. Fíjese, yo empezaba la conversación, sin saber a dónde íbamos a llegar, hablando de cuando en un estofado se ponían cuatro trocitos de carne por cabeza. En el mundo moderno rico se está distorsionando la dieta. Una alimentación equilibrada debería ser aquella que aporta entre un 10% y un 15% de la energía en forma de proteínas, entre un 25% y un 35% en forma de grasas, y el resto, entre un 50% y un 60%, en hidratos de carbono. Esa es la dieta equilibrada, sana, saludable, que es además la base de la dieta mediterránea. Pero la estamos trastocando, y estamos tomando un 30% de proteínas y más de un 40% de grasas, mientras reducimos los hidratos de carbono. Eso está teniendo consecuencias patológicas importantes.

– Ya han pasado dos años desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la carne roja y la procesada entre los productos que elevan el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer. Una vez pasada la tormenta que se originó con todo aquello, ¿qué conclusiones podemos sacar?
– Que un exceso de ingesta de carne y, por tanto, de proteínas de origen animal, que son las proteínas más maravillosas del mundo, es malo, malísimo. Pero no por el cáncer, me preocupa más que ese exceso se esté cargando tu hígado y tu riñón. El metabolismo de esa carne te obliga a hacer urea y genera otros tóxicos; está toxificando tu organismo.

– También hay una corriente contraria a los alimentos transgénicos. Desde el punto de vista científico, ¿qué fundamento tienen estas posturas?
– Primero hay que saber lo que es, porque el asunto es que la mayoría no lo sabe. La gente que está en contra piensa que esos transgénicos le pueden perjudicar, ¿pero cómo? Lo que hace nuestro sistema digestivo es digerir el alimento y transformarlo en moléculas sencillas: glucosa, ribosa, aminoácidos, ácidos grasos. Mire, yo, y usted, y todos los que lean el artículo, nos pasamos la vida comiendo genes. Y no nos hemos preocupado por eso. Cuando yo me tomo una paella de conejo, muy famosa en la Región de Murcia, me estoy tomando los genes del conejo, los genes del arroz, del tomate y del pimiento. Todo lo que comemos son seres vivos, animales o vegetales. ¿Le han preocupado alguna vez los genes de la anchoa? ¿Esos genes no le hacen daño y los de la anchoa transgénica sí? Hemos comido ya alimentos transgénicos, como soja o maíz. Se han conseguido prácticamente transgénicos de todos los vegetales y yo diría que casi de todos los animales, aunque no están autorizados. La legislación europea es muy restrictiva. Desde un punto de visto alimenticio, los transgénicos no tienen ninguna importancia. Lo que a los científicos nos preocupa es el aspecto medioambiental. Porque si un transgénico invade una agricultura y por su mayor capacidad y resistencia desplaza a lo no transgénico, pues estaremos probablemente cambiando el medio ambiente de forma notable. Eso es más peligroso. En general, se procura que los transgénicos no sean fértiles, no se puedan reproducir, para evitar este desplazamiento.

– Ha comentado antes que lo que la humanidad ha pasado hasta hace poco tiempo es hambre. ¿Hemos oscilado de ahí a una sobrealimentación o a una mala alimentación? Porque las tasas de obesidad y sobrepeso son altísimas. Afectan, por ejemplo, a tres de cada diez niños y niñas en la Región.
– De un lado, hay una alimentación desequilibrada cuando tomamos lo que debemos en energía pero no en nutrientes. De otro, hay sobrealimentación cuando tomamos más energía de la necesaria, con independencia de qué nutrientes sean. Pero es que además no nos movemos. Han cambiado los hábitos de vida. La gente sale en coche del edificio Cinco Estrellas, frente al Reina Sofía, que es donde yo vivo, haciendo tapones y dando el ‘coñazo’, para llevar al niño a las Carmelitas del Puente, que no sé cuantos metros hay, pero no creo que lleguen ni a 200. La actividad la hemos abandonado, somos sedentarios totales.

– ¿El descenso en el consumo de pan que se está experimentando en Murcia y en toda España es bueno o malo desde el punto de vista de una dieta equilibrada?
– Es malo. Dijimos antes que la dieta debía componerse en un 60% de hidratos de carbono complejos que están en el pan, por tanto en los cereales, y en las legumbres. Estamos reduciendo hidratos de carbono y aumentando la grasa y la proteína, que es algo que hay que mantener a raya. La dieta se ha distorsionado, hay que recuperar el pan. Cuando dicen que el pan engorda recuerdo lo que ya dijo don Francisco Grande Covián: el único alimento que no engorda es el que se queda en el plato. Y añadía: menos plato y más zapato. He ido por veinte colegios dando conferencias con este título. Hay que mandar mensajes que todo el mundo entienda.

– Llama también la atención que en Murcia se consuma fruta por debajo de la media nacional, un 4% menos, según el INE.
– Sí, es lo normal, que no aprecies lo que tienes. ¿Cuántos millones de personas van a ver la Alhambra? Pues hay miles de granadinos que no la han visto. Estuve allí viviendo treinta años y lo acabé entendiendo. Lo tienes ahí y no lo valoras. Nosotros somos la despensa de Europa de frutas y verduras, y la menospreciamos. Viene gente, mucha gente, a vernos, y lo primero que nos dicen es que les llevemos a tomar una parrillada de verduras.

– Tenemos tasas de sobrepeso más elevadas que nunca, pero al mismo tiempo una preocupación por la dieta que lleva a que los supermercados estén llenos de productos ‘light’ o enriquecidos con suplementos. ¿Podemos fiarnos o lo que hay es publicidad más bien engañosa?
– Hay un mal etiquetado. Es algo que se lleva discutiendo desde hace mucho tiempo, y a pesar de que hay dos organismos, uno español y otro europeo, que están trabajando en este asunto, no acaban de dar con la tecla de una etiqueta limpia y comprensible para el ciudadano. A veces he leído una etiqueta y he tardado bastante tiempo en creer entender lo que hay en ese envase. Si a mí, que llevo cuarenta años, me cuesta trabajo, usted no lo puede entender se ponga como se ponga, ni aunque estudie Nutrición.

– De las grasas vegetales, ¿hay que huir?
– Como del demonio. La grasa vegetal es mala, malísima, peor que la grasa animal. Tienen mucho ácido graso saturado. Cuando la veo en un envase me echo a temblar, puede ser hasta grasa hidrogenada, que es una cosa pésima. Pero el problema de la obesidad, como decía, no es por todo esto, es porque comemos mucho y nos movemos poco, así que más zapato y menos plato.

Para ampliar conocimientos no se pierdan: Los veganos tienen dificultad para pensar, Carta a un vegano, Ser vegano es mala idea¿Qué es la comida? ¡Química!
Y tampoco el Mito y timo de los alimentos ecológicos o Vegetariano, vegano y dieta paleolítica.

Read Full Post »

Me gusta el cambio de hora

Hace algunos años publiqué un par de artículos mostrando mi posición favorable al cambio horario que se efectúa cada primavera y cada otoño en los países avanzados (excepto Japón). Y resulta que me quedé en minoría respecto a mis amigos lectores.

Los argumentos que exponen las autoridades para cambiar la hora son referentes al ahorro energético, y debo decir que a mí me da igual ese ahorro porque tengo un argumento de PESO a favor del cambio horario:

Disponer de días más largos para disfrutar de la luz del sol con una cervecita en una terraza de verano es maravilloso o, al menos, mucho mejor que encerrarse temprano en casa, a las seis de la tarde, ya de noche y con frío. Pero éste NO es mi principal argumento a favor… Lo interesante, lo verdaderamente importante, es que tanto yo como todos los que leemos esto nos hemos criado con ese cambio horario y somos lo que somos. ¡¡Qué casualidad que en los países donde no se produce ese cambio siguen “navegando” en un sistema social deficiente!!

En mi salud física no influye el cambio de hora (me lo han dicho muchas veces los profesionales de la Medicina), y NO estoy preparado para tragarme un maitines a las cuatro de la mañana y acostarme a las 7 de tarde como le sucedía a los monjes de la novela “El nombre de la rosa”. No, psicológicamente estoy muy orgulloso de haber llegado donde he llegado, cosa que no pueden decir la mayoría de los ciudadanos de los países que no cambian la hora para adecuarla a nuestro gusto. Después de todo, el Sol sale cuando sale, independientemente de las fronteras horarias que pretendamos imponer, por lo tanto, siempre es mejor poner nuestros relojes al servicio de nuestros cerebros que no poner nuestros cerebros al servicio de nuestros relojes.

Os invito a continuar con los breves pero interesantísimos posts que publiqué en su momento y con los que me quedé en minoría en los comentarios: Cambio de hora y A favor del cambio de hora. A ver si algún día revierto la tendencia. Y cuidado: contradecir por cuestión personal me parece muy bien (lo mío también es opción personal), pero los argumentos objetivos (tanto físicos, como psicológicos y energéticos) tienen especial consideración a favor del cambio de hora.

Read Full Post »

¡¡Adiós a la obesidad!!

¡A comer! No importa la cantidad ni la grasa que podamos ingerir. Es algo que muy pronto va a suceder. Comer lo que le guste y no ganar peso es el sueño de muchos, pero un grupo de investigadores estadounidenses ha descubierto un método para evitar el sobrepeso consumiendo incluso alimentos altos en grasa, informa MedicalXpress.

El equipo de la Escuela Médica de la Universidad Washington en San Luid (Misuri) ha criado a un grupo de ratones con alta actividad de la molécula de señalización intercelular Hedgehog (Hh), responsable de la autorregulación del tejido graso. Una serie de experimentos ha mostrado que la Hh alterada suprime el desarrollo de lipocitos que forman el tejido y, como consecuencia, previenen la obesidad.

Los roedores llevaban 8 semanas siguiendo una dieta alta en grasas. Aquellos con la Hh no activada acabaron con sobrepeso, mientras que los ratones con la Hh activada no ganaron más peso que los animales de control, que seguían una dieta normal.

Además, los ratones del segundo grupo resultaron tener niveles más bajos de glucosa en la sangre y más sensibles a la insulina.

Antes de probar su método en humanos, los investigadores deben estudiar todos los posibles efectos secundarios, entre ellos ciertos tipos de cáncer, vinculados a la actividad de la Hh.

Sin embargo, dado que se cree que la señalización intercelular de los ratones y los humanos funciona de manera semejante, este nuevo método, descrito en la revista eLife, podría abrir el camino al tratamiento eficaz de la obesidad.

Muy interesante: Ser vegano es mala idea y ¿Qué es la comida? ¡Química!

Read Full Post »

Hace algún tiempo ya demostramos científicamente que Dios es un producto genético. Y estos días asistimos a la gran noticia sobre el éxito conseguido a la hora de reparar una mutación genética en embriones humanos de forma eficaz.

“Un equipo internacional de científicos ha logrado por primera vez corregir en embriones humanos, mediante la herramienta de edición genética CRISPR Cas9 y de modo eficaz, una mutación que causa una alteración grave: la miocardiopatía hipertrófica. Este polémico experimento, realizado en EE UU con más de un centenar de embriones, abre enormes posibilidades en el campo de la fecundación in vitro y el tratamiento de enfermedades hereditarias”. Así funciona la herramienta. (Para leer más ver SINC)

La mayor enfermedad hereditaria de estos tiempos sigue siendo la producida por el geriniol, por lo tanto, a poco que unos padres responsables quieran romper con una tradición anacrónica (la religión) tienen dos soluciones: una muy cara, la manipulación genética, y la otra, más barata, no hacer caso a ninguna manifestación religiosa (por no decir aquello de… “están volando hostias y tú –el padre creyente– tienes cara de aeropuerto”)

Agrandad vuestro cerebro leyendo: La religión más absurda de la Humanidad, La Ciencia salvó mi alma, Ateísmo ES moralidad, ¿Qué es tener fe?, La vía hacia el Ateísmo, Catolicismo, ¿De qué sirve rezar? y Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años.

Read Full Post »

No es que el título del post sea triunfalista. De hecho, actualmente, muchos tipos de cáncer se curan con las terapias con base científica (ninguno con limón + bicarbonato). Pero HOY hablamos de algo verdaderamente revolucionario:

Un equipo alemán ha conseguido un avance hacia el tratamiento personalizado de cualquier tipo de cáncer.

La revista Nature publica esta semana un estudio que muestra una vacuna de nanopartículas de ARN contra el cáncer que aprovecha la respuesta del sistema inmune frente la infección viral. Los resultados han demostrado que la vacuna induce respuestas inmunitarias en modelos tumorales de ratón y en tres pacientes con melanoma avanzado.

Los autores son investigadores de varios centros alemanes –como BionTech AG, una firma de biotecnología totalmente integrada el desarrollo de inmunoterapias de cáncer individualizados, la Universidad Johannes Gutenberg y el Hospital de la Universidad de Heidelberg. En su opinión, el hallazgo, “posiblemente represente un paso hacia una vacuna universal para la inmunoterapia del cáncer”.vacuna cáncer

El equipo, liderado por Ugur Sahin, de la universidad alemana, dirigió su trabajo a las células características del sistema inmune (células dendríticas) en ratones mediante el uso de una vacuna administrada por vía intravenosa compuesta de nanopartículas de ARN-lipoplex –ARN rodeado por una membrana de lípidos (ácidos grasos), similar a una membrana celular–.

Según Sahin, consejero delegado de BionTech AG, “el estudio presenta una nueva clase de vacunas contra el cáncer extraordinariamente potentes que permiten la redirección eficaz del sistema inmune frente a una amplia gama de antígenos tumorales. Este es un paso importante hacia inmunoterapias de cáncer verdaderamente personalizadas y aplicables a todos los tipos de cáncer”, destaca.

Modo de actuación.- Los expertos encontraron que el ajuste de la carga eléctrica neta de las nanopartículas –para que fuera ligeramente negativa– es suficiente para orientar eficazmente las células dendríticas. Además, es un método rápido y barato de producir.

El lipoplex protege el ARN de ser descompuesto por el cuerpo, y media su absorción en las células dendríticas y macrófagos en el bazo, los ganglios linfáticos y la médula ósea, donde el ARN se traduce luego en un antígeno específico del cáncer.cáncer

Los autores afirman que esto desencadena una fuerte respuesta de las células T específicas de antígeno y provoca un potente rechazo interferón-α dependiente (IFNa dependiente) de tumores progresivos en varios modelos tumorales de ratón.

En los resultados preliminares del estudio clínico fase I –que sigue reclutando pacientes– para una dosis escalada de la vacuna, tres pacientes con melanoma tratados con dosis bajas de IFN mostraron una fuerte respuesta de células T específicas de antígeno.

Hasta la fecha esta vacuna ARN-LPX ha sido bien tolerada y sin efectos adversos graves. Dado que cualquier antígeno basado en péptidos se puede codificar como ARN, esta vacuna es potencialmente aplicable a todos los tipos de cáncer y puede representar “una plataforma universal para la inmunoterapia del cáncer”, indican los autores. (Fuente: SINC)

Hay que leer: Esperanza contra el cáncer, El fraude de la Vitamina C contra el cáncer, Hay que depurar la Medicina, Cáncer y ‘pseudomedicina’, En busca del Unicornio y Medicina ‘natural’ y cáncer.

Read Full Post »

Vicente Baos, experto de la Agencia Europea de Medicamentos: “Aceptar la homeopatía es abrir puertas al pensamiento mágico en la salud”. Y es por eso que, después de varios artículos que he publicado contra la basura de la homeopatía, nos debería bastar el trabajo de este científico como epitafio de esa despreciable pseudociencia denominada ‘homeopatía’.

Vicente Baos Vicente (Madrid, 1958) es una de las caras más conocidas en los programas que tratan de desenmascarar la homeopatía. Para Baos, que ejerce la medicina de familia en Madrid, “la intuición, la sensación y la creencia son el caldo donde se alimenta el pensamiento mágico. Ese es el terreno abonado para las pseudoterapias”. Según él, lo mejor para combatirlas es el desprestigio social.Vicente Baos en su consulta de atención primaria en Collado Villaba Madrid

‘Lo similar cura lo similar’ y ‘la dilución incrementa la potencia’ son dos de las principales doctrinas de la homeopatía, pseudoterapia que se fundamenta en la administración de cantidades infinitesimales de sustancias que, si se aplicaran en grandes proporciones a un individuo sano, producirían los mismos síntomas que se pretenden combatir. Se supone que estos productos son más efectivos cuanto más diluidos están.

La forma más habitual de preparación de una dilución homeopática es mezclar 1 mililitro de la sustancia original con 99 mililitros de agua. De esa dilución de 1 CH (Centesimal de Hahnemann), se coge de nuevo 1 ml y se repite la operación; así se consigue una dilución de 2 CH. Cuando este proceso se ha reiterado 10 o 12 veces, no se cuenta con ninguna molécula del principio activo. Son normales los medicamentos homeopáticos con diluciones de 30 CH.

Vicente Baos lleva años utilizando el método científico para luchar contra esta pseudomedicina. Como miembro de la red de expertos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), es un firme detractor de la homeopatía.

¿Hay alguna prueba de que la medicina homeopática funcione?
Los estudios que publican –en revistas del ámbito homeopático que ellos mismos financian y editan– son, en general, de nula relevancia. Crean un montaje absolutamente caótico de física avanzada con fantasías. Su teoría es que, dado que las ultradiluciones van más allá del número de Avogadro y no hay molécula para dar una justificación a la memoria del agua, algo hay que actúa aunque no sepan ni definirlo bien. Incluso existe una revista editada por ellos que se llama International Journal of High Dilution Research. Por supuesto, ninguna revista de prestigio científico publica nada que justifique que la homeopatía tiene algún mecanismo de acción.

¿Todos esos estudios de los que hablan tienen alguna consistencia?
En primer lugar, no poseen ninguna implicación clínica, y además habría que cuestionarlos metodológicamente. Los 1.500 trabajillos de los que siempre hablan no tienen ninguna evaluación fuera de su propio ámbito. Ellos se citan a sí mismos y se alimentan de sus propias investigaciones. Fuera de ellas todo el mundo que las conoce sabe que no valen para nada.

Entonces, ¿por qué tanta gente cree en la homeopatía?
Esa es la gran pregunta, pero podría ser la misma para la religión, ¿por qué tanta gente cree en ella? El ámbito de las creencias y de los mecanismos que justifican efectos en las personas es un interesantísimo mundo fuera del ámbito científico donde se mezcla la neurociencia y el efecto placebo. Esto lo saben los que practican terapias alternativas, lo aprovechan y de eso se alimenta el efecto social. No obstante, el método científico no encuentra nada en la homeopatía; eso se puede afirmar con toda rotundidad.

¿Puede ser un problema de educación?
Educación no es. Incluso creo que la gente con menos educación formal es más cauta y menos creyente. A veces se da un fenómeno contrario: a mayor nivel de formación, más crédulos son en esto. De hecho, gente muy preparada cree en la homeopatía. ¿Falta cultura científica? Mucha. ¿Esto solo se arregla dando más cultura científica? No. Alrededor de la intuición, la sensación, la creencia es donde se alimenta el pensamiento mágico, muy presente a lo largo de la historia de la humanidad. Ese es el terreno abonado para las pseudoterapias, el pensamiento de que ‘yo creo en ello y a mí además me va bien’.

¿Cómo podemos luchar contra esta epidemia?
El desprestigio social es lo que funciona. Convencer a un homeópata de que lo suyo no es nada resulta imposible porque es una creencia arraigada y la gente tiende a evitar las disonancias cognitivas, es decir, a rechazar lo que va en contra de sus creencias más profundas. Un ejemplo serían las famosas pulseritas Power Balance, la gente que las usaba empezó a no hacerlo cuando se creó la sensación de que era un poco ridículo. La inmensa mayoría de la gente lo abandonó, independientemente de si antes creía que hacía algo o no. Pero si el pensamiento social es crítico, algo se abandona y se olvida. Aunque habrá otra cosa que salga, eso es inevitable.

Los que criticamos la homeopatía pensamos que hasta ahora ha habido un pensamiento social permisivo, con la idea de que si no hacía daño, daba igual. Creemos que eso es abrir la puerta al pensamiento mágico en la salud y puede provocar que mucha gente abandone terapias formales por estas supercherías. Nos parece muy peligroso, la sociedad debe tener muy claro lo que puede esperar de la ciencia y sobre lo que la ciencia no tiene respuesta.

¿Hace falta alguna formación específica para prescribir homeopatía?
No está regulado. Si un médico homeópata te lo recomienda, vas a la farmacia y lo compras. De la misma manera, si vas a una farmacia y dices que quieres un producto homeopático, te lo dan. Incluso podrían recomendártelo. Su venta no tiene ninguna restricción, son productos alegales. Se rigen por una regulación del año 94 que permitía su venta y consumo, pero no poseen una regulación según su análisis. Así empezó nuestra queja, porque la regulación que los igualaba a los medicamentos formales indicaba que solo tenían que demostrar su calidad, no su eficacia ni para qué enfermedades están indicados. Eso requiere un ensayo clínico y ellos no lo quieren. Con lo cual se les llama medicamentos y no lo son.

¿Cómo puede tener una regulación algo que no cumple ninguno de los criterios que se le pide a un medicamento?
Llámenlos productos, sustancias, lo que quieran, pero nunca medicamentos. El problema es que eso viene en la Ley general del medicamento y en la Regulación europea, que lo incluyó como un tipo de ‘medicamentos’ especiales. La denuncia no va en contra de España, sino que realmente es uno de los absurdos más grandes que hay en la regulación europea de productos para la salud, ya que no debería incluir algo que no es nada. La culpa la tienen evidentemente los lobbies que lo autorizaron en su tiempo, que fundamentalmente provenían de Alemania y Francia. En España su consumo es legal, pero no han pasado por el filtro que obliga la ley a través de la Agencia Española del Medicamento, que regula, analiza y registra esos tipos de productos.

¿Se sabe cuánto factura al año la industria homeopática?
Siempre salen las cifras de Boiron, que es la empresa sobre la que más se habla, pero no es la única, ni mucho menos. Parece que su facturación en España es de 25 millones de euros. Piensa que es una facturación de mínimo gasto, su producción es muy barata, azúcar y agua. Son todo ganancias…

La semana pasada Boiron ofreció una rueda de prensa que pretendía dar cuenta del ataque que, según ellos, está sufriendo la homeopatía. ¿Cree que empiezan a temer que cale su falta de evidencia?
Exponiéndose públicamente muestran sus debilidades, así que esperamos que sigan así. Se vio el ridículo que hicieron en cuanto hubo preguntas un poco comprometidas. Realmente me imagino que sí están nerviosos, porque antes vivían en un anonimato muy confortable. Nadie hablaba de esto y se iba vendiendo. Pero como afirma Edzard Ernst, experto en la evaluación crítica de todos los aspectos de la medicina alternativa, “no es una guerra contra la homeopatía, es una lucha contra la desinformación pública”. Nosotros no estamos en contra ni queremos que se prohíba, pero sí que la gente conozca bien qué es y actúe en consecuencia y con responsabilidad.

¿No existe nada más allá del efecto placebo?
Hay que tener en cuenta que el efecto placebo es algo tremendamente complejo de estudiar porque induce modificaciones en la propia biología. Además, por cuestiones éticas, el placebo está prohibido en medicina. Por eso no existe ningún preparado en la farmacia que se llame ‘placebato’ y que yo pueda prescribir para propiciar tal efecto. La diferencia es que una sustancia que afirma una supuesta curación debe tener un mecanismo de acción, si no, es magia potagia.

Es como si hablamos de la empatía como mecanismo terapéutico, que claro que existe. Un paciente se siente mejor si es atendido por un médico que es amable y comprensivo que si es atendido por un borde. En las relaciones terapéuticas la empatía es una pieza clave. Pero otra cosa es engañar a un paciente con una pastilla de agua y azúcar. Es mentira que los médicos homeópatas sean más humanistas. Ellos cobran dinero y viven de ello, por lo que van a defenderlo a capa y espada.

En relación con su argumento sobre la memoria del agua, ¿no tiene suficiente memoria como que para cualquier gota de cualquier grifo no pudiera considerarse homeopática?
La historia de la memoria del agua se encuentra en el principio de los tiempos homeopáticos, con Samuel Hahnemann. El tema es que, en el siglo XX, científicos quisieron demostrarla, como el famoso Jacques Benveniste, que fue el que hizo más pruebas. Pruebas que fueron desmontadas todas en el momento en que otros físicos hicieron un análisis de sus estudios. Más recientemente, científicos muy prestigiados como Luc Montaigner, uno de los codescubridores del virus del sida, ha seguido investigando en este tema, con nulos resultados, aunque lo paseen de un sitio a otro como el nuevo mesías de la homeopatía.

La memoria del agua es un concepto que no tiene ninguna base y cualquier físico o químico bien formado lo desecha inmediatamente. Hablar de una dilución de 30CH es hablar casi de la probabilidad de encontrar una molécula en toda el agua contenida en el planeta tierra. Es decir, absolutamente absurdo.

¿Cómo valora el tratamiento que los medios hacen de la homeopatía?
Lamentablemente, durante años muchas revistas llamadas femeninas han dado pie a la medicina natural, a la homeopatía y a todas estas tonterías. De ahí su popularidad. Afortunadamente cada vez hay más información científica de calidad y poco a poco se va difundiendo a través de los medios generalistas. Aunque lamentablemente todavía existe ese modelo de equidistancia periodística (a favor y en contra) y, como cada uno repite sus argumentos, no se llega a ninguna conclusión. Creo que hay cosas en las que la sociedad y los divulgadores se tienen que mojar. Hay temas que ya nadie cuestiona, por ejemplo, no verás en los medios a nadie que apoye la violencia de género. Pues en ciencia realmente existen barbaridades y parece que todavía hay que dar voz a la gente que las promueve. Pero se va avanzando… (Fuente SINC)

Relacionado: Sentencia del Gran Mandy sobre la homeopatíaAnaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura. Y si tienen 14 minutos libres disfruten con James Randi aquí.

Read Full Post »

Desmitifiquemos de una vez esta tontería de la dieta Detox. Y hagámoslo como hace SINC con la divulgación de un estudio publicado por la Unidad de Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili:

Después de una época de comidas pantagruélicas, la última tendencia en alimentación es el cleansing, basado en la depuración del organismo. En Sinc hemos consultado con especialistas en nutrición sobre su eficacia y todos coinciden en que son puro marketing. No existe evidencia científica de que el cuerpo necesite una ayuda externa para ‘limpiarse’. Y advierten de sus riesgos: el consumo de suplementos sin supervisión sanitaria puede llevar a alteraciones metabólicas graves.

Ir al gimnasio, dejar de fumar o perder los dos kilos que hemos ganado en Navidad son algunos de los propósitos de año nuevo más comunes en la sociedad occidental. El problema suele ser que esos objetivos se quieren conseguir fácilmente, y a poder ser, ya.

De ahí que los gimnasios se llenen de nuevos suscriptores ausentes, que muchos vuelvan a fumar en unas semanas y que se recurra a las llamadas dietas ‘milagro’. En cuanto a los regímenes, cada temporada la industria da una vuelta de tuerca y ahora la moda está en ‘desintoxicarse’ para resetear el organismo y, de paso, adelgazar.

Son las llamadas dietas depurativas, basadas en el consumo de vegetales y frutas y en la exclusión de productos de origen animal. “Aunque hay cierta variación, son bajas en energía y pobres en algunos nutrientes”, indica a Sinc Amelia Martí del Moral, catedrática del departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra.

Como explica en su página web una de las empresas españolas dedicadas a la venta de los productos necesarios para seguirla, “hacer cleansing es limpiar tu organismo a través de una alimentación sana y equilibrada que ayuda a eliminar las toxinas. Estas toxinas pueden entrar en nuestro organismo a través del aire, alimentos, agua o piel”.El hígado no necesita dieta detox

Resumiendo, que una forma de vida poco saludable ‘contamina’ nuestro cuerpo. Y la promesa de alcanzar resultados rápidos y fáciles atrae especialmente el interés del consumidor tras periodos festivos como la Navidad. Además, numerosas celebrities han dado a conocer este tipo de dieta convirtiéndola en tendencia.

Sin embargo, la mayoría de los expertos en nutrición luchan contra sus argumentos. Uno de los mayores detractores de las dietas detox en el mundo es Edzard Ernst, profesor emérito de Universidad de Exeter (Reino Unido), que ha dedicado su investigación a la evaluación crítica de todos los aspectos de la medicina alternativa.

“El término detox no es más que un truco de marketing. De ninguna manera estas dietas eliminan toxinas, como su nombre indica”, afirma a Sinc Ernst, centrado en demostrar la fiabilidad de este tipo de terapias.

Sus seguidores se aferran al objetivo de depurar su cuerpo eliminando dichas toxinas y compensar el inadecuado estilo de vida que han llevado hasta entonces. Nada más lejos de la realidad. Actualmente, no existe certeza sobre que el organismo necesite una ayuda externa para su ‘limpieza’.

Según Martí del Moral, “los alimentos pueden contener algunos contaminantes químicos en niveles bajos”, pero nuestro organismo se depura por sí solo, gracias al trabajo del hígado (metabolización) y del riñón (eliminación), que mantienen a raya los posibles efectos de esa contaminación.

Principalmente se trata de residuos de productos que se utilizan en los cultivos o se administran a los animales para prevenir enfermedades, como pesticidas y residuos medicamentosos. También los residuos ambientales de actividades industriales o mineras pueden pasar a los alimentos (metales pesados, nitratos y dioxinas).

Además, podemos ingerir toxinas naturales que se producen en algunos alimentos (como las micotoxinas de hongos) o sustancias que se originan en el procesado industrial de los alimentos (acrilamida, bisfenol A, talatos). “No obstante, nuestro organismo dispone de sistemas de órganos muy eficaces para su eliminación”, asegura Martí.

Poca evidencia científica
Según los expertos consultados de la Unidad de Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili, Nuria Rosique, Guillermo Mena, Nerea López, Nancy Babio y Jorge Salas, “para afirmar que las dietas detox facilitan la pérdida de peso y ejercen cambios beneficiosos en el organismo, es imprescindible realizar múltiples estudios que específicamente evalúen y confirmen dichos efectos a corto y largo plazo”.

Sin embargo, hasta la fecha pocas investigaciones han evaluado los resultados y la seguridad de dichas dietas o la amplia variedad de productos comerciales para alcanzar estos propósitos. Para Ernst “no hay una pizca de evidencia; son pura charlatanería. En ningún caso pueden desintoxicar el cuerpo”.

“Hay evidencia preliminar que sugiere que ciertos alimentos pueden tener propiedades de desintoxicación, aunque la mayoría de estos estudios se han realizado en animales y no se pueden trasladar directamente al organismo humano, mucho más complejo y mejor equipado”, subraya por su parte Martí.

Jorge Salas también es contundente sobre la falta de pruebas científicas. “Son testimonios personales los que frecuentemente describen los beneficios de una dieta depurativa, especialmente sobre la pérdida puntual de peso, lo que puede deberse al mero hecho de cambiar de un consumo habitual de productos procesados (ricos en grasas, azúcares añadidos y sal), a los productos llamados detox, compuestos casi exclusivamente de frutas y verduras”.

La supuesta depuración del organismo no causa una pérdida de peso por sí misma, si no la restricción calórica severa que la acompaña. “La escasez calórica y nutritiva de las dieta detox puede fácilmente desencadenar una recuperación del peso inicial cuando se retoma el consumo de los alimentos habituales, entre ellos productos procesados”, continúa Salas.

¿Por qué son tan populares entonces? “El marketing es muy inteligente y la gente quiere creer que puede ‘pecar’ sin remordimientos o consecuencias”, dice Ernst. Parecido opina Martí del Moral: “El auge de las dietas depurativas se debe quizá a su promesa de purificación y redención, que son ideales profundamente arraigados en la psicología humana”.

Es más, la experta considera que teniendo en cuenta el coste económico, las afirmaciones sin fundamento y los posibles riesgos para la salud de los consumidores de productos de desintoxicación, “deben ser desaconsejadas por profesionales de la salud”.

Consecuencias para la salud
Aunque existe una amplia variedad de dietas detox, la gran mayoría abarca desde periodos de ayuno totales a dietas basadas en caldos, batidos de frutas y verduras, incluyendo algunas de ellas el uso de laxantes, diuréticos y suplementos fitoterápicos.presunta ensalada detox

La duración de este tipo de dietas es variable, aunque la mayoría estás comprendidas entre 3 y 30 días. El objetivo principal del método detox es depurar el organismo y, secundariamente, conseguir una pérdida de peso.

“Una dieta se considera adecuada cuando está adaptada a las necesidades fisiológicas y nutricionales de cada individuo. Puesto que las dietas détox están recomendadas abiertamente a cualquier persona, independientemente de las características individuales, por definición no se puede considerar adecuada para toda la población”, afirma Jorge Salas.

Los expertos se ponen de acuerdo sobre la importancia de considerar los posibles efectos secundarios de la eliminación de grupos de alimentos tan importantes como los cereales integrales, legumbres o lácteos durante periodos de tiempo prolongados, algo perjudicial especialmente para niños y adolescentes, mujeres embarazadas o en período de lactancia y personas mayores.

Salas advierte también sobre la utilización de suplementos en estas dietas sin supervisión de un profesional sanitario cualificado, “lo que puede llevar a alteraciones metabólicas severas, causando incluso la muerte; tal como le ocurrió a un español de 50 años que seguía una dieta de ‘limpieza del hígado’ suplementada con manganeso”.

Así que, si crees que has maltratado tu cuerpo estas navidades y necesitas mejorar tus hábitos, la clave está en una alimentación variada con cantidades adecuadas de frutas, verduras, legumbres, granos, grasas saludables y proteínas vegetales; y la práctica de ejercicio físico regular. Esa es la mejor fórmula para alcanzar tus propósitos de 2016.

¿Nuestra dieta actual intoxica el organismo?
Los llamados test de toxicidad, muy populares entre las casas comerciales de productos depurativos, son unos cuestionarios sin validez científica para “evaluar la cantidad de toxicidad del cuerpo”, sin hacer distinción del tipo o procedencia del “tóxico”.

El propio interesado utiliza una puntuación para evaluar subjetivamente si en los últimos 30 días ha padecido algunas de las múltiples dolencias por las que se pregunta, según si las ha sufrido “ocasionalmente”, “frecuentemente” o “nunca o casi nunca”. El objetivo es evaluar las supuestas mejoras de la salud tras una dieta detox.
Aunque esté claro que el propósito de las dietas depurativas es eliminar las supuestas ‘toxinas’ acumuladas en diferentes órganos del cuerpo, el término ‘toxina’ en estas dietas no queda realmente definido.

Indudablemente, los alimentos que incorporamos en nuestra dieta diaria contienen toxinas naturales, contaminantes orgánicos persistentes y metales pesados. Sin embargo, nuestro organismo dispone de sistemas de defensa y mecanismos propios para la eliminación de estos a través del riñón, hígado, piel, pulmones o el sistema gastrointestinal.

No se pierdan: Ser vegano es mala idea, Veganos y mala fertilidad, Mito y timo de los alimentos ‘ecológicos’, ¿Es bueno ser vegetariano?, Vegetariano, vegano y “dieta paleolítica”, El fraude de la Vitamina C contra el cáncer y Los veganos tienen dificultad para pensar.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: