Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/11/20

Nuestro amigo Anaxícrates, en un comentario sobre el libre albedrío, y haciendo referencia a un texto del libro “La Cabaña del tío Tom”, nos ha recordado un par de frases míticas del mismo: “Dios castiga a los que ama” y “Los últimos serán los primeros”. Pero es que, además, nos ha regalado esta reflexión: Teresa de Calcuta es el angel del Infierno

¿Puede haber algo más reñido con la vida, con el exquisito funcionar del universo y con las más elementales normas de humanidad que la frase “Dios castiga a quien ama”? ¿Puede haber algo más cercano a la locura sádica que castigar al que se ama? ¿Puede haber algo más cercano a la enfermedad mental que crearse un dios que primero castiga al que ama, para luego subvertir todo, de modo que los últimos serán los primeros? Prometerlo para una vida después de la muerte es crear una religión antinatural. Una religión que odia la vida.

Prometer tal subversión en el único mundo conocido es, no sólo una hipocresía que ayuda a los injustos y conforma a los oprimidos. También es el pasaporte a la guerra permanente, donde los últimos son últimos por designio de dios, pero tienen el derecho, también por el mismo dios a ser los primeros, ignorando que las revoluciones sociales son siempre acompañadas por la barbarie y la tragedia.

¿Qué persona ilustrada en estas cuestiones puede seguir a este dios, a menos que se le haya hecho un lavado profundo de cerebro, donde la estupidez se premia con la vida eterna?

Hay que leer: La religión más absurda de la humanidad y La Ciencia salvó mi alma.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: