Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for octubre 2019

Asco de religión (IV)

Hoy he realizado esta fotografía de una valla publicitaria, en España, en el siglo XXI. Yo sigo pensando que me gustaría más que dios se ocupase de mi cuerpo hoy debido a mis méritos de bondad y solidaridad en este mundo, porque para el alma ya intentaré hacer los méritos en el “más allá”. Un negocio en el que te piden sumisión hoy para “salvarte de no sé qué” el día de mañana, es fraudulento y debería estar perseguido (aunque con la gran cantidad de meapilas en el mundo, bastante tenemos en occidente con que no nos persigan a los ateos, cosa que ya hicieron en épocas de mucha incultura)

Lo más perverso de las religiones siempre fue el hecho de inventarse a un dios y, después, los inventores autonombrarse gestores de su “palabra” (pretenden ganar veracidad si se basa en textos antiguos). Modernamente, la perversión se enquista alrededor del cuello de los creyentes, privando de riego sanguíneo a su machacado cerebro con el viejo invento del “alma”.

¿Qué es el alma? Nada. No existe, por mucho que hayan tergiversado la noticia de Sir Roger Penrose en la que ponen en su boca la “demostración de su existencia”. Ni 21 gramos, ni cámara Kirlian, ni zarandajas. El negocio más fructífero del mundo siempre fue el de “pastorear almas” cuando lo que verdaderamente han hecho siempre los ensotanados es controlar cuerpos con esa excusa. De esta manera llegamos al siglo XXI con gran cantidad de curas que siguen imponiendo su anacrónica moral a la sociedad, con la inacción de los gobiernos de izquierdas porque la población es mayoritariamente subnormal todavía, o con la invasión de los derechistas decretando banderas a media asta en los cuarteles del ejército por la “muerte de cristo”. Hay que joderse.

Tengamos claros los conceptos: ¿A dónde van las “almas” de los perros? ¿Al cielo de los perros? ¿O es que esos animales no tienen alma? ¿Cuándo se introduce el alma en el cuerpo del hombre? Lo digo porque me cuesta mucho trabajo pensar que, cuando el hombre no era más que un arbóreo primate no tenía alma y ahora sí. ¿En qué momento de la Evolución decidió dios insuflar el alma al ser humano? ¡¡Ajá!! Resulta que los “libros sagrados” no se esperaban esto de la Evolución.

Aún así, la secta católica se apoya en la tradición, y haber incrustado en los genes de sus seguidores la idea básica de que “las cosas de dios se creen, no se razonan”. ¡Vaya, así cualquiera mantiene un negocio que no quiebra jamás! (el negocio de “cuidador de almas” o ensotanado): “Yo invento a un dios, y tú te lo crees. Yo invento un alma, y tú te la tragas. Y después me erijo en el que manipula tu vida para mayor gloria, no de dios -que no existe- sino de mi negocio”.

Para aclarar las cosas, disfruten de los 3 mejores minutos de “El ala oeste de la Casa Blanca”


Relacionados: Catolicismo, Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años, USTASHA: criminales del siglo XX, Corrupción en el Vaticano, El Papa y sus delitos, El estado Vaticano, Ateísmo ES moralidad, ¿En qué cree la Iglesia?, Curas pederastas, El Papa Benedicto XVI y “su moralidad” y Pederastas y violadores.

Read Full Post »

El mundo se desploma

El cambio climático tal vez llegue tarde para acabar con las diversas sociedades del planeta, y es que se están conjugando todas las circunstancias posibles para que todo explote por los aires. Veamos:

En Europa, los británicos abandonan la Unión Europea para dirigirse al encierro en su propia cueva. Alemania se resiste a la inversión pública para evitar la recesión, y los líderes fascistas van “invadiendo” poco a poco los parlamentos democráticos (y ya gobiernan en Hungría, Polonia y algún que otro país).

En Sudamérica se ha adueñado del país más extenso un indeseable como Bolsonaro, al que le importan tres pitos lo que pueda sucederle a su entorno con tal de hacerse más rico (no sé en qué planeta se podrá gastar el dinero cuando la Tierra se degrade tanto al paso que va). También vemos estos días que el aprendiz de dictador Lenin Moreno está destrozando Ecuador cuando lo había heredado al alza de Rafael Correa. Y en Perú, Venezuela y Argentina, por distintos motivos, las convulsiones sociales se eternizan.

En Norteamérica, México no sale de la corrupción institucional en la que se encuentra desde hace décadas. USA ha elegido a la persona ideal para acabar con este mundo, un ególatra indocumentado capaz de pelearse con todo el mundo imponiendo aranceles económicos a todo producto extranjero (aunque sus votantes campesinos deban comerse su propio maíz por no tener salida). Canadá vuelve a las andadas con los problemas secesionistas.

En Oriente Medio, las guerras que siempre han existido se recrudecen, con Turquía, Siria, Iráq, Irán, Yemen… y los israelíes esperan el visto bueno de It (el pelirrojo bravucón supremacista) para intervenir.

En Asia, Cachemira acabará provocando la guerra entre Pakistán e India, algo inevitable que se verá acelerado con el deshielo de glaciares himalayos y la consiguiente falta de agua.

En África no ocurre nada que no ocurriera ya antes: miseria, hambrunas, guerras, emigración, explotación… Si antes no tenían solución, en el futuro (con estas perspectivas) tampoco.

No cabe duda que detrás de cada contendiente en los conflictos se hallan las diversas superpotencias (cada una apoyando a su “bando”), pero todas gobernadas por los peores políticos que a lo largo de la Historia podían coincidir gobernando. Y como son tan ineptos, no quieren ver que un mundo destrozado nos afecta a todos. Antiguamente se decía que una guerra nuclear no la podía ganar nadie, y por eso no se emplean bombas atómicas en las guerras actuales. Y la panda de indocumentados que maneja el mundo sigue sin darse cuenta que una guerra económica como la que estamos comenzando acabará con nuestra sociedad (sea occidental u oriental).

Por eso, vuelvo al principio: No importa el cambio climático, importa más que desaparezcan cuanto antes los Trump, Putin, Jonnson, Bolsonaro, Macri, Moreno, Maduro, Jamenei, Netanyahu, Salvini…Mientras esta fiebre colectiva de gobernantes guerreros nos dirija, la preocupación por el cambio climático no puede ser ya el primer objetivo de quienes nos mostramos verdaderamente preocupados por la situación actual. Tenemos muy difícil poder decidir, pero en lo que esté en nuestras manos, no permitamos que esta gentuza se ría de nosotros, convenzamos a nuestros vecinos de lo que se avecina para que no se despisten y se dejen embaucar por tipejos de esta calaña.

La Tercera Guerra Mundial que traerán las religiones puede que también llegue tarde ante la Primera Guerra Comercial Mundial.

Relacionados: El fascismo cercano y Negacionista: ¿Hasta cuándo lo serás?

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: