Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/07/18

“Cuando uno se acuesta lechón, se levanta cerdo”. Digo esto por la mujer que, con un cáncer de mama (tumor en el pecho), se puso en manos de un curandero, y el resultado ha sido llegar tarde a ser tratada por la Medicina y su fallecimiento. Así lo ha contado el oncólogo Joaquim Bosch, del Hospital Universitario Dr. Josep Trueta, de Girona.

Bosch recibió a la paciente con el pecho en estado de putrefacción y compartió el caso en su cuenta de Twitter para denunciar el uso de las pseudociencias.

La mujer acudió a urgencias por sufrir alta fiebre y fue entonces cuando, tras ver el estado del pecho -con el tumor ya expandido hasta la piel-, el equipo médico le preguntó por su tratamiento.

La paciente entonces relató la explicación del curandero: “eso es bueno, porque el tumor está saliendo hacia fuera y se está oxigenando o el cuerpo lo está expulsando. Le estaba engañando de una forma muy destacable”.

“Es importante denunciar ese tipo de prácticas que pone en peligro a los pacientes. A veces no somos conscientes hasta qué grado de creencia pueden tener los pacientes en terapia natural”, explicó el doctor Bosch.

Bosch explicó que, aunque la familia tenga derecho a denunciar al curandero, “en esas situaciones, como médicos, tenemos que ganarnos la confianza del paciente y entrar en si tienen que denunciar o no, no es el mejor escenario. Al paciente, cuando le dicen que no era verdad, piensa ‘cómo me he podido engañar así'”.

No es el primer caso en el que un paciente reniega o abandona la quimioterapia por remedios naturales. Uno de los casos más conocidos fue el de Mario Rodríguez, que abandonó el tratamiento para la leucemia. “Un paciente muchas veces está en una situación vulnerable y de defensa psicológica baja. Es una forma que tiene el paciente para afrontarlo y puede venir una persona segura, charlatán, y manipularlo”, explicó Bosch.

“Cada vez hay más curanderos de este tipo que han visto una zona de negocio. Habrá naturópatas que sean conscientes que estas cosas son graves y mandarán a los pacientes al oncólogo y receten sus opciones como complemento. Pero hay otros que intentan evitar que el paciente vea al oncólogo”, concluyó.

Cualquier persona, como le pasó a Steve Jobs, tiene derecho a hacer el ridículo. Pero si su nivel de Escepticismo es alto y cultivado, ese ridículo sólo se vería al derramarse una cerveza en los pantalones… ¡pero nunca al perder la vida!

Obligatorio leer: Pseudociencia en Oncología, Las creencias asesinas y abusivas, La Psicología científica y las pseudopsicologías, Cáncer y pseudomedicinas y sobre todo El fraude de la VitaminaC contra el cáncer.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: