Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26/04/18

Lo más perverso de las religiones siempre fue el hecho de inventarse a un dios y, después, los inventores autonombrarse gestores de su “palabra” (pretenden ganar veracidad si se basa en textos antiguos). Modernamente, la perversión se enquista alrededor del cuello de los creyentes, privando de riego sanguíneo a su machacado cerebro con el viejo invento del “alma”.

¿Qué es el alma? Nada. No existe, por mucho que hayan tergiversado la noticia de Sir Roger Penrose en la que ponen en su boca la “demostración de su existencia”. Ni 21 gramos, ni cámara Kirlian, ni zarandajas. El negocio más fructífero del mundo siempre fue el de “pastorear almas” cuando lo que verdaderamente han hecho siempre los ensotanados es controlar cuerpos con esa excusa. De esta manera llegamos al siglo XXI con gran cantidad de curas que siguen imponiendo su anacrónica moral a la sociedad, con la inacción de los gobiernos de izquierdas porque la población es mayoritariamente subnormal todavía, o con la invasión de los derechistas decretando banderas a media asta en los cuarteles del ejército por la “muerte de cristo”. Hay que joderse.

Tengamos claros los conceptos: ¿A dónde van las “almas” de los perros? ¿Al cielo de los perros? ¿O es que esos animales no tienen alma? ¿Cuándo se introduce el alma en el cuerpo del hombre? Lo digo porque me cuesta mucho trabajo pensar que, cuando el hombre no era más que un arbóreo primate no tenía alma y ahora sí. ¿En qué momento de la Evolución decidió dios insuflar el alma al ser humano? ¡¡Ajá!! Resulta que los “libros sagrados” no se esperaban esto de la Evolución.

Aún así, la secta católica se apoya en la tradición, y haber incrustado en los genes de sus seguidores la idea básica de que “las cosas de dios se creen, no se razonan”. ¡Vaya, así cualquiera mantiene un negocio que no quiebra jamás! (el negocio de “cuidador de almas” o ensotanado): “Yo invento a un dios, y tú te lo crees. Yo invento un alma, y tú te la tragas. Y después me erijo en el que manipula tu vida para mayor gloria, no de dios -que no existe- sino de mi negocio”.

A ver, ¡¡¡Que algún creyente explique al mundo la diferencia entre sus creencias y el perverso montaje que muestro a continuación!!!:

Juan: Hola, yo soy Juan y ésta es María.
María: Hola, estamos aquí para invitarte a besarle el culo a Hank con nosotros.
Yo: ¿Cómo? ¿De qué estás hablando? ¿Quién es Hank? ¿y por qué tendría que querer besar su culo?
Juan: Si tú besas el culo de Hank, te da un millón de dólares; y si no lo haces, te cubre de mierda.
Yo: ¿Cómo? ¿es que es alguna clase de extraño pervertido?
Juan: Hank es un multibillonario filántropo. Hank construyó este pueblo. Hank posee este pueblo. El puede hacer lo que quiera, y lo que quiere hacer es darte un millón de dólares, pero no puede si tú no besas su culo.
Yo: Eso no parece tener mucho sentido. ¿Por qué…
María: ¿Quién eres tú para cuestionar los deseos de Hank? ¿Es que no quieres el millón de dólares? ¿Es demasiado un pequeño beso en el culo?
Yo: Bueno quizás, si es legítimo, pero…
Juan: Entonces vamos a besar el culo de Hank.
Yo: ¿Besáis el culo de Hank frecuentemente?
María: Oh si, continuamente.
Yo: ¿Y os ha dado el millón de dólares?
Juan: Bien, aun no. No se puede recibir el dinero hasta que no marchas del pueblo.
Yo: Entonces, ¿por qué no os marcháis del pueblo y recibís el millón de dólares?
María: No puedes marcharte del pueblo hasta que Hank te lo diga, o de lo contrario no recibes el dinero y él te cubre de mierda.
Yo: ¿Conocéis a alguien que haya besado el culo de Hank, que haya marchado y que después haya regresado con el dinero?
Juan: Mi madre le besó el culo a Hank durante años. Ella se marchó el año pasado y estoy seguro que tiene el dinero.
Yo: ¿Has hablado con ella desde entonces?
Juan: Por supuesto que no, Hank no lo permite.
Yo: Entonces ¿cómo sabes que tiene el dinero si no has hablado con nadie que lo haya recibido?
María: Bueno, antes que abandones quiero darte una pequeña muestra. Tal vez tengas un accidente, tal vez ganes un pequeño premio en la lotería, tal vez encuentres un billete de veinte dólares en la calle.
Yo: ¿Y qué tiene eso que ver con Hank?
Juan: Hank tiene ciertas “conexiones”
Yo: Lo siento, pero esto suena como si fuera un extraño juego de consola.
Juan: Pero es un millón de dólares, ¿puedes realmente arriesgarte? Y recuerda, si no le besas el culo te cubre de mierda.
Yo: Tal vez si pudiera verle, hablar con él, tener detalles sobre él…
María: Nadie ve a Hank, nadie habla con él.
Yo: ¿Entonces cómo le besáis el culo?
Juan: En ocasiones únicamente le mandamos un beso y pensamos en su culo. Otras veces besamos el culo de Karl y él se lo transmite.
Yo: ¿Quien es Karl?
María: Un amigo nuestro. Él es quien nos ha hablado sobre besar el culo de Hank. Todo lo que tenemos que hacer es invitarlo a comer de vez en cuando.
Yo: ¿Y vosotros habéis creído sus palabras cuando ha dicho que existe un Hank, que Hank quiere que le beses el culo y que te recompensará?
Juan: ¡Oh no! Karl tiene una carta de Hank de hace mucho tiempo donde lo explica todo. Aquí tienes una copia para ti, míralo por ti mismo:

Del escritorio de Karl.-
1 Besa el culo de Hank y él te dará un millón de dólares cuando te marches del pueblo.
2 Bebe con moderación
3 Cubre de mierda a aquéllos que no sean como tú.
4 Come bien.
5 Hank dictó esta carta él mismo.
6 La Luna está hecha de queso verde.
7 Todo lo que dice Hank es cierto.
8 Lávate las manos después de ir al baño.
9 No uses alcohol.
10 Come tus salchichas en bollos, sin condimentos.

Yo: Esto está escrito en papel con el membrete de Karl
María: Hank no tiene papel.
Yo: Tengo la impresión que si lo comparamos encontraremos que ésta es la letra de Karl.
Juan: Por supuesto, pero Hank lo dictó.
Yo: ¿Pensaba que decíais que nadie puede ver a Hank?
María: No ahora, pero hace tiempo hubo algunas personas.
Yo: Pensaba que decíais que era un filántropo. ¿Qué tipo de filántropo cubre de mierda a la gente sólo porque sean diferentes?
María: Eso es lo que Hank quiere, y Hank siempre está en lo cierto.
Yo: ¿De dónde has sacado eso?
María: El punto 7 dice que: “Todo lo que dice Hank es cierto” ¡esto es suficiente para mí!
Yo: Quizás vuestro amigo Karl hizo las normas el mismo.
Juan: ¡Imposible! el punto 5 dice: “Hank dictó esta carta él mismo”. Al mismo tiempo, el punto 2 dice “Usa el alcohol con moderación” el punto 4 dice “Come bien” y el punto 8 dice “Lávate las manos después de ir al baño”. Todo el mundo sabe que esto es cierto, por lo tanto, todo lo demás debe ser cierto también.
Yo: Pero el punto 9 dice “No uses alcohol” lo cual entra en conflicto con el punto 2, y el 6 dice “La Luna está hecha de queso verde” lo cual no es cierto.
Juan: No existe contradicción entre los puntos 2 y 9, el segundo simplemente clarifica el primero. Y por lo que respecta al 6, tú nunca has estado en la Luna, así que no puedes hablar con seguridad.
Yo: Los científicos tienen claramente establecido que la Luna está hecha de roca…
María: Pero ellos no saben si la roca viene de la Tierra, o del espacio exterior, por lo que puede ser fácilmente queso verde.
Yo: Realmente no soy un experto, pero pienso que la teoría de que la Luna fue “capturada” por la Tierra ha sido descartada. Por otra parte, no saber de dónde viene la roca no la convierte en queso.
Juan: ¡Ajá! Acabas de admitir que los científicos cometen errores ¡pero nosotros sabemos que lo que dice Hank es cierto!
Yo: ¿Lo sabemos?
María: Por supuesto, el punto 5 lo dice.
Yo: Estáis diciendo que Hank siempre está en lo cierto porque la lista lo dice, la lista es cierta porque Hank la ha dictado, y sabemos que Hank la ha dictado porque la lista lo dice. Esta lógica circular no se diferencia en nada de decir que Hank es verdad porque lo dice Hank.
Juan: ¡Ya lo está comprendiendo! es reconfortante ver que alguien se está acercando a la forma de pensar de Hank.
Yo: Pero… oh, no te preocupes. ¿Cuál es el trato con las salchichas?
(María se sonroja)
Juan: Las salchichas en bollos, sin condimentos. Esta es la forma de Hank. Cualquier otra forma es incorrecta.
Yo: ¿Qué ocurre si no tengo un bollo?
Juan: No hay bollo, no hay salchicha. Una salchicha sin bollo es incorrecto.
Yo: ¿Sin salsa? ¿Sin mostaza?
María: (asombrada) Parece irremediablemente condenado.
Juan: (Gritando) ¡No hay ninguna ambigüedad en su lenguaje! ¡Cualquier tipo de condimentos está prohibido!
Yo: Entonces de una enorme pila de chucrut con algunas salchichas pinchadas en ella ni hablamos ¿no?
María: (Se pone los dedos en los oídos) No te estoy oyendo, nana nana nana.
Juan: (con cara de aversión) ¡Eso es repelente! no sé qué clase de demonio comería eso…
Yo: ¡Hank! El come eso todo el tiempo.
(María palidece)
Juan: (cogiendo a María) Bueno, si yo hubiera sabido que eras uno de esos no habría perdido mi tiempo. Cuando Hank te cubra de mierda yo estaré allí, contando mi dinero y burlándome. Yo besaré el culo de Hank por ti. Tú, comedor de salchichas sin bollo y devorador de chucrut.
(Al decir esto, Juan arrastró a María al coche que le esperaba y arrancó a toda velocidad)

Relacionado: Teología = Fraude

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: