Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/06/17

La secta católica se ha dotado de un número significativo de dogmas como para adormecer a un elefante con su cinismo. En nuestro mundo occidental la gente suele ser mayoritariamente católica. La mayoría de creyentes ni piensa en su secta porque ya la han abandonado, pero siguen declarándose católicos aunque “practiquen” poco su religión (sólo acuden a eventos familiares –comunión, bautizo, boda, entierro– y a algún desfile procesional de esos que su propio “libro sagrado” prohíbe pero que ellos han convertido en un rito tradicional de vergüenza intelectual.

Pero hoy voy a reflexionar sobre la imbecilidad que supone el dogma de la secta católica referente a la resurrección de la carne el día del juicio final. ¿Se ha parado a pensar algún creyente en lo que eso significa? Porque su credo lo dice bien claro: “Creo en la resurrección de la carne” (de los muertos el día en que su cristo venga a juzgar a cada humano).

¿Con qué edad resucitaremos? Esto es importante. ¿Vamos a resucitar con la edad a la que se falleció… Por ejemplo, a los 89 años con un cuerpo decrépito. ¿O podremos elegir la edad? Porque si voy a disponer otra vez de carne y huesos, yo me elijo resucitar con 25 años, con toda mi potencia sexual en su cénit.

Ciertamente, lo absurdo de creer conlleva tener que tragarse sapos como el de la resurrección. Son muchos los dogmas de la secta católica que no pueden superar el más mínimo análisis racional, por eso son dogmas. Se trata de que la gente se los trague sin rechistar, sin masticar, sin analizar, únicamente porque una vez creado el mito de dios, se necesita una estructura de profesionales de la religión que dominen a la población. ¿Cómo se consigue? Con miedo. Te amenazan con todos los males habidos y por haber para que sigas sus normas y así no sufrir esos males. ¡¡¡Eso es una perversión que, si dios existiera, la habría suprimido!!! No es justo, no es razonable y, deberíamos rebelarnos contra tanta gilipollez eclesiástica.

Pero hoy me he detenido en el tema de la resurrección de los muertos, con su cuerpo completo. Es un dogma. Ningún cura te explica a qué edad resucitarás, pero es muy entretenido (como un programa de humor) oír la respuesta de un ensotanado si se lo preguntas. ¿Os imagináis decenas de miles de millones de personas vivas a la vez? Y eso suponiendo que el día del juicio final llegase en este siglo, porque de lo contrario serían millones de millones de personas… ¿En qué estadio nos juzgará Dios? Ni en Maracaná, ni en el Camp Nou, ni en la Bombonera, ni en Wembley ni en todos los estadios de la galaxia juntos se puede congregar a tanta gente.

¿Y si resulta que resucitamos con la edad a la que morimos (89 años) y resulta que dios nos declara inocentes? ¿Voy a estar toda la eternidad sin poder follar?

Lo dicho, la resurrección de la carne es uno de los dogmas más disparatados de la secta católica. Y la lista es larga. Pero al menos puede servir este post para que quienes no dependemos del miedo para disfrutar de la vida podamos seguir disfrutando de las barbaridades intelectuales que se tragan los creyentes por su propia voluntad… ¡¡¡porque nosotros, los ateos, estamos hartos de enfrentarlos a sus propias contradicciones y ellos siguen sin bajarse del burro de la ignorancia!!! Allá ellos.

Ah, y para aquellos que no conozcan el largo recorrido de este blog respecto a la religión (que pueden leer en los más de 400 artículos publicados en el mismo), debo recordar que no estamos contra los creyentes. Uno es libre de creer en piedras, pero siempre estaremos contra quienes nos lancen esas piedras a nosotros. Llevar una piedra en el bolsillo no es delito (ni llevar un instrumento de tortura –una cruz– en el cuello), el delito se comete apedreando a quien no comulga con tanta imbecilidad como es la lista de los dogmas de la secta católica. La religión tiene que ser una droga a extinguir.

Como decía el gran Mandy: “La hipótesis de Dios carece de pruebas suficientes que la sustenten y, por tanto, no forma parte de mi vida ni de mi interés. Pero que se hace en nombre de Él y las catastróficas consecuencias que trae para la Humanidad SÍ son de mi interés”.

Relacionados: Dios No existe, Stephen Hawking niega la existencia de Dios, En busca del Unicornio y Neurología: “Dios no existe”.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: