Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 mayo 2017

Circunstancias personales me han llevado a constatar en primera persona algo con lo que resulta razonable estar de acuerdo y que yo siempre me postulé entre mis principios: “La dignidad del ser humano debe prevalecer”. Recordemos que los avances éticos son muy recientes en nuestra Historia. De hecho, la Declaración Universal de los Derechos Humanos no tiene ni un siglo de existencia.

Viene todo lo anterior a cuento de lo siguiente: Mi padre está muy mal, muy enfermo, con una degradación física y mental que lo ha convertido prácticamente en un vegetal. Quiero a mi padre. Pero, ¿es mi padre ese conjunto de órganos humanos atiborrados de medicamentos que yace hasta su extinción en una cama? ¿Es justo que su irreversible situación conlleve al agotamiento de mi madre y al desquiciamiento propio y de mis hermanos? Mi padre, en su sano juicio, no querría eso.

Hace unos días salió de su enésimo ingreso en el hospital, y el médico que lo atendía nos expuso que decidiéramos nosotros (la familia) respecto a una prueba que podría necesitar pero que él no recomendaba. Y no la hemos hecho.

Hemos ido rotándonos en los últimos años los hermanos para ayudar en las tareas de mantener a mi padre con vida, sufriendo junto a él su propio aspecto cadavérico y su cuerpo degenerado al que no paran de administrarle sueros, pastillas y pinchazos. ¿Para qué? ¿Para cumplir con el juramento hipocrático? ¿No debería llegar el momento de modernizar ese antiguo juramento para adaptarlo a lo que hoy sucede?

¿Y qué sucede hoy? Pues que gracias a los avances médicos hemos ganado en calidad de vida, en esperanza de vida, hemos vencido a muchísimas enfermedades. Conocemos el mapa del genoma humano, y casi todo el mundo llega a viejo, y a muy viejo.

Mi experiencia personal ha visto que la Medicina está muy por encima de las propias facultades humanas. ¿Hasta qué punto es ético mantener con vida a un irreversible vegetal que sólo puede sufrir y provocar sufrimiento sin posibilidad de recuperación? Sin los avances médicos, mi padre estaría descansando y el resto de la familia también. Y lo más curioso es que, si tuviera conciencia, él exigiría ser tratado dignamente y no ser mantenido como está ahora.

No pido la muerte para nadie, y menos para mi padre. Pero pienso que la Medicina ha superado en avances a la Sociedad. Un tratamiento paliativo (para evitar dolor) y dejar que los acontecimientos dicten por sí solos el devenir de la vida de alguien que ya no es alguien (sino “algo”) sería más… ¡humano!

De todo lo anterior jamás tendrán la culpa los profesionales de la Medicina (que cumplen –y muy bien– con su obligación) Es algo que va más allá, es una cuestión de avanzar socialmente hasta alcanzar a la Medicina. Un testamento vital, una condición humana digna, no implicaría eutanasia, simplemente vida, sí, vida para todos y descanso para el sufrimiento. Hablo de Ética, de voluntad política, de debate intelectual.

Ah, y para los que todavía sostienen que la vida es un don de dios y la quita dios, he de decirles que la manera en la que dios le está quitando la vida a mi padre es para odiar a dios durante toda la eternidad (y más pensando en cómo dejaron este mundo genocidas como Franco o Pinochet). Ni mi padre se merece esto, ni nuestra sociedad debe permanecer aletargada para poder disfrutar plenamente de los maravillosos avances en Medicina que la Ciencia ha conseguido en las últimas décadas.

Hay que leer: El fraude de la Vitamina C contra el cáncer, Hay que depurar la Medicina, Cáncer y ‘pseudomedicina’, En busca del Unicornio y Medicina ‘natural’ y cáncer.

Read Full Post »

En los últimos años una serie de acontecimientos ponen de relieve el papel que está empezando a tomar la Antártida en el “apocalipsis climático” que se nos viene encima.

El glaciar Thwaites, ubicado en la Antártida Occidental, es tan remoto que tan solo 28 seres humanos han puesto sus pies sobre él. Sin embargo, posee una importancia vital para el planeta, destaca el escritor estadounidense Jeff Goodell en la revista ‘Rolling Stone’.

Uno de esas personas afortunadas es Knut Christianson, glaciólogo de la Universidad de Washington (EE.UU.), quien ha estado allí en dos ocasiones para medir la topografía del lugar y la evolución de sus bordes y su textura.

Según describe el columnista, lo que hace Christianson allí es “mapear un futuro desastre global”. “A medida que el planeta se calienta, determinar exactamente cómo de rápido se funde el hielo y se elevan los mares puede ser una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo”, añade.

El motor del desastre
“Si va a haber una catástrofe climática, lo más probable es que comience en el Thwaites”, vaticina Ian Howat, glaciólogo de Ohio. Lo alarmante en relación a esta masa de hielo -una de las más grandes del planeta- es que “en lugar de fundirse lentamente como un cubito de hielo un día de verano, es más como un castillo de naipes“. Es decir, explica el periodista, “es estable hasta que lo empujan, tras lo cual, se derrumba”. Goodell apunta que este proceso no va a ocurrir de la noche a la mañana, pero sí en cuestión de décadas. “Y su pérdida desestabilizará al resto del hielo de la Antártida Occidental, que desaparecerá también”, advierte.

“La mitad de la población mundial vive a menos de 80 kilómetros de la costa. Billones de dólares en inmuebles se alzan en las playas y se agrupan en ciudades al nivel del mar como Miami y Nueva York. Un largo y lento ascenso de las aguas en las próximas décadas puede ser manejable. Un aumento más abrupto no lo sería”, alerta el escritor estadounidense.

Según este, el nivel del mar subirá cerca de tres metros en muchas partes del mundo, mientras que en otras, como Nueva York y Boston, debido a la forma en la que la gravedad actúa sobre el agua, podría subir hasta cuatro metros. “La Antártida Occidental podría hacer a las costas del mundo lo que el huracán Sandy le hizo a Nueva York en pocas horas”, explica Richard Alley, geólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania.

“El elefante despierta”
“Nos gusta pensar que el cambio ocurre lentamente, sobre todo en un paisaje como la Antártida. Pero ahora sabemos que esto no es así”, afirma Christianson. En esta línea, el columnista indica que, hasta hace poco, “la mayoría de los científicos no se preocupaban demasiado por la Antártida” -el lugar más frío del planeta-, pero en los últimos años, “las cosas se han vuelto cada vez más raras” en el continente helado.

El “primer evento alarmante” tiene que ver con el colapso repentino de la plataforma de hielo Larsen B en 2002. A pesar de que no elevó el nivel del mar (puesto que ya estaba flotando) sí que contribuyó a que los glaciares detrás de la misma “fluyeran hacia el mar hasta ocho veces más rápido que antes”.

En esta línea, Goodell hace referencia a la amenaza de que la plataforma de hielo Larsen C –que ya presenta una grieta de 160 kilómetros– corra la misma suerte. “La Antártida solía ser el elefante dormido. Pero ahora se está moviendo”, apunta Mark Serreze, cabeza del Centro Nacional de Nieve y Datos de Hielo de EE.UU.

¿Cuenta atrás?
La catástrofe parece inminente: en 2014, dos científicos del hielo de gran prestigio –Eric Rignot de la NASA e Ian Joughin de la Universidad de Washington- publicaron dos documentos separados que llegaron a la misma conclusión: “Nuestras simulaciones proporcionan una fuerte evidencia de que el proceso de desestabilización del manto de hielo marino ya está en marcha en el glaciar Thwaites”, reveló Joughin.

“La amenaza es clara”, hace hincapié el periodista, indicando que “en un mundo racional” esta situación daría lugar a un cese de la contaminación y a una mayor inversión en investigar lo que realmente está sucediendo en la Antártida Occidental. “En cambio, los estadounidenses eligieron a un presidente que cree que el cambio climático es un engaño (…) y en su lugar gasta casi 70.000 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México y otros 54.000 millones para reforzar el Ejército”, concluye. (Fuente RT)

No os perdáis: Negacionista, ¿hasta cuándo lo serás?, Permafrost, Cambio climático IV y Cambio climático: S.O.S. a la Humanidad.

Read Full Post »

Hoy hemos asistido al debate entre los tres candidatos a la Secretaría General de PSOE en las elecciones primarias del próximo 21 de mayo. La sultana Susana representa el ala derechizada del partido, Patxi, por no representar, no se representa ni a sí mismo, y Pedro quiere recuperar los votos que se fueron al desperdicio de Podemos (una formación política que no sirve para nada)

El chulo Patxi le pregunta a Pedro si sabe lo que es una nación. ¿Él, sí? No le ha hecho ni un solo rasguño a la sultana, tal vez porque el nulo carisma de Patxi todavía no ha entendido que, para ganar elecciones, hace falta algo más que el voto de los militantes.

Susanita “presume” de estar avalada por González, ZP y el resto de “golpistas” del 1 de octubre. ¿Cómo no se le ocurre pensar que los militantes del PSOE son alérgicos a los golpes de estado y no le perdonarán nunca su ignominia? La sultana, de ganar, conseguiría llevar a su partido a donde van a parar los partidos socialistas que se han derechizado: a la desaparición.

La única esperanza como alternativa al partido popular –todavía legal- es una formación de izquierdas que pueda gobernar. Y eso pasa por el voto de izquierdas. ¿Cómo se recupera? Pues haciendo ver a los millones de votos izquierdosos tirados a la basura en Podemos que existe una formación capaz de llevar los valores de Solidaridad y Justicia Social a la sociedad actual. Pero esos votantes no regresarán si el PSOE se formaliza como una formación de derechas (que es lo que sería con la sultana –con Patxi es que ni me lo planteo)

De manera que, así las cosas, y como persona de izquierdas que me considero, sólo aspiro a ver la cara de los Page, Lambán, Fernández, González y cía cuando comprueben que los militantes del PSOE no están tan agilipollados como los de algunas otras formaciones políticas. Según mi experiencia personal, o Pedro Sánchez o el caos (desaparición al más puro estilo Pasok, PSI, PSF, SPD…). Y el caos significa una larga espera bajo el gobierno de los saqueadores hasta que Podemos se transforme y lo lidere un futuro Errejón… porque Pablo Iglesias sólo ha habido uno, y está muerto.

PD.- Susana y Patxi han realizado un debate de cara a la sociedad (craso error, porque en estas primarias no vota la sociedad). Pedro ha hablado a la militancia que, espero, se pronuncie como siempre, una militancia harta del “aparato”, y vote por Sánchez.

Obligatorio leer: Javier Lambán, ¡Dimisión Ya!El PP nos mata lentamente, Crisis económica: la rendición, S.O.S. a la Sanidad Pública.

Read Full Post »

Otras civilizaciones desaparecieron, pero conocemos sus causas, si bien, la polémica persigue a los historiadores a la hora de achacar a un terremoto, un volcán o una invasión la manera en la que las siguientes 10 importantes culturas dejaron de existir. En muchas ocasiones, las causas de estas desapariciones siguen siendo un enigma. Así son las diez grandes civilizaciones que desaparecieron misteriosamente hace miles o cientos de años atrás:

10. La cultura Clovis
Período: 10600 – 11250 a. C.
Región: Norteamérica
No se conoce mucho sobre estas tribus que en la Edad de Piedra habitaron en América del Norte. El nombre de la cultura se debe a la localidad de Clovis, en Nuevo México (Estados Unidos), donde fue hallado el primer yacimiento arqueológico de esta civilización. Ahí se descubrieron en la década de 1930 puntas de lanzas de piedra y hueso, entre otras piezas arqueológicas.

Se cree que estas tribus prehistóricas llegaron hasta Alaska desde Siberia a través del desaparecido puente de Beringia a finales de la Edad de Hielo. Se especula con la posibilidad de que sea la primera cultura humana que existió en América del Norte. Desapareció de manera igualmente repentina como emergió, tal vez porque sus miembros se asimilaran en otras tribus. (Para más tarde quedó la enigmática desaparición de los Anasazi)

9. La cultura Cucuteni-Tripilia
Período: 5500 – 2750 a. C.
Región: Ucrania, Moldavia, Rumanía
Esta cultura creó los asentamientos más grandes en el territorio europeo durante el Neolítico. Esta civilización contabilizaba unas 15.000 personas y es conocida por crear cerámica de gran calidad. Tenían la sorprendente costumbre de quemar sus asentamientos tras ocuparlos entre 60 y 80 años antes empezar a construir uno nuevo. Hasta el momento, han sido descubiertos unos 3.000 asentamientos de esta cultura matriarcal. Desapareció, probablemente, debido a un cambio climático que causó sequías y hambrunas. Según otras hipótesis, los tripilianos se integraron en otras tribus.

8. La cultura del valle del Indo
Período: 3300-1300 a. C.
Región: Pakistán, India
Esta civilización fue una de las más populosas e importantes en el territorio de las actuales India y Pakistán. Sus representantes construyeron centenares de poblaciones que contaban con desarrollados sistemas de canalización y depuración.

Esta cultura fue relativamente igualitaria y destacó por la ausencia de una clase social constituida por guerreros. Daban mucha importancia a la astronomía y a la agricultura y fue el primer pueblo que empezó a fabricar telas y ropas de algodón. Tras su desaparición, nadie supo de su existencia hasta los años treinta del siglo pasado, cuando se empezaron a descubrir ruinas de poblaciones de esa época. Existen varias teorías acerca de las causas de su desaparición, entre las cuales se encuentran un cambio climático y una invasión por parte de los arios.

7. La civilización minoica
Periodo: 3000 – 1200 a. C.
Región: Creta
Fue una de las civilizaciones más avanzadas de la época, de la que apenas se tenía información hasta principios del siglo XX. En Creta se construyeron grandes palacios que se ampliaban y reconstruían a lo largo de los siglos, llegando a formar extensos conjuntos palaciales. Uno de los más famosos es el palacio de Cnosos, con un laberinto que se vinculaba a la leyenda de Minotauro y el rey Minos.

Se cree que esta civilización se extinguió como consecuencia de una erupción volcánica en la isla de Santorini, que eliminó toda la flora del lugar y causó una grave hambruna en la zona. Su economía, basada en el comercio, se desplomó. Otra versiones sostienen que fue una invasión micénica lo que acabó con la civilización minoica.

6. La civilización maya
Período: 2600 a. C – 1520 d. C.
Región: América Central
Los mayas son el ejemplo clásico de una gran civilización desaparecida misteriosamente. Sus templos, monumentos, ciudades y carreteras fueron devorados por la jungla y su gente desapareció. El idioma y las costumbres mayas han sobrevivido hasta el día de hoy, pero esta civilización alcanzó su máximo apogeo durante el primer milenio d. C., cuando fueron construidos sus imponentes templos.

Era una de las civilizaciones más desarrolladas de la época. Contaban con escritura, estudiaban las matemáticas, crearon su propio calendario y tenían avanzados conocimientos de ingeniería gracias a los cuales construyeron grandes pirámides. Entre las posibles causas de su desaparición se habla de un cambio climático de 900 años de duración que provocó una grave sequía que llenó de hambre la región. (Aunque en “La desaparición de los mayas” tendrán la respuesta)

5. La civilización micénica
Período: 1600 – 1100 a. C.
Región: Grecia
A diferencia de la cultura minoica, los micénicos prosperaron no solamente gracias al comercio sino también por sus conquistas, que les llevaron a dominar el territorio de Grecia casi por completo. Varios mitos griegos se basan en la historia de este pueblo, como por ejemplo la leyenda del rey Agamenón, quien encabezó las fuerzas aqueas durante la Guerra de Troya.

La civilización micénica era muy avanzada, tanto en el aspecto cultural como en el económico. La causa de su declive permanece a día de hoy desconocida. Un terremoto, una invasión o unas posibles revueltas internas se encuentran entre las hipótesis que manejan los historiadores.

4. La civilización olmeca
Período: 1500 – 400 a. C.
Región: México
Una vez poderosa y próspera, esta civilización precolombina es considerada la cultura matriz de la civilización mesoamericana y se le atribuye la creación de la escritura y el calendario en esa región.

Los olmecas eran hábiles constructores. Las excavaciones revelaron grandes monumentos de piedra en forma de cabezas. El principal centro arqueológico de esta cultura está en San Lorenzo, en el estado de Veracruz. Los olmecas practicaban la sangría con fines médicos, sacrificios humanos y crearon el concepto del número cero. A pesar de su relevancia histórica, antes del siglo XIX se conocía poco de esta civilización.

3. Los nabateos
Período: Entre los siglo VI y IV a. C.
Región: Jordania
Los nabateos habitaron en la parte sur de Jordania y destacaron por la construcción de unas redes de diques, canales y reservas de agua que les permitió sobrevivir en las duras condiciones del desierto. Comerciaban con seda, colmillos, especias, metales, piedras preciosas, inciensos, perfumes y medicamentos. A diferencia de otras culturas de aquella época, entre ellos no existía la esclavitud.

La emblemática ciudad de Petra era la capital del antiguo reino nabateo hasta que fue abandonada en el IV siglo a. C. Los hallazgos arqueológicos rechazan que lo hicieran de manera apresurada ni que sufrieran una invasión. Los historiadores creen que podrían haberse desplazado hacia el norte en una búsqueda de mejores tierras de cultivo.

2. El Reino de Aksum
Período: 100 – 940 d. C.
Región: Etiopía
El reino de Aksum fue una potencia que existió en el norte de Etiopía durante la era de los primeros cristianos. Existió aproximadamente entre el año 100 y el 940 d. C. y fue un actor importante en la ruta comercial entre el Imperio romano y la antigua India.
Aksum negociaba con marfiles, recursos naturales, productos agrícolas y oro. Este próspero reino aportó significativamente a la génesis de la cultura africana, creando incluso su propia moneda.

Esta civilización se distinguía por sus monumentos en forma de estela, gigantescos obeliscos que señalaban las tumbas de los reyes. En el año 324, su rey Ezana II adoptó el cristianismo.

Según las leyendas locales, despareció después de que la reina judía Judit conquistara el reino y quemara todas sus iglesias y libros. Otra posibilidad es que el poder de Aksum fuera derrocado por una reina pagana venida del sur llamada Bani al-Hamriyah. Otros creen que fue un cambio climático que trajo una hambruna al reino lo que provocó su caída.

1. Imperio jemer
Período: 1000 – 1400 d. C.
Región: Camboya, Vietnam, Birmania, Malasia, Tailandia y Laos.
Una de las más poderosas y grandes civilizaciones desaparecidas, el Imperio jemer contó con hasta un millón de personas, que practicaban el hinduismo y el budismo. El auge del imperio en el primer milenio de nuestra era dejó múltiples templos, torres y otros conjuntos arquitectónicos, como por ejemplo el templo de Angkor, dedicado al dios Visnú.

El declive de esta civilización se debió a varias causas, una de las cuales fue precisamente su avanzada red de carreteras, que no solo desarrolló el comercio entre las distintas regiones del imperio sino que ayudó al avance de de numerosas fuerzas invasoras. (Fuente RT)

Muy interesantes:La Atlántida, punto y final, Obeliscos egipcios, Pirámides, El ‘misterio’ de Puma Punku, El “misterio” de Yonaguni, Las canteras de Sacsayhuaman y Machu Picchu.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: