Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 diciembre 2016

Nuestro amigo y comentarista Enric nos envía esta bonita reflexión sobre el “mecanismo” que lleva a los ‘merluzos’ a defender las creencias en los diversos foros sin ninguna base más allá de su propia necedad sin NINGUNA prueba. Enric lo ha titulado así:

TU ME LO CUENTAS, YO ME LO CREO Y MENTIMOS LOS DOS.

Estamos hablando de creencias de cualquier tipo sin base argumental ni evidencias probatorias, sí, ya sé, si se denomina “creencias”, no pueden tener evidencias ya que entonces no se denominarían así.conspiracion

Por lo que yo leo en Internet, parece que cualquiera puede establecer una invención sin evidencias, desde el momento que aparece en la red, una caterva de “crédulos” le otorgan el estatus de “verdad”. Cuanta más difusión tenga la invención, más grande tendrá el halo de veracidad. Si además va acompañada de un vídeo explicativo, con o sin material audiovisual de acompañamiento (siempre manipulado), con una persona delante de una cámara es suficiente, cuanto mejor es la expresión de seriedad, más creíble parece.

Debemos sumarle frases del tipo “conspiranoico”: “la NASA lo desmiente”, “El Gobierno XXX niega cualquier dato al respecto”, “se ha solicitado información al estamento XXX y éste guarda silencio”, “al ser consultado el científico XXX, éste declinó hacer comentarios al respecto, siendo su actitud muy sospechosa”, etc.

Todo vale, pero ¿por qué motivo se producen estos sucesos?, ¿Qué ganan esas personas propagando esas ideas, por muy absurdas que sean?

Pues dinero, así de sencillo y así de sórdido. Dinero de mentiras, dinero de “crédulos”. Puede que alguno los defienda diciendo que ellos no pagan, no ellos no directamente, sí del medio donde se publica el vídeo “magufo” al hacerse los “crédulos” subscriptores de los “magufos”. En todo caso el fin es el mismo, el vil metal.

Porque el fin es que hablen, aunque sea mal, pero que hablen. Dar difusión a una idea que en muchos casos no es ni siquiera original. Pero como decía aquella película, “Bailad malditos, bailad”, el caso es dar publicidad a una persona para aumentar las suscripciones, por ende el “parné”.casualidad-de-iker-jimenez

Por desgracia, esta actitud es comprensible, “no es personal, solo negocios”, pero además de estas personas, en el “prado magufil”, sobresalen algunas espigas de convencimiento, son elementos que en pro de una verdad transfigurada, salen en defensa de los “magufos” con todos los medios a su alcance, “creyendo” que la verdad que esgrimen (sin contrastar), es la única verdad. Por lo que cualquiera que argumente en contra es necesariamente un fanático escéptico que por muchas evidencias en contra, nunca podrá vencer a su verdad “testimonial” que defienden a ultranza.

Estos últimos son precisamente los que más “ruido” montan en la red, los que entran en los foros y Blogs y otras redes sociales, para abanderar su verdad mudada, para “evangelizar” a los “infieles”, en resumen, los que hacen el trabajo sucio a los “magufos”.

No es tan difícil, si existe una verdad, ésta se manifiesta con evidencias, por lo que entonces no es necesario convencer a nadie, cualquiera puede comprobar esa verdad. ¿Tan difícil es entender esto?

Mientras tanto hacen caja los “magufos” vendiendo humo a costa, indirecta o directamente, de los “crédulos” que aceptan “pulpo como animal de compañía”.

Mirad esto: ¿La Ciencia es prepotente?, El Triángulo de las Bermudas, Por qué creen los creyentes y Confiar en Dios es peligroso.

Read Full Post »

Otra vez Navidad

Estos días, en el hemisferio norte, son cortos, taciturnos y fríos. Por eso, la sociedad adopta una fiesta pagana convertida en rito por la secta católica, engalana las calles de sus ciudades con luces de colores, y llama al consumo con la excusa de regalar algo a los familiares con los que vamos a ‘padecer’, por ejemplo, la Nochebuena.emma-stone

Yo odio la Navidad, pero no por tratarse de fiesta religiosa (que también podría motivarme) sino por la obligación que supone tener que cenar en familia… ¡¡y eso no es malo si se cena con la familia que se quiere!! y no en casa de la abuela con los cuñados raros a quienes no puedes ni ver o, peor aún, cuando éstos se llevan también a sus padres impedidos a esa cena en lugar de “tragárselos” ellos en su casa. Estoy seguro que, con pequeñas variaciones, mucha gente padece escenas similares.

Además, suele ocurrir que, en reuniones concurridas, siempre hay alguno que, muy católico él celebrando la Nochebuena, conversa sobre el asco que le dan los inmigrantes (sin acordarse de que su padre lo pudo criar porque emigró a Alemania a trabajar), además de criticarme a mí que en Navidad no acuda a misa… (sí, claro, y a la salida acudir a votar al PP, escena clásica el día de elecciones en Españistán)

Lo único bonito para mí de las navidades es que se acaban relativamente pronto. Estoy deseando llegar a mediados de enero cuando en este hemisferio norte, se va notando el aumento de las horas de luz, y uno se fija como horizonte los siguientes viajes en primavera y verano (después de todo, ahorro todo lo que puedo en estas “fiestas del gasto”)

A no perderse: Navidad en Ganímedes y Navidad prohibida.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: