Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/01/16

Siento pudor al titular el post así, pero esa es la impresión que se empeñan en presentar unos locutorzuelos que todavía pululan por emisoras de radio locales, programa tras programa, presentando casos de edificios con psicofonías o fantasmas, o especulando (fantaseando) con un avistamiento ovni que traslada por arte de magia un vehículo de un lugar a otro sin explicación conocida. Y siguen mofándose de lo “listos” que son ellos “hinbestigando” mientras los científicos no se dedican a rebatirlos.

Pasan los años, y lo que empezó como un juego infantil (o trauma pienso yo) acaba convirtiéndose gracias a la tecnología (de los científicos) en una comunidad mundial denominada “amantes del misterio”. Puedo admitir que amen el misterio (que lo hay en muchas facetas del universo), pero me cuesta pensar que son honestos. Y me baso en la confidencia de un amigo que participaba como escéptico en un programa de radio donde se trataban temas de ovnis, parapsicología, fantasmas, etc.Mi clon malvado

Me confió que, en cierta ocasión, el director del programa reprochó a los miembros del equipo que pudieran desvelar el misterio de los presuntos fenómenos (pila de Bagdad, bola negra de Ucrania, cámara Kirlian, etc.) A él, a su programa, le interesaba que los misterios continuasen así siempre. No admitía explicaciones lógicas sino las fantásticas. ¿Por qué resaltar que las rocas de Puma Punku son de andesita –un mineral relativamente blando– pudiendo decir que eran de granito y que su cantera se encontraba a cientos de kilómetros? ¡¡Eso es MANIPULAR!!

Y ahí siguen. Año tras año, con más pazguatos sumándose a sus paranoias ufológicas (y encima “trabajando” gratis).

En la antigüedad, a falta de tecnología, los diversos pueblos eran fácilmente gobernados si se les implantaba un miedo atroz por parte de los respectivos gurús, chamanes o sacerdotes, a un dios. Es decir, si infundimos miedo y nos autodenominamos “administradores” de ese miedo, logramos el poder.

Hoy en día, la única manera de destacar cuando no se tiene ninguna preparación científica es dominar la ignorancia. ¿Cómo se consigue? Pues con la táctica ancestral de “sembrar” misterio y luego autodenominarnos “hinbestigadores” para difundir las barbaridades que hay que oír a través de las ondas.psicofonias

Se ríen de los científicos, hablan de ellos como “la ciencia oficial” y sólo los profesionales de la ignorancia son los únicos que “hinbestigan” una extraña luz en una casa abandonada en mitad del campo… ¡porque los científicos son tontos!

Ahora bien, en cuanto la Ciencia descubre vapor de agua en un exoplaneta comienzan a henchir sus pechos diciendo “¿veis como teníamos razón en que hay vida inteligente extraterrestre?” (Para ser tonto no hace falta estudiar) Pero eso sí, se agarran a ese clavo ardiendo despreciando las propias conclusiones científicas que manifiestan la dificultad de que existe una sola bacteria fuera de nuestro entorno vital. Aún así, seguimos invirtiendo en satélites y sondas espaciales, y es la Ciencia quien busca lo que ellos “ya han encontrado”: transcomunicación con los muertos, cientos de civilizaciones extraterrestres y manadas de pazguatos seguidores. No dudo que habrá algún científico chiflado, sin embargo, para esa subespecie humana, los científicos son tontos

No os perdáis: Ciencia para normales, Cómo detectar fraudes, ¿Qué es investigar? y Mente abierta, cerebro al suelo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: