Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/08/15

No me alegro, pero tampoco siento pena por los 6 muertos hasta ahora en este verano de festejos taurinos en España. Como mucho, me fastidia tener que pagar con mis impuestos la atención sanitaria a los heridos para que vuelvan a hacer el imbécil al año siguiente.Animales corriendo delante de los toros

No me considero un cínico. Al menos no más que Orson Welles o Ernest Hemingway, los cuales ayudaron a dar a conocer la tortura de animales en España para que año tras año algún norteamericano regrese a su país dentro de una caja de pino por hacer el tonto a miles de kilómetros de casa.Esto no es cultura es tortura

La ley contra el maltrato animal existe en España, pero las diversas Administraciones la incumplen siempre debido a que se celebran cada año unos 3.000 festejos populares en los que se utiliza el maltrato de animales para la diversión de los ciudadanos. Tuvieron cojones de prohibir a la mitad de la población poder fumar en recintos públicos (se supone que era una medida impopular y restaba votos) y no se atreven con cortar de raíz un capricho minoritario que produce bochorno a una mayoría. De manera que nadie me puede reprochar mi impasividad ante los muertos por imbecilidad.cabra lanzada por hijos de puta

Entre las ignominias más asquerosas el caso más sangrante es el tristemente famoso “toro de la Vega”, donde el animal es perseguido y “matado poco a poco” con las lanzas que le clavan los descerebrados. También hay caballos que son obligados a cruzar hogueras o ascuas en llamas, patos que son tirados al agua para ser atrapados por personas, cerdos a los que se persigue y acorrala dentro de un recinto cerrado o cabras lanzadas desde el campanario de una iglesia para verlas reventarse contra el suelo. Son solo algunos de los ejemplos de esas fiestas de pueblos y ciudades en los que los animales sufren estrés o pánico, cuando no daños físicos, con el amparo y la permisividad de las autoridades locales y autonómicas.

Contra estas tradiciones diice Radagast en su blog: “Las corridas de toros son a la cultura española lo mismo que la Inquisición, la monarquía absolutista, la inferioridad de la mujer y un muy largo etcétera del que nos hemos librado hace mucho tiempo.” Por lo tanto, cuando en una vía pública alguien es corneado y muerto por un toro, yo no me inmuto. No me gusta jugar si uno de los premios puede ser la muerte, y nunca me verán en un sitio depravado como ese.

A no perderse: El toro de la Vega o vergüenza humana, ¡Hijos de puta!, ¡Visca Catalunya!, Zoológicos, Antitaurino, La cruda realidad del toro, Los animales frente al relativismo cultural y Los monos también sueñan.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: