Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/04/14

Los creyentes de este mundo todavía no han escarmentado en cabeza propia que rezar no sirve de nada, que mantener la esperanza en dios sólo sirve para consolar las propias deficiencias intelectuales, habida cuenta de que tras miles de años ningún dios ha hecho nada por la Humanidad. Han sido los científicos quienes han ido descubriendo los conocimientos que han elevado nuestra esperanza de vida y el mayor bienestar actual comparado con siglos anteriores.creyente contra ateo

Por supuesto que en el mundo hay mucha miseria, hambrunas, maldad, etc, pero tras tantos siglos rezando, los dioses tienen olvidados a los hombres, unos hombres incapaces de rebelarse contra la estupidez de seguir las vomitivas palabras de pastores descerebrados de hace miles de años. La Ética, la Justicia, la Solidaridad son valores que todos podemos adoptar (yo lo intento) como principios personales, y no hace falta ningún dios para seguirlos. Que un religioso ayude a una tribu perdida en África no es un don divino, porque más labor puede realizar la organización Médicos sin Fronteras y no van con el crucifijo en la mano.

Pero estamos de enhorabuena. Un grupo de científicos ha desarrollado una nueva estrategia en medicina regenerativa para promover la recuperación de las lesiones cerebrales. El hallazgo, publicado en la revista Biomaterials, es un implante que estimula la regeneración del tejido cerebral

Hay esperanza sin dios. Posiblemente podríamos recuperar para la especie humana a todos estos pedazos de carne con ojos que entran a este blog a ‘mostrarnos’ las bondades de un dios que tiene como ministros a violadores de niños o que ha permitido que a lo largo de la Historia se haya matado a tantas personas en su nombre.

En el estudio, publicado en la revista Biomaterials y liderado por Soledad Alcántara del grupo de Desarrollo Neural de la Universidad de Barcelona, los científicos han descubierto que estos implantes biodegradables hechos de nanofibras de ácido poliláctico (PLA) reproducen algunos aspectos del entorno natural del cerebro embrionario y estimulan la regeneración del tejido.Neuronas y sinapsis

Estos implantes –conocidos en ingeniería de tejidos como andamios– liberan L-lactato, una molécula que actúa como señal celular común para inducir la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos nuevos). También reproducen el nicho neurogénico, es decir, el entorno en el que los progenitores neurales generan nuevas neuronas y células de glía, que migran siguiendo los patrones de migración que tienen lugar durante el desarrollo cerebral.

“Las lesiones cerebrales son la causa común de muchas discapacidades, debido a la pérdida de tejido nervioso y a la formación de cavidades que inhiben el crecimiento de las neuronas”, afirma Zaida Álvarez miembro del grupo de Biomateriales para Terapias Regenerativas del IBEC y del mismo grupo de la UB y primera autora del artículo. “Para encontrar estrategias regenerativas efectivas que promuevan la recuperación del cerebro después de una lesión traumática tenemos que focalizarnos en resolver los obstáculos actuales: la débil integración del implante y la supervivencia celular”. (Noticia completa en SINC).

Va a hacer falta mucho L-lactato para poder regenerar los millones de cerebros que la secta católica ha destrozado en el mundo occidental. Nietzsche contaba la pregunta de una niña a su madre y la respuesta de ésta:
– Mamá, ¿Es verdad que dios está en todas partes?
– Sí, por eso me parece indecente.

Relacionados: La religión más absurda de la Humanidad, La Ciencia salvó mi alma, ¿De qué sirve rezar?, Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años y La religión es un timo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: