Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7 07Europe/Madrid marzo 07Europe/Madrid 2014

Ni videntes. Ni adivinos. De todos es conocida la actividad de diversos personajes a lo largo de la Historia en cuestión de vaticinios o pronósticos futuristas. Tal vez los dos más famosos fueran Nonstradamus y Julio Verne. Pero no sólo ellos ‘dibujaron’ un futuro. En todas las épocas hubo quien imaginó un futuro con avances científicos que harían más cómoda la vida de los seres humanos.Doc Emmett Brown

Del detestable Nostradamus ya lo hemos dicho casi todo. De Julio Verne, admirando su capacidad de inventiva, no podemos hablar de visionario puesto que sus novelas siempre utilizaron medios ya conocidos y que su imaginación mejoró (por ejemplo, el submarino). De otras épocas lejanas y más recientes hemos visto cómo la imaginación perfeccionaba lo que ya existía. Veamos.

Una vez inventado el teléfono, era fácil vaticinar que algún día se inventaría la telefonía sin hilos. Una vez inventada la máquina de vapor no resultó difícil aplicar su funcionamiento a diseños futuristas que tarde o temprano llegarían. Tras el descubrimiento del átomo, los físicos imaginaron que antes o después lograrían partirlo y generar energía. Y así con numerosos acontecimientos.

Sin embargo, ¿quién imaginó internet? Las primeras intuiciones respecto a la ‘red’ se produjeron cuando ya conocíamos el uso de la radio, televisión, teléfono inalámbrico. Es decir, ya resultaba fácil imaginar que todas esas facetas se podrían condensar en una sola, hoy llamada ‘Internet’.

Descubierta la electricidad, era cuestión de tiempo que se inventase la luz eléctrica. Descubiertos los semiconductores, fue cuestión de tiempo que se inventase la radio. ¿Pero qué invento específico abrió las puertas a Internet? ¡¡Nadie lo predijo!!

El vividor Nostradamus escribió cuartetas absurdas que presuntamente describen un futuro con palos y fuego, nunca se le ocurrió escribir sobre la radio o la televisión. Julio Verne, al menos, se apoyó en los emergentes conocimientos de la revolución industrial para imaginar un futuro con esos inventos muy mejorados. Pero ni dios imaginó internet.

Hoy, sin que ningún adivino lo pronosticase, podemos comprar y pagar desde nuestro Smartphone. Podemos hablar con personas del otro lado del mundo viéndole la cara (esto pudo ser imaginado desde el invento de la televisión combinado con el teléfono, pero nunca que fuese un simple apartado de lo que hoy es Internet). Se puede trabajar desde casa con un ordenador. Los médicos ya pueden intervenir quirúrgicamente con la tecnología de la red. Es en Internet donde tenemos nuestros periódicos, nuestros juegos, nuestras bibliotecas, nuestras apuestas, nuestros movimientos bancarios, nuestros amigos… ¡Todo lo que podemos imaginar se puede realizar por internet! (Bueno, todo menos eso que estáis pensando 😛 ).

Al final resulta que, después de tanto tarotista, vidente, adivino, etc., circulando por la red, nunca jamás ninguno de ellos tuvo el arrojo de vaticinar que este invento llegaría por sorpresa a la Humanidad y que hoy dominaría prácticamente nuestras vidas.
Ahora, disculpadme. Voy a leer un libro – en papel – y después intentaré practicar lo único que no se puede hacer por internet 😈

Vean: Misterios del futuro, Las profecías de Nostradamus y Recuerdos del futuro.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: