Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/01/14

El vividor Daniel LesegoDaniel Lesego es un ‘pastor’ sudafricano que tiene el mérito de convertir en literal la gilipollez con la que las religiones someten a las mentes débiles. Los pastores de las iglesias llaman a sus fieles rebaños.

Pues bien, este nuevo vividor de la ignorancia ajera ha convencido a sus rebaños que ‘comer hierba los acerca a dios’. Y yo me pregunto, ¿Por qué no decir simplemente a los rebaños que coman hierba y ya está? Se supone que eso deben hacer los rebaños ¿no?creyentes comiendo hierba

A juzgar por las fotografías publicadas en la propia cuenta de Facebook de su iglesia, la mayoría de los congregados se tomó muy en serio sus palabras. Numerosas personas aparecen en las imágenes tumbadas y arrodilladas en el césped tratando de comérselo.

La ingesta le sentó mal a algunos que incluso vomitaron. Según el portal sudafricano Times Live, muchos incluso creen que comer hierba ayuda a curar dolencias.creyentes comiendo hierba 2

Este guía espiritual está convencido de que es capaz de hacer milagros como el de hacer caer en un sueño profundo a agentes policiales. ¿Será para que no puedan comprobar que en vez de comer hierba se la fuman? ¡Cuánto imbécil hay en el mundo, y cuánta estupidez queda por combatir!

AMPLIACIÓN al 13-1-2014 (gentileza de Oswaldo X):
Actitudes como ésta que describe el artículo, me lleva inevitablemente a recordar en especial unos de los tantos aspectos absurdos de la religión: el Ascetismo, que según sus creencias servirían para lavar pecados, ser buen cristiano, acercarse a su dios, en fin. Y en esa “actividad” se puede encontrar toda una colección de actos aptos para tarados de lo mas desconcertantes. Hay que recordar que en sus inicios estos actos fueron en gran parte predicados por primeros “eminentes” cristianos como Clemente de Alejandría, Orígenes, San Basilio, San Antonio, etc. Podemos hallar entre esos actos a la castración voluntaria con métodos dolorosos, el fingirse orate, la absoluta nula higiene personal (San Jerónimo proclamaba que “un exterior mugriento era signo de pureza interior”), los que vivían en el desierto egipcio podían vivir como animales salvajes en tumbas, jaulas, guaridas de fieras, etc., también había autotorturas, llorones perennes, y se sabe hasta de casos de coprofagia.

Pero entre esa fauna subnormal destacaban con pus propia una estirpe de fanáticos ascetas comehierbas como los boskoi que vivían al aire libre en Mesopotamia, también había omófagos en Egipto, los eremitas en Etiopía quienes eran tan fuerte competencia en el alimento para las vacas que los campesinos debieron expulsarlos por la fuerza y murieron de hambre en las montañas rocosas, y los ascetas sirios vivían de similar manera.

Encontrar émulos de estos comehierbas primitivos en estos tiempos modernos puede a priori parecer desconcertante, pero con nuestra especie debemos aceptar que nada debe asombrarnos, en especial si hay religión involucrada como motor doctrinario de los actos más aberrantes.

Relacionados: ¡¡Viva Lukas Novy!!, La vía hacia el Ateísmo, Teresa de Calcuta: el ángel del infierno, “Negocios” de la Iglesia, El estado Vaticano, Teoría de la Evolución (I) y Asco de Dios.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: