Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/01/14

Por Javier Grégori, en la SER: Nuevas nanopartículas pueden detener la propagación del cáncer.
Científicos de EEUU han probado unas minúsculas “bolas pegajosas” que pueden adherirse y destruir las células cancerígenas que circulan por la sangre y que provocan la temida “metástasis”.

La etapa más peligrosa de un tumor es cuando se propaga por todo el cuerpo a través de la sangre, lo que se conoce como “metástasis”. De ahí la importancia de este avance realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Cornell, en los Estados Unidos, y que acaba de publicar la prestigiosa revista científica PNAS. De momento, ya funciona en ratones, pero todavía tiene que probarse en humanos.

Estos investigadores norteamericanos han diseñado nanopartículas (una especie de pequeñísimas bolas pegajosas) que permanecen en el torrente sanguíneo y que son capaces de pegarse y destruir las células cancerígenas que circulan por las venas del cuerpo. “Los resultados son bastante notables “-ha destacado a la BBC el profesor Michael King, el investigador principal -, “pero queda mucho trabajo por hacer”.

De momento, la capacidad de estas nanopartículas para matar las células cancerígenas ha sido ya probada en muestras de sangre humana y en ratones de laboratorio. Pero queda aún lo más difícil: comprobar también su eficacia en animales más grandes, como los monos, antes de poder realizar los primeros ensayos con pacientes reales. Pero se podría estar ante un importante paso en la lucha contra el cáncer, porque casi el 90% de las muertes por esta enfermedad están provocadas por las metástasis (es decir, la extensión) del tumor original.Esquema-celulas-cancerigenas-sangre

Queda mucho por hacer.- En concreto, este equipo de investigadores ha utilizado una proteína que destruye el cáncer llamada “Trail” y el estudio publicado en “Proceedings of the National Academy of Sciences” demuestra que su contacto con las células tumorales en el flujo sanguíneo desencadena la muerte de la mayoría de ellas.

“Los resultados son bastante notables, porque en la sangre humana y en ratones, después de dos horas, las células tumorales se han desintegrado literalmente” -explica el profesor King. Estas nuevas nanopartículas podrían inyectarse antes de la cirugía para extraer el tumor o la radioterapia, para evitar que las células tumorales se derramen por el cuerpo del paciente desde el tumor principal y puedan afectar a otros órganos vitales, como el cerebro o los riñones. Además, también se podría utilizar en pacientes con tumores muy agresivos para evitar su propagación.

Sin embargo, es necesario realizar muchas más pruebas para garantizar la seguridad de esta nueva “vía” contra la metástasis antes de cualquier intento de un ensayo en humanos. Pero los inicios son esperanzadores porque, hasta ahora, estas nanopartículas no dañan el sistema inmunológico ni otras células de la sangre.

Relacionados: Cáncer y pseudomedicina, El fraude de la VitaminaC contra el cáncerCiencia vs creencia (I), Medicina “natural” y cáncer, Limón+bicarbonato = fraude, Ciencia para normales y Curar el cáncer (II).

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: