Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11/10/13

El mapa de Piri Reis

Año 1501, costas de Valencia. Kemal Reis, almirante de la armada otomana, captura siete barcos españoles. En uno de ellos encuentra un extraño penacho con plumas y un marinero que asegura haber ido tres veces a unas tierras desconocidas bajo el mando de un tal Colón. En su mano tiene un mapa dibujado por ese hombre. (La interesantísima historia continúa aquí).

Y dando un salto en esa historia vamos a explicar a los misteriólogos que las cosas son como son y no como ellos quieren: Un análisis detallado revela que ni el mapa es tan exacto, ni es el primero de las Américas, ni muestra tierras que no se conocieran. “La gente quiere creer que existen secretos ocultos esperando ser descubiertos y no se fijan en las maravillas reales”, opina Dutch.MAPA PIRIS REIS

Un aspecto que llama la atención son las tierras que aparecen al sur. ¿Podría ser la Antártida, que no se descubrió hasta siglos después? ¿Acaso los mapas que utilizó Piri Reis como fuente ya sabían de su existencia?

En primer lugar, este misterio no es tal. Mapas anteriores ya dibujan el continente helado, pues desde la Antigüedad se pensaba que la Tierra era simétrica, y si había un Ártico tenía que haber una Antártida, la Terra Australis Incognita de Ptolomeo.

Pero además, el mapa de Piri Reis no muestra el sexto continente. La supuesta Antártida coincide con el sur de Sudamérica, la costa patagónica. Al descubrir que la piel de gacela se terminaba, el almirante –o su escriba– giró la piel 90º y continuó dibujando, una práctica muy habitual en esa época. Las anotaciones sobre la Patagonia lo confirman: “Este país es árido. Todo está desolado y en ruinas y se dice que hay grandes serpientes […] y también se dice que estas orillas son muy calurosas”. Incompatible con la posibilidad antártica.

Otro posible enigma es la presencia de una cadena montañosa en Sudamérica. Cuando los portugueses dibujaron los mapas que Piri Reis utilizó como fuente, los Andes eran desconocidos.

La respuesta es similar a la del misterio de la Antártida. Ni las montañas que se ven son los Andes –una cadena montañosa que es mucho más larga y se encuentra mucho más al oeste– ni sería el único mapa en mostrarlos. En el Renacimiento existía la tradición de incluir montañas en el interior de continentes. Desde 1502 al menos cuatro mapas incluyen cordilleras en Sudamérica, quizá por tradición renacentista, o quizá por exagerar los relieves de la costa brasileña.

Por si los buscadores de misterios no tenían suficiente, según las anotaciones, uno de los mapas utilizados como fuente data “de los días de Alejandro Magno”. ¿Cómo es posible que 350 años antes de Cristo ya existiera una cartografía tan avanzada?

Lo cierto es que el almirante cometió un error muy típico en los turcos de entonces: confundir a Ptolomeo I, rey de Egipto y comandante de Alejandro Magno, con Claudio Ptolomeo, astrónomo griego del siglo II. El mapa que utilizó Piri Reis es, por supuesto, obra de este último.

Muy interesantes: Pirámides, El ‘misterio’ de Puma Punku, El “misterio” de Yonaguni, Las canteras de Sacsayhuaman, Machu Picchu, De Paititi a El Dorado, La bola negra de Ucrania, Isla de Pascua: Misterio resuelto, Las piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, Cómo levantar grandes piedras: misterio resuelto y La Atlántida, punto y final.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: