Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/09/13

Imaginemos que en el Universo existieran seres vivos supergigantes, es decir, del tamaño de un grupo local de galaxias. Siespín (que así voy a llamar a uno de esos seres) podría alargar la mano y golpear la galaxia de Andrómeda, deshaciéndola.

Desde la óptica humana un ser así podría ser difícil de asimilar porque rápidamente le damos virtudes antropomórficas: ¿Respiraría? ¿Flotaría en el vacío?

Intentemos imaginar que lleva una especie de traje de astronauta, respirando y flotando. Ahora viene lo más duro se razonar, porque la intuición y la imaginación no pueden romper las barreras físicas que las leyes de la Naturaleza han diseñado para nuestro Universo. ¿Cómo podría darle un manotazo a una galaxia?Siespín el supergigante

Para que nos hagamos una idea, pensemos que nuestra galaxia Vía Láctea y la de Andrómeda fueran unas pelotas de tenis. Pues bien, estarían situadas a menos de 2,3 metros y, si alguno de nosotros fuera Siespín, no tendría inconveniente en poder golpearlas, aunque notásemos el ‘picotazo de mosquito’ al golpear el agujero negro central.

Y ahora, ¿cómo imaginamos a escala macroscópica que un rayo de luz tardaría más de dos millones y medio de años en llegar desde una pelota de tenis a otra situada a sólo 2,3 metros? Es difícil de imaginar ¿verdad? Sobre todo con lo fácil que podemos imaginar a Siespín golpear esas pelotas.

¿Qué detalles se nos pasan? Uno muy importante: Para que un ser supergigante golpease las galaxias, sus manos se tienen que mover muy por encima de la velocidad de la luz. Ya sabemos que a nuestra escala, Andrómeda se sitúa a unos 2,3 millones de años luz de nosotros, sin embargo Siespín podría golpearnos a nosotros, y medio segundo después deshacerse de Andrómeda. Es algo imposible en nuestro Universo.

Por lo tanto, verdaderamente el conjunto de dimensiones, presuntos universos paralelos o “el más allá”, podrían estar llenos de supergigantes jugando al golf con las galaxias, pero nunca podrían hacer sentir sus efectos en nosotros. No pueden existir seres como Siespín en nuestro Universo, aunque su teórico poder de pegada ha dejado noqueados a tantos y tantos creyentes. Siesp somos toda la gran ‘familia’ de MaD y, por suerte, no somos dioses 😈

Interesantísimos: La Ciencia salvó mi alma, Para ¡¡PENSAR!!, Misterios del Universo, La edad de la Tierra, Misterios del Universo (II) y El origen y evolución de la Tierra.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: