Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/10/12

Hace unos días, un impresentable alto cargo fue obligado a dimitir en España por decir que “las leyes, como las mujeres, están para violarlas”. No voy a despotricar contra su partido podrido (lógicamente, el PP), ni contra la ultrafascista ministra que lo nombró, Fátima Báñez. Pero voy a denunciar otro comportamiento indigno de un sujeto radiactivo, esta vez en Guatemala, a petición de nuestro amigo Kurono. Se trata del ministro de asuntos exteriores guatemalteco Harold Caballeros.

Este sujeto que durante 20 años vivió de la secta que había fundado, una vez con dinero se dedicó a la política. Por supuesto, dios ayuda a los canallas a que alcancen el poder fácilmente. Harold Caballeros también se montó su propio partido político para ir “pastando” con otras fuerzas y conseguir el puesto que tiene ahora de Canciller General de Guatemala.

Pues el tipejo se está riendo de la sensibilidad del pueblo guatemalteco al no sentir nada por la muerte de 8 campesinos a manos de los militares que reprimieron las protestas en el departamento de Totonicapán matando a la población. Todavía hay ejércitos que no saben que el pueblo les da las armas para que lo defiendan, no para que lo maten. Y los canallas siguen matando.

No contento con eso, Harold Caballeros dice que no fueron muchos muertos, después de todo, en todos los departamentos hay muertos todos los días y no pasa nada. ¡¡Pues eso es, canalla de mierda!! No pasa nada cuando mueres a manos de un delincuente asesino, pero es muy gordo cuando el ejército de un país mata a ciudadanos indefensos por protestar contra gentuza como este tipejo y quien lo protege. Además, ha tenido la desfachatez de llamar “pendejo” a quien lo ha criticado en las redes sociales.

Harold Caballeros, escucha bien (o lee en este caso): No tienes vergüenza ni la has conocido. Una lástima que dios no premie a los buenos y castigue a los malos, pero en vista de que eso no pasa, te lanzo una maldición gitana: Ojalá te caigas por donde se cayó la cabra. ¿Qué por dónde se cayó la cabra? Pues por dónde se caería que, cada cien años, se le desprendía un pelo y llegó al suelo pelada.

Relacionados: La Tortuga en el Poste, El fascismo cercano, La manipulación de las masas, ¿Justicia? y El mundo al revés.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: