Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/02/12

Por Julen Rossi.- Richard Dawkins es un “provocador profesional”, y él lo sabe. Se jacta de ello como quien guarda bajo su manga una habilidad secreta, y la despliega justo como para definir un partido. A veces se le va la mano: en las conferencias se enfurece, levanta la voz, mueve los brazos, y sus ojos se llenan de furia, como para devolverles la pelota, tanto a la Iglesia como a los fundamentalistas de todas las creencias, y lo hace con una gran carga de sarcasmo, inteligencia e ironía. Pero hace falta un mayor número de científicos como Richard Dawkins, científicos showmen, que se destaquen, no por una enfermedad que los aflige, al estilo de Stephen Hawking, sino por “animarse a cuestionar lo que no se cuestiona”, lo que se da por sentado. Dawkins fue el artífice de aquella campaña organizada en Londres y Barcelona, en la que grandes buses rojos circulaban con la leyenda: “Probablemente Dios no exista, deja de preocuparte y disfruta tu vida”.

Junto a colegas científicos y ateos, de la talla de Daniel Dennett, Christopher Hitchens, (que se nos fue) y Sam Harris, Dawkins altera la tranquilidad de las jerarquías religiosas. Y al parecer las altera mucho, porque en Turquía clausuraron su sitio richarddawkins.net y quemaron sus libros.

Ahí justamente, en el efecto posterior a la publicación está el éxito del ensayo “The God Delusion”, traducido en España como “El espejismo de Dios”, pero curiosamente inhallable aún en Argentina. En él analiza la creencia en un ser sobrenatural con el mismo rigor con el que se examina una hipótesis científica, despotrica contra el adoctrinamiento religioso infantil, ridiculiza a los fundamentalistas, y concibe a la religión como un virus, (autor del curioso término: “Gerinoil“, que identifica a la fe como un peligroso tóxico que envenena la mente) y a la fe, como la raíz de todos los males. Y al hacerlo propone al lector una especie de juego para que retroceda en el tiempo e imagine, (como “Imagine“, de Lennon) un mundo donde nunca hubo religiones: “Imagine que no existen los terroristas suicidas, que no existieron el 11 de Setiembre ni el 7 de Julio, y que no existieron las cruzadas, ni las cacerías de brujas, ni las guerras judeo-palestinas, ni las masacres en la ex Yugoslavia, ni evangelistas televisivos estafando a personas crédulas. Imagine que no existieron los talibanes que explosionaron las estatuas antiguas, ni decapitaciones públicas de blasfemos, ni azotes sobre la piel de las mujeres que osaron mostrar unos centímetros más de ellas. Sólo imagine”.

De su libro quiero rescatar unos renglones, que son toda una declaración de principios: “Los fundamentalistas “saben que ellos tienen razón”, porque han leído la verdad en un “libro sagrado”, y ellos saben de antemano que nada los llevará a cambiar sus creencias. La verdad del libro sagrado es un axioma, un dogma, y no es el producto final de un “proceso de razonamiento”. Simplemente creen que el libro es verdadero; y aunque la evidencia científica lo contradiga, entonces “la evidencia debe ser descartada y exorcizada”; pero no el libro sagrado. “En contraste, lo que yo, como científico creo (por ejemplo, la evolución), lo creo no porque lo leí en un libro sagrado, sino porque he estudiado las evidencias. Y eso es un asunto totalmente diferente.

Los libros sobre la evolución son creídos, no porque sean sagrados. Son creídos porque presentan abrumadoras cantidades de evidencias que se apoyan mutuamente. En principio, cuando un libro de ciencia está equivocado, alguien eventualmente descubre el error, y éste es corregido en las siguientes ediciones de ese libro. Eso no ocurriría nunca con los libros sagrados: ellos nunca se equivocan”. Y también afirma: “Como científico soy hostil hacia la religión fundamentalista porque ella activamente corrompe el trabajo científico. Nos enseña a no cambiar de opinión; y a no desear saber cosas nuevas, que están disponibles para que las sepamos. Subvierte a la Ciencia y debilita el intelecto.”
Sin duda, Dawkins es todo un ejemplo de un ateo militante, y consagrado a sus convicciones de vida.

Relacionados: La religión más absurda de la Humanidad, La Ciencia salvó mi alma, Ateísmo ES moralidad, ¿Qué es tener fe?, La vía hacia el Ateísmo, Catolicismo, ¿De qué sirve rezar? y Carta de Richard Dawkins a su hija de 10 años.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: