Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/01/12

En más de una ocasión nos habrá surgido la pregunta sobre ¿cuántos cambios genéticos hacen falta para evolucionar? Ahora, uno de los estudios publicados por Science y que he podido leer en SINC nos da la respuesta. Y no es 42 (el sentido de la vida), pero se le parece: son 4.

El artículo se describe el análisis en sistemas microbianos de los cambios genéticos que son necesarios para incorporar nuevos rasgos físicos ventajosos. El experimento analiza la coevolución del virus bacteriófago lambda y su huésped habitual, la bacteria E. Coli.

“Bajo las condiciones adecuadas, los virus pueden desarrollar nuevas funciones rápida y repetidamente. La manera en la que su huésped evoluciona con ellos determina qué rasgos se manifiestan”, asegura a SINC Justin Meyer, investigador de la Universidad del Estado de Michigan (EE UU) y autor de un artículo publicado en Science en el que examina las fuerzas evolutivas responsables de que emerja un nuevo rasgo en la especie.

Para ello, Meyer y su equipo hicieron un experimento con el virus que infecta a la E. coli (llamado bacteriófago lambda) y la propia bacteria. “Hemos investigado cómo el virus desarrolla una nueva habilidad que le permite infectar a su huésped a través de un receptor que los virus ancestrales no podían usar”, describen en el artículo. Permitieron que el sistema microbiano evolucionara conjuntamente bajo las condiciones del laboratorio, y observaron que, tras cuatro mutaciones clave, el microorganismo desarrolló la capacidad de adherirse a un receptor bacteriano diferente. Dos de los cambios se repetían en todos los experimentos.

Los investigadores también comprobaron que la bacteria respondía con ciertas mutaciones a las variaciones del virus, de manera que la evolución del bacteriófago lambda depende de su huésped bacteriano.

Tan solo cuatro mutaciones genéticas.- Los científicos regularon en el laboratorio determinadas condiciones que causaron que la bacteria huésped desarrollara resistencia al agente infeccioso, regulando el receptor OmpB, lo que ‘cerraba la puerta’ al virus. En esas circunstancias, el microorganismo estaba forzado a encontrar una nueva vía de entrada: la proteína OmpF. “Los virus desarrollan muchas mutaciones para explotar un nuevo receptor. Todas la que encontramos en la secuenciación del genoma estaban en la proteína J, que es la llave para ‘entrar’ en su huésped”, relata Meyer.

Los investigadores replicaron el experimento y en 25 casos diferentes observaron que se había desarrollado la nueva función: podía entrar en la bacteria a través de un nuevo camino. Aunque los virus habían llegado a esta habilidad siguiendo caminos diferentes, en todos los casos se había producido las mismas cuatro clases de mutaciones. “Por tanto, hacen falta cuatro variaciones para desenvolver la nueva habilidad”, afirma Meyer.

La selección natural en la innovación.- El rol de la selección natural en el proceso de adaptación es muy importante, pero en el surgimiento de innovaciones clave está menos claro, ya que cuando la selección fija ciertas variantes que mejoran las funciones ya existentes, puede limitar a las poblaciones a llegar a sus máximos locales y evitar que descubran nuevas habilidades.

“La selección natural ayudó a fijar las mutaciones en la proteína de reconocimiento del huésped, lo que mejoró la capacidad del receptor original y preparó el camino para otras mutaciones que permiten la infección a través de un nuevo receptor”, manifiestan los investigadores. Tras este experimento, aseguran: “El proceso de selección es importante para la evolución de una nueva función, aunque requiera muchas mutaciones”.

De Anaxícrates: Teoría de la Evolución (I) y Teoría de la Evolución (II).
Relacionados: Avances contra el cáncer, Curar el cáncer, Ciencia vs creencia (I), Curación del Alzheimer, El cromosoma Y, Curar el SIDA, Problemas de memoria, y La Iglesia y la Biología.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: