Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/05/10

Quien me conoce sabe que no comulgo ni con hostias ni con jueces estrella. Pero estos días ocurren demasiadas cosas para que Siesp no haga una referencia a los últimos acontecimientos judiciales y económicos.

 El juez Garzón ha sido apartado de su actividad en la Audiencia Nacional porque otro juez ha decidido “pulir” las denuncias de la extrema derecha contra aquél. ¡En contra de la opinión del fiscal! Demasiados intereses colisionan en este caso. Por un lado, los representantes parlamentarios de la extrema derecha (incluida en el Partido Podrido) que pretenden cortar las alas de todo juez que intente procesar a los setecientos cincuenta y dos mil quinientos diecisiete imputados del PP por corrupción. Y por otro lado, los deseos de la extrema derecha reinante en España durante 40 años, que no sólo “depuró” de rojos el país, sino que pretende seguir ocultando los cadáveres que dejaron en las cunetas sin que las familias puedan honrar a sus muertos.

 

 En España, todo el país hizo una transición a la democracia menos los jueces. A éstos los heredamos del fascismo. Y cuando surge alguno que pretende ayudar a restablecer el honor de los muertos, se lo cargan. Ahora, Garzón “cae abatido” ante quienes lo encumbraron cuando, por no inhibirse como manda la lógica judicial, persiguió a sus compañeros de ministerio. Y es esa derecha que se benefició quien le paga así: aplastándolo.

 

 Yo deseo que el juez Baltasar Garzón sea repuesto cuanto antes. Así lo hará el Tribunal Supremo (supongo). Pero, de momento, pasa su vía crucis particular por culpa de un sistema judicial que permite a organizaciones de extrema derecha campar por sus fueros y a los delincuentes de guante blanco seguir en la calle. ¡Asco de País!

 

Respecto al plan de reducción del déficit público del gobierno, llueve sobre mojado. Da igual lo que se haga, porque ya no somos los ciudadanos quienes mandamos. Es el “mercado”. Y ese mercado (= capitalismo) es quien obligó a los estados a endeudarse para adueñarse del dinero de todos en sus oscuros fines: la especulación monetaria. En teoría, por la “ortodoxia económica vigente”, la reducción del déficit público fortalece la moneda. Pues no. Irlanda decide bajar el sueldo de los funcionarios un 16 por 100; Grecia un 15 por 100, España y Portugal un 5 por 100. Alemania y Francia también se “aprietan el cinturón”… ¡Pero el Euro sigue en “caída libre”!

 

Siempre lo mismo. Nos creemos que nosotros, al ir a votar, elegimos a los gobiernos, pero son las “autoridades” monetarias quienes implantan unas políticas que continuamente se está demostrando que son erróneas.

 

Voy a dar una clase de Economía gratis: Al reducir el poder adquisitivo de la población y subir los impuestos para combatir la crisis económica, el consumo se retrae y la actividad económica no tiene más remedio que decaer. ¿Qué se ha conseguido? Pues intentar apagar un incendio con gasolina. ¡¡¡Eso es lo que espera el Gran Capital!!! No sólo no hemos podido detener la caída del Euro, sino que, desde Estados Unidos, están despejando la cancha de juego económico donde había demasiados contrincantes. Éstos eran USA, China y la Unión Europea. Una Unión que, sin recursos energéticos, estaba consiguiendo imponerse como la economía dominante. Así que, en vez de “invadir países a la antigua usanza”, los hundimos económicamente. Los “mercados” norteamericanos nos han robado la cartera y, además, no nos hemos dado cuenta de su juego real. En la película “El bueno, el feo y el malo”, repartirse un botín entre tres no era viable. Hay que eliminar a uno, dejando a Europa como un simple conglomerado de población que en el futuro serán los consumidores de la nueva polarización del siglo XXI: Estados Unidos y China. PD.- El gobierno de España parece desbordado, pero oír a Rajoy da asco.

Relacionados: El mundo al revés¿Democracia o Mercatocracia?, Camps el eleganteEl fascismo cercano, El Tribunal Supremo se cubre de mierda (II), Partido Popular y canallas y Orgullo rojo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: