Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/02/10

Viaje astral

Uno de los más grandes timos de la pseudociencia llamada parapsicología es el denominado “viaje astral”. Teóricamente consiste en dar por supuesto que el ser humano dispone de una conciencia (llámese, alma, espíritu e incluso “cuerpo astral”) capaz de abandonar el cuerpo físico y viajar por su cuenta flotando en el aire a modo de prolongación de nuestros sentidos. De tal manera que podríamos estar durmiendo solos y nuestro “cuerpo astral” desplazarse hasta la cama de Charlize Theron.

Todo lo anterior es imposible porque se parte de un supuesto de dudosísima constatación cual es la existencia del cuerpo astral; además, la ubicuidad no es un don para nuestro mundo. Sin embargo, alrededor de todo este folclore ha florecido una fauna diversa de vividores que, por un “módico precio”, te ofrecen un curso para viajar con la mente, sin distinguir lo que es mente o imaginación. Incluso en algún programa de radio te ofrecen recomendaciones para relajarte e intentarlo. Menudo timo.

 

Uno de los “viajes astrales” más famosos fue el realizado por el vividor Jeta Jeta Benítez desde Sudamérica a Bilbao (España) tras haberse puesto hasta el culo de ayahuasca ante las narices de Fernando Jiménez del Oso que actuó de cómplice silencioso ante el fraude, máxime cuando a este último se le supone titulado en psicología, pero ganó más dinero dedicándose a hacer como que investigaba fenómenos que jamás resolvía (le interesó siempre mantener viva la ignorancia de los que le dieron a ganar mucho dinero y creó la escuela de charlatanes que hoy pulula por los diversos medios de comunicación españoles).

 

El viaje astral, al igual que la telepatía o la precognición, son fenómenos subjetivos que los vendemisterios se han encargado de reglar para poder “investigarlos”, teniendo en cuenta que para estos merluzos, la investigación consiste en recoger testimonios de sujetos nada fiables después de haber bebido más de la cuenta. Convierten el sentimiento en casuística, transforman el ansia en experiencia, y para ello es mucho mejor si se altera el estado de conciencia con algún psicotrópico.

 

Uno acude a un “especialista” en viajes astrales (timador), que en varias “sesiones” te relaja, te ofrece alguna sustancia excitante y te hace imaginar que despegas de tu cuerpo para viajar por el aire viendo unas imágenes que ya están en tu cerebro (te hace confundir tu imaginación con un “viaje astral” que no existe). Al final, los honorarios son proporcionales al nivel de atontamiento del sujeto. ¿Y qué has conseguido? Has ayudado a mantener vivo uno de los más productivos timos de la sociedad de la ignorancia.

 

Relacionados: Parapsicología y engaños, El fraude científico de Planeta Encantado, Mente abierta, cerebro al suelo, Fraudes paranormales, Hipnosis y fraudes, Sectas esoterismo y racionalidad, Ciencia para normales, Cómo detectar fraudes, Fenómenos paranormales y Fantasmas y espíritus.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: