Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/01/10

Cuando unas empresas multinacionales se confabulan para obtener mayores beneficios engañando a los clientes, merecen ser boicoteadas y que nadie vuelva a comprar sus productos. Puede ser un arma de doble filo puesto que se verían forzadas a cerrar, con la consiguiente pérdida de empleo de sus trabajadores y el traslado de sus inmunes dueños a otros sectores económicos donde repetirán su manera de entender el mercado (esto es, mintiendo, manipulando, engañando).

Desde febrero de 2008, en España, está vigente una ley por la que, cuando alguien denuncia una confabulación para manipular el precio de las cosas, queda impune a cambio de las pruebas. Pero sólo se libra el primero en denunciar. Tal ha sido el caso de Heinkel que ha denunciado su participación en un cártel para reducir el tamaño de los envases de sus productos manteniendo el precio. Las otras empresas implicadas son Sara Lee, Colgate-Palmolive y Puig. El acuerdo afectaba a las marcas Fa, La Toja, Magno, Sanex, Kinesia, Lactovit y Heno de Pravia.

 

La Comisión Nacional de la Competencia ha impuesto multas millonarias, incluso a alguna de estas empresas que también denunció (pero no fue la primera – ni siquiera son delincuentes con palabra). Por todo ello, Competencia impone una multa de 3,7 millones de euros a Sara Lee, 2,4 millones a Puig y 2,1 millones a Colgate-Palmolive. Henkel se ha librado de la multa, que habría sido de más de 4 millones de euros, por denunciar el pacto.

 

Las personas con principios morales (hablo de los buenos, no de los religiosos), deben tener en cuenta estos hechos a la hora de adquirir productos de toda esta gentuza. Heinkel se habrá escapado de la sanción económica, pero no de mi gran saco de marcas a boicotear. (Noticia AQUÍ)

Relacionados: ¡Iberia al paredón!, Hiperespacio telefónico, y Parapsicología y engaños.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: