Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27/01/09

Tengan la seguridad de que antes o después se producirá un impacto contra la Tierra de los denominados “de gran extinción”. Sucedió en el pasado y sucederá en el futuro. La única incógnita es el tiempo. ¿De cuánto tiempo disponemos? A continuación les resumo el documental “Amenazas del espacio” que vi hace algunos años, aunque no es el que circula actualmente con ese título por la red:

 

Existe la idea que todos los planetas giran de modo uniforme y que todo funciona a la perfección. Pero teniendo en cuenta la cantidad de cometas y asteroides que nos rodean, algún día se producirá un impacto. Sucedió en el pasado y sucederá en el futuro.

 

impact_site_of_fragment_gA medida que la tecnología nos acerca al Universo vemos que la destrucción por cataclismos es algo corriente en el cosmos. Recientes imágenes del telescopio espacial Hubble nos muestran choques de galaxias; sabemos que hay agujeros negros tragándose literalmente sistemas estelares enteros.

 

Algunos científicos creen que Marte era un planeta verde, con océanos, parecido a la Tierra, hasta que una serie de impactos acabó con su atmósfera convirtiéndolo en un planeta muerto. Venus está lleno de cráteres por impactos, algunos de ellos del tamaño de un pequeño país. En la Tierra el cráter visible más famoso es el del meteorito de Arizona.

 

Los astrónomos David Levy y Jane Shoemacker, dedicados a descubrir cometas en la década de los 90, en 1993 encontraron uno que explica lo que ocurre cuando un cometa choca contra un planeta. Más tarde este cometa, llamado Shoemacker-Levy-9, era destrozado en varios trozos por la gravedad de Júpiter. Una línea de pequeños cometas se dirigía hacia el gigante Júpiter en trayectoria de choque a 210.000 Km. por hora. La explosión del primer trozo levantó una nube 3000 Km. por encima del planeta. Durante 6 días se registraron 16 impactos, y el más grande dejó una nube del tamaño de la Tierra que duró casi un año. Pudimos verlo por televisión.

 

¿Qué pasaría con nosotros? Si uno dice que un cometa o asteroide puede chocar contra nosotros ¿cómo eliminamos el factor risa? Después de lo del Schumacker-Levy-9 ya nadie se ríe.tycho_crater_on_the_moon1

 

Ahora hemos comenzado a darnos cuenta de que la Tierra es un objetivo en potencia. En la Luna tenemos pruebas de impactos (más de 30.000), y en la Tierra, a pesar del efecto erosivo de la atmósfera y el agua, se han contabilizado 180 en los últimos 20 años, pero existen más de 2000 ocultos por las selvas y los océanos.

 

La tecnología de los satélites nos ha permitido descubrir la huella del asteroide que impactó al Noreste de la península de Yucatán, en México, exterminando a los dinosaurios hace 65 millones de años. Pero no todo se ha producido en el pasado lejano. En este siglo, en el verano de 1908, una noche los habitantes de Londres vieron el firmamento iluminado hacia el Sudeste que permitía leer de noche. El observatorio sismológico de Bruselas había detectado un terremoto con epicentro en Siberia. Pero no fue hasta 20 años más tarde cuando una expedición de científicos decidió acercarse al lugar donde se suponía que un meteorito había chocado con la Tierra, con la esperanza de observar el cráter y determinar el mineral aprovechable. Pero en Tunguska, Siberia, no había cráter, no había mineral, sólo árboles abatidos en forma radial respecto a un centro.

 

La causa de este hecho dio origen a todo tipo de especulaciones; se habló desde un terremoto hasta una nave espacial que había estallado. El Dr. Jasper Wal del observatorio real de Greenwich concluye que se trató de un meteorito que no chocó con la Tierra sino que estalló a 1500 metros sobre el bosque; una gran bola de fuego de 30 megatones lo incendió y después que la onda de choque y el polvo apagasen el fuego sólo nos quedaron los árboles tumbados en una superficie equivalente a una gran ciudad. Si hubiese sucedido 3 horas más tarde lo habría hecho sobre Moscú y millones de personas habrían muerto.

 

Los científicos nos aseguran que una explosión así solo sucede una vez cada cien mil años, pero 20 años más tarde la Tierra recibió otro impacto. En la selva amazónica, años 30, a los aborígenes les pareció el fin del mundo cuando al amanecer unas explosiones parecían incendiar el cielo y después la selva, más de 2000 Km2. Sabemos esto por un misionero católico que llegó justo a tiempo de evitar que el hechicero suministrara un veneno a la tribu para suicidarse como sacrificio que aplacara a los dioses.

 

Tres pequeños asteroides produjeron la tragedia; pero tanto Siberia como Brasil son regiones poco habitadas ¿Es posible que no siempre hayamos tenido tanta suerte?comet-hale-bopp

 

En 1871 los titulares de todo el mundo informaron del incendio que arrasó Chicago. Pero lo que la historia ha olvidado es que esa misma tarde y a esa misma hora otros doce incendios arrasaron zonas de otros cuatro estados circundantes causando aún más devastación. El científico Randall Carson dice que la razón de lo inexplicable de estos hechos fue que nadie pudo ver la explosión de un cometa de unos 100 metros de diámetro a 30 kilómetros de altura y que provocó los enormes incendios del Medio Oeste americano en 1871. Esa noche, en Peshtigo, murieron 1200 personas en un incendio inimaginable. A las 8 de la tarde una extraña luz precedió un gran trueno, y luego otros truenos más fuertes, como preludio a la gran tormenta de fuego y árboles arrancados de cuajo que arrasó la ciudad. Ropa y pelo ardían instantáneamente. El cielo estaba en llamas. Peshtigo fue devorada y a otro día los restos que quedaron eran similares a los árboles de la explosión en Tunguska. Posiblemente otras tragedias de nuestra Historia sucedieron sin saber que eran impactos.

 

¿Ocurrirá de nuevo? Durante siglos hemos representado a los cometas como dragones que aterrorizaban la Tierra o como rayos enviados por Dios para castigarnos. Pero sabemos que son restos de la nube que dio origen al Sistema Solar. Se cree que fueron impactos de cometas los que proporcionaron el agua de los océanos de la Tierra. Normalmente son encontrados por aficionados, como el cometa Halle-Bopp, pero mientras que los cometas son más visibles y representan una cierta amenaza para nosotros, el mayor peligro es un impacto provocado por un asteroide.

 

meteorEstos cuerpos celestes en su mayoría ocupan una franja entre Marte y Júpiter y muchos de ellos tienen órbitas excéntricas que cruzan la de la Tierra. Según cálculos recientes un asteroide del tamaño de una casa cruza la órbita entre la Tierra y la Luna una vez al día, y uno del tamaño de un campo de fútbol lo hace una vez al mes. En 1996, un estudiante de astronomía, Carl Hergenrother, observó cómo un trozo de asteroide desviado por los choques que se producen en el cinturón de asteroides se dirigía hacia la Tierra. Pasó a 600.000 Km. de distancia, pero de haberlo hecho 7 horas más tarde el impacto habría sido inevitable.

 

El secreto de las Fuerzas Armadas Norteamericanas respecto a la amenaza de los asteroides ha sido desclasificado gracias al físico Edward Tagliaferri. Los satélites militares han registrado 136 detonaciones en la alta atmósfera en 17 años, similares a explosiones nucleares. Un meteorito del tamaño de un balón iluminaría el cielo como para leer el periódico de noche. En 1994, a 20.000 metros de altura estalló en pleno Pacífico un meteorito con una energía 5 veces la bomba de Hiroshima. Fue detectado por los satélites de defensa, y hasta sacaron de la cama al Presidente de los Estados Unidos. 136 Detonaciones en 17 años son una explosión nuclear cada 6 semanas.meteorito1

 

El impacto de un asteroide de un kilómetro y medio significaría una explosión equivalente a 30.000 megatones (más que todos los arsenales nucleares del planeta). El choque en el océano originaría un maremoto que aniquilaría las ciudades costeras y las olas de 2 kilómetros de altura harían estragos en el interior. En tierra, el impacto ocasionaría un terremoto con una onda de aniquilación que viajaría a 750 km/hora. Un armagedón de desastres asolaría el mundo; las fallas se moverían, los volcanes entrarían en erupción y miles de toneladas de tierra candente serían lanzadas a la atmósfera provocando incendios en todo el planeta. Habría miles de impactos secundarios y se elevaría la temperatura de la atmósfera. Una nube negra oscurecería la Tierra durante un año, y comenzaría lo que llamamos un invierno nuclear. Sin luz y con lluvias ácidas no habría fotosíntesis, ni plantas, ni animales herbívoros, ni carnívoros. Sólo muerte. Cuando el tiempo se despejara sufriríamos el efecto invernadero y la temperatura sería muy elevada durante cientos de años.

 

¿Se puede rechazar una amenaza de esta envergadura? La probabilidad de morir por un cometa es la misma que la de morir en un accidente aéreo. Pero el dinero que se invierte en investigación espacial no es nada comparado con el invertido en la seguridad de los aviones; los acontecimientos corrientes parecen más importantes pero un meteorito puede ser globalmente catastrófico.

 

dinoasteroideHoy tenemos tecnología que, si vale para desviar misiles, también vale para desviar asteroides. El problema es de tiempo. Si descubrimos que un meteorito va a chocar dentro de 2 meses no podremos hacer nada, salvo evacuar la zona de impacto en lo posible. Pero si disponemos de 10 o 20 años no sería difícil desviar la órbita. Bien con bombas nucleares, con el riesgo de hacer trozos el meteorito y que nos lluevan los restos, o bien con explosiones controladas en la propia superficie que ocasiona una reacción que desvía al astro de su trayectoria. Se estudian otras posibilidades pero, repito, todas en función del tiempo que dispongamos para realizarlas.

 

Si no respondemos a este desafío técnico, antes o después un asteroide o un cometa chocará contra la Tierra y provocará su destrucción. El 99% de las especies ha desaparecido, muchas de ellas, como los dinosaurios, por impactos. No se dieron cuenta de lo que les pasaba y ahí radica la diferencia: somos la primera especie que reconoce esa amenaza del espacio y sólo si nos enfrentamos a ella podremos asegurar nuestro futuro en el planeta Tierra.

Relacionados: El misterio de Tunguska, o La edad de la Tierra, Misterios del universo (I), Misterios del universo (II) y Vida extraterrestre.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: