Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 de noviembre de 2008

A lo largo de la historia del papado se puede concluir que la dieta pontificia ha sido condimentada con multitud de venenos si sopesamos el hecho curioso sobre 60 papas que no llegaron al año de pontificado, pero es que otros 80 no llegaron a dos años. Ahora les propongo un interesante ejercicio: busquen en sus enciclopedias, en internet, o libros de historia al Papa Juan XX. ¿Quién fue? ¿Acaso la Iglesia suprimió ese número como los que retiran el número 13 de sus asientos en aviones o en pisos? El Papa Juan XX nunca existió.

 

El medievo fue un tiempo duro para la humanidad, también para los representantes de Dios en la Tierra. Las más bajas pasiones humanas y las luchas por el poder siempre y hasta hoy han ido forjando eso que el mundo católico llama Papado de Roma. No es plan de ponerse ahora mismo a narrar las correrías de papas nombrados con 10 años de edad, ni las historias de adulterios, hijos ilegítimos, asesinatos, etc., que siempre estuvieron a la orden del día de estos representantes divinos “elegidos por la inspiración del Espíritu Santo”, aunque mucho me temo que fueron las familias romanas de los Teofilactos y de los Crescencios quienes impusieron a sus candidatos durante la mayor parte de la Edad Media.

 

Hagamos un breve repaso a los papas de nombre Juan, y para no cansarles mucho comenzaremos por:

Juan XXII

Juan XXII

  

– Juan XIV (983-984) A este pobre hombre lo depone el papa Bonifacio VII, pero no conforme con eso, lo encierra en Santángelo ¡y lo deja morir de hambre!

– Juan XV (985-996) Este individuo fue durante su papado la marioneta del dictador Crescencio Nomentano.

– Juan XVI (997) Al emperador Otón III no le gustó esta elección y encerró a este papa. Ya en la prisión los soldados le arrancaron la nariz, los ojos y la lengua.

– Juan XVII (1003) Este murió pronto. Con seis meses tuvo suficiente.

– Juan XVIII (1003-1009) En este caso el Espíritu Santo tenía menos poder que el tirano Crescencio quien seguía imponiendo su voluntad a los pontífices como hizo obligando a la renuncia de este papa.

– Juan XIX (1024-1033) El jefe político de Roma vio fallecer a su hermano, el papa Benedicto VIII, y abusando de su poder, se ordenó sacerdote, se ordenó obispo y se apoderó del solio pontificio con el nombre de Juan XIX. Aunando los dos poderes era  el dueño absoluto de Roma. Al menos abdicó para casarse.

– Juan XXI (1276-1277) Este hombre virtuoso y trabajador no tuvo suerte. Un portugués erudito en múltiples disciplinas académicas al que se le vino literalmente encima el techo del palacio que andaba reformando en Viterbo.

– Juan XXII (1316-1334) Tal como comenta el ex-sacerdote jesuita Salvador Freixedo en su libro “Cristianismo, un mito más”, Juan XXII fue “Papa de Aviñón. Se podría hablar mucho sobre él. Amaba ansiosamente el dinero e inventó mil tributos para tener más. Se hizo inmensamente rico aparte de ser un nepotista y un patriotero. De 28 cardenales que nombró, 23 eran franceses y 9 lo eran de su pueblo (Cahors). Mandó despellejarle la cabeza y las manos al obispo Geraud y luego quemarlo vivo “porque había matado al sobrino del papa con brujerías. A un franciscano que predicaba sobre la pobreza lo hizo bajar del púlpito para encarcelarlo. En Pisa, el otro papa, Nicolás V, mandó hacer un maniquí representando a Juan XXII y lo quemaron. Nicolás V fue llevado años más tarde preso ante Juan XXII con una soga al cuello. Le perdonó la vida por un pacto previo pero lo tuvo en la cárcel hasta morir”.

– Juan XXIII (1410-1415) El primero de los Juanes XXIII no está claro si fue papa o antipapa. El concilio de Constanza lo depuso después de unas gravísimas acusaciones por sus múltiples fechorías. La verdad es que este concilio en concreto se lleva la palma de las irregularidades eclesiásticas y sería cuestión de tratarlo en otro post. 

El segundo Juan XXIII

El segundo Juan XXIII

– Juan XXIII (1958-1963) Es el segundo Juan XXIII. Convocó el concilio Vaticano II. Se creyó que iba a ser un papa de transición pero fue muy original. Su persona está todavía viva entre las personas mayores.

 

Pero… ¿Qué fue del papa Juan XX? La respuesta razonable, después de vistos los ejemplares con los que el Espíritu Santo castigó a la humanidad, es que en alguno de los cónclaves el primeramente elegido papa “no saliera vivo de allí”. Después de todo, era normal en esos cónclaves practicar la “caridad cristiana” matándose entre ellos, lo mismo que hubiera sucedido en la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén hace unos días entre diversas sectas cristianas si no interviene la policía israelí. Es evidente que estoy especulando, pero no es de extrañar que Juan XX sólo fuese papa unos minutos, y siempre dentro del recinto de la reunión cardenalicia. Por supuesto, los archivos vaticanos tienen, seguro, la respuesta.

Aclaración: si alguien llegase a pensar, muy adecuadamente, que este misterio no ha sido descubierto, ha de quedarnos el consuelo de haber descubierto la jarcia de sujetos que, en nombre de Dios, han hecho fallar toda la cadena de mando desde Pedro hasta Ratzinger. Y añado… ¡todavía nos quieren dar lecciones!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: