Feeds:
Entradas
Comentarios

En alguno de mis momentos de asueto suelo hacer un recorrido por los programas denominados “de misterio” en las diversas emisoras de radio y televisión. Voy a excluir de esta reflexión las creencias religiosas simplemente porque éstas se atascaron ya hace siglos, es decir, ninguna de las grandes religiones clásicas ha rectificado jamás ningún disparate de los miles que se enuncian en sus panfletos “sagrados” (esa es otra: ¿quién dice que esos “libros” sean sagrados?)

Pero voy a tratar de situar en el centro del debate la deriva hacia el ridículo que han adoptado los variopintos programas “de misterio” de las ondas hertzianas. ¿Se han dado cuenta de que ya no se habla en ninguno de ellos de “la pila de Bagdad”, ni de “la máquina de Antikitera”, ni del “monstruo del Lago Ness”, “la bola negra de Ucrania”, etc., etc.?

Los presentadores de esos programas comenzaron su andadura por el denominado “mundo del misterio” con las historias mencionadas pero ya no hablan de ellas en sus actuales programas. ¿Por qué? Pues porque a fuerza de “palos” ya se han dado cuenta que sería ridículo seguir manteniendo una actitud por la que ya nadie se deja embaucar. Sin embargo, ahora se dedican en esas “reuniones de pazguatos” (sus programas) a relatar toda clase de noticias actuales que hablen de luces en el cielo y el famoso y recurrente momento en el que emiten las psicofonías que sus partidarios obtienen poniendo grabadoras y disfrazando esa acción con una “hinbestigación”.

Llenan sus horas de emisión con voces extrañas. ¿Me quieren explicar qué han conseguido con tantas décadas grabando tonterías? Porque hoy, en 2019, siguen igual de estancados en su círculo vicioso como en los años 50 cuando se descubrió esta memez.

Respecto a los ovnis, idem de lo mismo. Relatos de avistamientos igual que en 1947 cuando empezaron con esta línea de “hinbestigación”. Cuando un tonto sigue una línea, la línea se acaba pero el tonto sigue. ¿Qué sabemos hoy de los ovnis que no supiéramos ya en 1947? Lo mismo. No hay evolución.

Sin embargo, los programas quieren sobrevivir. Y para ello nada mejor que completarlos con noticias de la Ciencia. Hablan de los exoplanetas que vamos descubriendo, de las posibilidades de encontrar vida en los mismos… ¿pero no habíamos quedado que ya hemos contactado con multitud de civilizaciones extraterrestres? Y los muy desahogados se atreven a criticar a los científicos.

De verdad, amigos, les prometo que me produce vergüenza ajena escuchar tanta imbecilidad en esos programas. Algunas veces traen historias que, si se vendieran como pura fantasía, estarían bien. Pero las venden como realidad, como una conspiración que sólo ellos (los presentadores y su séquito) son capaces de ver. Repito, vergüenza ajena.

¿Qué hacen los dioses de los creyentes en el mundo actual? Nada. ¿Qué hacen los extraterrestres hoy en día? Nada. ¿Y qué diferencia hay entre unos dioses que no hacen nada o unos aliens que tampoco hacen nada, y unos dioses o aliens inexistentes? Ninguna. No existen. Y la prueba de su existencia corresponde al que afirma, no a mí, que soy el que los niega, porque detrás de mí están las décadas y siglos que demuestran su inacción.

Hala, a seguir grabando tonterías de voces en casas abandonadas. A seguir con sus “alertas ovnis” para llenar horas de radio. A seguir haciendo el ridículo para una mente normal. ¿Cómo debe estar estructurada la mente de quienes siguen perdiendo el tiempo acudiendo a templos religiosos o desvelándose por escuchar a unos presentadores que tantos años llevan viviendo del cuento?

No os perdáis la Lista incompleta de fraudes (ni los links anteriores del post)

Defectos del veganismo

El cerebro de los veganos se ha programado erróneamente con una “religión” que los lleva a no alimentarse adecuadamente (eluden la carne) por estar en contra de matar animales. De manera que se dedican a matarse a sí mismos. Una lapidaria frase del Catedrático emérito de la Universidad de Murcia, Salvador Zamora Navarro, lo deja bien claro: «Ser vegano estricto es incompatible con la vida. ¿Por qué no están muertos? Porque toman complementos»

Javier Pérez Parra, en el diario La Verdad, publica la entrevista realizada al eminente fisiólogo, Salvador Zamora, que nadie sensato debe perderse:

Para Salvador Zamora (Mazarrón, 1938), comer es un placer. Tanto que hasta entra hambre mientras se le escucha hablar con entusiasmo del arroz con habichuelas y del hígado encebollado. El catedrático emérito de Fisiología de la UMU es un auténtico látigo del veganismo y un fervoroso defensor de la carne como elemento fundamental de la dieta, aunque, eso sí, en su justa medida. «Ser vegano estricto es incompatible con la vida», señala.

– Esta semana, en el foro LV-Cajamar, usted dijo que la dietas veganas y paleolíticas «son modas que no pueden defenderse ni tienen futuro».
– Ni tienen fundamento científico. Vamos a empezar por la paleolítica. De pronto, se pone de moda esto de que tenemos que seguir los modelos de nuestros antepasados, porque fíjate si serían buenos que todavía estamos aquí. Todo eso es una reflexión romántica, bonita, pero claro, nuestros antepasados hicieron lo único que podían hacer, es decir, sobrevivir. ¿Qué ocurría con nuestros tatarabuelos? Yo llegué a conocer a algún bisabuelo. Vivían alrededor de 40 o 50 años y a esas edades se morían. Afortunadamente, porque quien no se moría estaba lleno de achaques. Comer adecuadamente cada día era un verdadero problema. No estoy hablando de los pobres, estoy hablando de las familias normales. En el pueblo donde yo nací, en Mazarrón, cuando una familia echaba un alboroque hacía un arroz con pollo. Eso era una fiesta. En muchas casas normales -mi padre era farmacéutico- con un pollo se hacían cinco presentaciones: en salsa, cocido, el arroz… Cuando se hacía un estofado o una salsa te ponían tres o cuatro trocitos contados…

– ¿Pero por qué no es aconsejable la dieta paleolítica?
– Lo que te inspira es hambre. La especie humana lo que ha pasado es hambre desde que apareció en el mundo hasta hace sesenta años. Fíjese, le hablo de algo que he vivido. ¿Y por qué ha pasado hambre? Porque la producción de alimentos era escasísima, no había alimentos para todos. Se cocinaba con escrupulosidad. En la casa no se desperdiciaba nada, con lo que sobraba se hacía la ropa vieja, las croquetas… Todo eso son inventos del hambre.

– La dieta vegana, que excluye todo alimento de origen animal, como los huevos y lácteos, ¿no es saludable?
– No solamente no es saludable sino que no se puede seguir. No hay ninguna persona en el mundo que siga una dieta vegana estricta porque es incompatible con la vida. ¿Entonces, por qué no están muertos? Porque toman complementos químicos -que tanto critican- o de síntesis, o extraídos de productos naturales. Si un señor me dice que es vegano, yo le respondo: ‘Te estoy mirando y no eres vegano’. Le estoy mirando el color de la piel, las mucosas, el brillo de los ojos, los labios, y eso me está diciendo que está tomando cosas que no proceden de alimentos vegetales, porque no aportan ácidos grasos poliinsaturados en cantidad suficiente, ni algunos aminoácidos, algunas vitaminas ni hierro en cantidad suficiente. Sin todo esto se desarrollan enfermedades importantes, tan importantes que si se prolongan en el tiempo producen la muerte. Hablamos de la anemia megaloblástica, la anemia perniciosa, etc.

– ¿El alimento de origen animal es, por tanto, imprescindible?
– Nosotros estamos aquí ahora discutiendo gracias a que algunos antepasados comenzaron a comer carroña. Pero muy poca, porque el humano de hace 200.000 años no podía competir con los grandes carnívoros, comía solo lo que dejaban estos animales. Con la carroña, comenzaron a ingerir algunos ácidos grasos poliinsaturados, y las membranas de sus neuronas pudieron rodearse de esos ácidos. Eso permite que el transporte del impulso nervioso se haga a una velocidad impresionante. Gracias a eso yo puedo ahora explicarle esto, y usted puede comprenderlo. Con la carroña, el cerebro de estos hombres va creciendo, y al mismo tiempo se hacen más inteligentes: consiguen imaginar alguna trampa para coger algún animalito, que tiene ácidos grasos poliinsaturados, y se lo comen.

– ¿Sin comer carne no hubiese sido posible la evolución?
– Hubiese sido imposible. Con los vegetales conseguimos unos niveles insuficientes de algunos nutrientes que son imprescindibles para nuestra actividad biológica. Los que dicen que son veganos, están tomando suplementos nutricionales con estos elementos. Yo no tengo nada contra las farmacias, de hecho soy farmacéutico de origen y nací en una farmacia, pero los medicamentos son para cuando hacen falta, y si no son necesarios, no se deben tomar. Porque, ¿cuál es el objetivo fundamental de la alimentación? Hay una cuestión muy importante que no está en la conversación. Sí, la alimentación aporta nutrientes, pero también produce placer. Uno de los mayores placeres para el ser humano es la comida. ¿Si eso se lo quito, no pasa nada? Si te quito las pocas cosas que te producen placer, estarás deseando morirte y más aún, acabarás muriendo. A un vegano le digo: ¿qué más te dará tomarte un polvo blanco disuelto en agua que un filete de hígado a la plancha con cebollita que está buenísimo? Que tú tienes el capricho filosófico de respetar a los animales, pues lo que tu digas, pero tienes que saber que si no consumes productos de origen animal, tienes que tomarlos con complementos que te los suministren de la forma que sea.

– Muchos veganos y vegetarianos no solo eliminan la carne porque consideran que es más saludable para ellos. Lo hacen porque denuncian que el consumo actual, el crecimiento que es está experimentando, no es sostenible para el medio ambiente.
– Y ahora les doy la razón. Efectivamente. Yo lo que quiero es proteger la salud y el medio ambiente, y lo quiero hacer con ciencia, con inteligencia. Fíjese, yo empezaba la conversación, sin saber a dónde íbamos a llegar, hablando de cuando en un estofado se ponían cuatro trocitos de carne por cabeza. En el mundo moderno rico se está distorsionando la dieta. Una alimentación equilibrada debería ser aquella que aporta entre un 10% y un 15% de la energía en forma de proteínas, entre un 25% y un 35% en forma de grasas, y el resto, entre un 50% y un 60%, en hidratos de carbono. Esa es la dieta equilibrada, sana, saludable, que es además la base de la dieta mediterránea. Pero la estamos trastocando, y estamos tomando un 30% de proteínas y más de un 40% de grasas, mientras reducimos los hidratos de carbono. Eso está teniendo consecuencias patológicas importantes.

– Ya han pasado dos años desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó la carne roja y la procesada entre los productos que elevan el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer. Una vez pasada la tormenta que se originó con todo aquello, ¿qué conclusiones podemos sacar?
– Que un exceso de ingesta de carne y, por tanto, de proteínas de origen animal, que son las proteínas más maravillosas del mundo, es malo, malísimo. Pero no por el cáncer, me preocupa más que ese exceso se esté cargando tu hígado y tu riñón. El metabolismo de esa carne te obliga a hacer urea y genera otros tóxicos; está toxificando tu organismo.

– También hay una corriente contraria a los alimentos transgénicos. Desde el punto de vista científico, ¿qué fundamento tienen estas posturas?
– Primero hay que saber lo que es, porque el asunto es que la mayoría no lo sabe. La gente que está en contra piensa que esos transgénicos le pueden perjudicar, ¿pero cómo? Lo que hace nuestro sistema digestivo es digerir el alimento y transformarlo en moléculas sencillas: glucosa, ribosa, aminoácidos, ácidos grasos. Mire, yo, y usted, y todos los que lean el artículo, nos pasamos la vida comiendo genes. Y no nos hemos preocupado por eso. Cuando yo me tomo una paella de conejo, muy famosa en la Región de Murcia, me estoy tomando los genes del conejo, los genes del arroz, del tomate y del pimiento. Todo lo que comemos son seres vivos, animales o vegetales. ¿Le han preocupado alguna vez los genes de la anchoa? ¿Esos genes no le hacen daño y los de la anchoa transgénica sí? Hemos comido ya alimentos transgénicos, como soja o maíz. Se han conseguido prácticamente transgénicos de todos los vegetales y yo diría que casi de todos los animales, aunque no están autorizados. La legislación europea es muy restrictiva. Desde un punto de visto alimenticio, los transgénicos no tienen ninguna importancia. Lo que a los científicos nos preocupa es el aspecto medioambiental. Porque si un transgénico invade una agricultura y por su mayor capacidad y resistencia desplaza a lo no transgénico, pues estaremos probablemente cambiando el medio ambiente de forma notable. Eso es más peligroso. En general, se procura que los transgénicos no sean fértiles, no se puedan reproducir, para evitar este desplazamiento.

– Ha comentado antes que lo que la humanidad ha pasado hasta hace poco tiempo es hambre. ¿Hemos oscilado de ahí a una sobrealimentación o a una mala alimentación? Porque las tasas de obesidad y sobrepeso son altísimas. Afectan, por ejemplo, a tres de cada diez niños y niñas en la Región.
– De un lado, hay una alimentación desequilibrada cuando tomamos lo que debemos en energía pero no en nutrientes. De otro, hay sobrealimentación cuando tomamos más energía de la necesaria, con independencia de qué nutrientes sean. Pero es que además no nos movemos. Han cambiado los hábitos de vida. La gente sale en coche del edificio Cinco Estrellas, frente al Reina Sofía, que es donde yo vivo, haciendo tapones y dando el ‘coñazo’, para llevar al niño a las Carmelitas del Puente, que no sé cuantos metros hay, pero no creo que lleguen ni a 200. La actividad la hemos abandonado, somos sedentarios totales.

– ¿El descenso en el consumo de pan que se está experimentando en Murcia y en toda España es bueno o malo desde el punto de vista de una dieta equilibrada?
– Es malo. Dijimos antes que la dieta debía componerse en un 60% de hidratos de carbono complejos que están en el pan, por tanto en los cereales, y en las legumbres. Estamos reduciendo hidratos de carbono y aumentando la grasa y la proteína, que es algo que hay que mantener a raya. La dieta se ha distorsionado, hay que recuperar el pan. Cuando dicen que el pan engorda recuerdo lo que ya dijo don Francisco Grande Covián: el único alimento que no engorda es el que se queda en el plato. Y añadía: menos plato y más zapato. He ido por veinte colegios dando conferencias con este título. Hay que mandar mensajes que todo el mundo entienda.

– Llama también la atención que en Murcia se consuma fruta por debajo de la media nacional, un 4% menos, según el INE.
– Sí, es lo normal, que no aprecies lo que tienes. ¿Cuántos millones de personas van a ver la Alhambra? Pues hay miles de granadinos que no la han visto. Estuve allí viviendo treinta años y lo acabé entendiendo. Lo tienes ahí y no lo valoras. Nosotros somos la despensa de Europa de frutas y verduras, y la menospreciamos. Viene gente, mucha gente, a vernos, y lo primero que nos dicen es que les llevemos a tomar una parrillada de verduras.

– Tenemos tasas de sobrepeso más elevadas que nunca, pero al mismo tiempo una preocupación por la dieta que lleva a que los supermercados estén llenos de productos ‘light’ o enriquecidos con suplementos. ¿Podemos fiarnos o lo que hay es publicidad más bien engañosa?
– Hay un mal etiquetado. Es algo que se lleva discutiendo desde hace mucho tiempo, y a pesar de que hay dos organismos, uno español y otro europeo, que están trabajando en este asunto, no acaban de dar con la tecla de una etiqueta limpia y comprensible para el ciudadano. A veces he leído una etiqueta y he tardado bastante tiempo en creer entender lo que hay en ese envase. Si a mí, que llevo cuarenta años, me cuesta trabajo, usted no lo puede entender se ponga como se ponga, ni aunque estudie Nutrición.

– De las grasas vegetales, ¿hay que huir?
– Como del demonio. La grasa vegetal es mala, malísima, peor que la grasa animal. Tienen mucho ácido graso saturado. Cuando la veo en un envase me echo a temblar, puede ser hasta grasa hidrogenada, que es una cosa pésima. Pero el problema de la obesidad, como decía, no es por todo esto, es porque comemos mucho y nos movemos poco, así que más zapato y menos plato.

Para ampliar conocimientos no se pierdan: Los veganos tienen dificultad para pensar, Carta a un vegano, Ser vegano es mala idea¿Qué es la comida? ¡Química!
Y tampoco el Mito y timo de los alimentos ecológicos o Vegetariano, vegano y dieta paleolítica.

Lo absurdo del bautismo

Esto nunca le pasaría a un ateo:

Lo único que se me ocurre es pensar que dios desea que sus seguidores lo sean por haber recibido un buen golpe en la cabeza. El cura lo golpea, y el manoseo anterior lo ha “estimulado” para violarlo cuando el bebé sea un infante.
Si absurdo sería afiliar a un bebé a un partido político sin consentimiento, ¿por qué no es absurdo el bautismo?
Y es que la religión es un accidente de nacimiento. Si naces en una familia de gilipollas, adorarás al dios de tus gilipollas progenitores. Si naces en una familia atea, serás libre, independiente y, lo más importante, nunca te violará un cura. Pero a las alturas de civilización que estamos, todavía somos mayoría entre los ateos quienes provenimos de una educación católica, si bien, “vimos la luz” y, ahora, nuestros hijos nacen libres, sin religión.

Relacionados: Jesucristo No existió, Cristianismo = mentira, Apostasía como virtud, Misterios de la Biblia I, El nombre de Dios, Misterios de la Biblia II, Probablemente la religión es un cachondeo, Misterios de la Biblia III, ¿Desaparecerá la Iglesia Católica?, Curas pederastas (II), La religión es un timo y La vía hacia el ateismo.

La verdadera cara de Cristo

Todos sabemos que Jesucristo es un personaje inventado por Pablo de Tarso, tomándolo de algún pobre rabino de la época y “dotándolo” de poderes sobrenaturales para poder introducir su mensaje entre las gentes que jamás adorarían a un hombre normal.

Una vez consolidada la idea, no es hasta el Renacimiento cuando nos llegan las representaciones de la imagen de Jesús, basándose en las propias costumbres medievales (recordemos el fraude de la sábana santa): Un cristo barbudo, pelo lacio y largo.

Pero no. Resulta que el tarsiota se fijó en una imagen más infantil para crear a su Jesús. De manera que, tal como revela la revista Antiquity, un grupo de especialistas ha descubierto en una antigua iglesia del siglo VI en Shivta ubicada en el desierto del Néguev, al sur de Israel, la verdadera cara de Cristo: En la pintura se puede apreciar un rostro de Jesús sin barba y con nariz alargada, pelo corto y rizado y ojos grandes.
Asimismo, junto a éste se encuentra otra cara más larga con un halo pero poco visible. Según los especialistas, la imagen de Cristo forma parte de una escena más grande que representa el episodio del bautismo de Jesús en la que la otra figura pertenecería a Juan el Bautista.

Después de tantos años imaginándose un Jesús como Sandokan, resulta que los creyentes tendrían que empezar a ver a su dios como Maggie Simpson… o mejor, que empiecen a abrir los ojos de una vez y se desliguen del montaje religioso que ya dura demasiados siglos.

Relacionados: Jesucristo No existió, Cristianismo = mentira, Apostasía como virtud, Misterios de la Biblia I, El nombre de Dios, Misterios de la Biblia II, Probablemente la religión es un cachondeo, Misterios de la Biblia III, ¿Desaparecerá la Iglesia Católica?, Curas pederastas (II), La religión es un timo y La vía hacia el ateismo.

Hace un tiempo decía el presidente de la Conferencia Espiscopal Española que la asignatura de religión no era un privilegio, sino un derecho. Yo digo: ni una cosa ni la otra, sino una estafa.

A ver: sólo gracias a la LOMCE (ley educativa del PP) han conseguido los obispos que el número de alumnos matriculados en bachillerato en la asignatura de religión haya aumentado. Pero eso no se produce porque el Espíritu Santo haya “iluminado” a los jóvenes. Los prebostes eclesiásticos saben (aunque no lo digan) que la gente se apunta a esta asignatura porque un ministro del Partido Podrido la incluyó en la valoración para la nota media de los estudios.

Un joven español sabe que es mejor apuntarse a religión y engañar al cura (como yo hice en mis estudios de bachillerato) para obtener un sobresaliente. Así de fácil. Pero como ahora gobierna alguien con un poco de sentido común, la religión ya no va a contar en el expediente académico.

La perversidad de todo esto es el negocio de la secta católica que se resiste a abandonar el chollo que significa su montaje educativo: Los obispos nombran a los profesores que dan clase de religión en las escuelas públicas, ¡¡pero les paga el Estado!! A más alumnos, más profesores. Y no todos ellos tienen un mínimo de nivel de estudios, basta con ser amigo del obispo antes que tener título universitario.

Particularmente, yo desalojaría a la secta católica de sus clases en los colegios públicos, pero reconozco que todavía hay muchos padres que no entienden la perversión de este montaje. Si los padres católicos quieren religión, a la salida del colegio, que manden a sus hijos a la Iglesia de la localidad a rezar o a que los viole el cura correspondiente, mientras los hijos de los ateos se van a jugar al fútbol. Pero no. La secta católica quiere que los hijos de los ateos se jodan en clase de religión para que todos sean “iguales en la jodienda”.

Definitivamente, haría falta que dios existiera, para poder acabar con la infección más grave de la historia de la humanidad: La religión (geriniol)

Y ahora, DE NUEVO, la gran pregunta, ¿Qué esperamos para ilegalizar la secta católica? Estos son algunos de los motivos: Vaticano: ¿Asociación ilícita de malhechores? , Secta católica o Mafia, Corrupción en el Vaticano (II), Corrupción en el Vaticano (I), Orgía y crimen en el Vaticano, La Iglesia podrida, Curas pederastas, Curas pederastas (II), Misterios de la religión, El Gran Carnaval, y Misterios de la Biblia (II) o Los cristianos no se cansan de ser violados.

Homeopatía asesina

Ayer leí en la web de Cadenaser.com una noticia que remarca lo que en este blog venimos sosteniendo desde siempre: Una mujer, en la UCI después de ser tratada por un homeópata (eso sí, cuando se ven graves, entonces acuden a consumir recursos públicos que pagamos entre todos de los impuestos)

La mujer jienense acudió a las Urgencias del Complejo Hospitalario de Jaén y posteriormente fue trasladada al Reina Sofía de Córdoba. La paciente se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos después de haberse sometido a dos tratamientos de un médico naturista y homeópata en la capital jienense. El pronóstico es de extrema gravedad aunque evoluciona favorablemente según el hospital.

La mujer acudió primero a Urgencias del Complejo Hospitalario de Jaén, y después de comprobar la gravedad de las lesiones, fue trasladada a la provincia vecina donde ha sido operada por el equipo de Cirugía Cardiovascular.

Los dos tratamientos que recibió le han provocado importantes daños. El primero de ellos consistió en tres punciones en el tórax que le han provocado un taponamiento cardíaco por la rotura del ventrículo aunque todavía se investiga si estas punciones se enmarcaban dentro de un tratamiento de acupuntura (¡qué asco!). El segundo consistió en una hidrocolonterapia con ozono que le ha ocasionado un neumoperitoneo en la cavidad peritoneal. Hasta aquí la noticia.

Somos muchos quienes denunciamos estas nocivas prácticas, incluso una noticia de hoy informa que los médicos piden la intervención inmediata del Ministerio de Sanidad contra las pseudoterapias. En realidad no es difícil. Bastaría con que se obligase a todos los establecimientos denominados “parafarmacia” y “herbolario” a que demostrasen científicamente (y no ‘charlataneríamente’) las propiedades curativas de los productos que venden, tal y como se exige a los productos farmacéuticos que deben pasar unas pruebas severas antes de ser comercializados.

¿Saben qué sucede hoy en día? Pues que la Aspirina se vende tras haber superado los tests sobre su eficacia, y en los herbolarios venden pétalos de rosa contra el cáncer sin ningún rubor ni vigilancia. Es como exigir a Coca Cola que reduzca el azúcar en sus refrescos (porque es perjudicial) y permitiéramos libremente que se venda heroína. ¡¡Acabemos con las pseudociencias, con las pseudoterapias y, sobre todo, encarcelemos a los vividores del timo!! Porque la homeopatía es un timo.

No se pierdan: Sentencia del Gran Mandy sobre la homeopatía. Anaxícrates publicó esto: La homeopatía es perversa. La Sociedad Española de Neurología prácticamente dijo esto: La homeopatía es basura. Y si tienen 14 minutos libres disfruten con James Randi aquí.

Los blogs se mueren

¡¡Y las redes sociales se han “comido” los blogs!!
Cuando comencé este blog de Misterios al Descubierto la fiebre de búsqueda de temas interesantes para debatir estaba en todo lo alto. Millones de internautas participaban con sus opiniones en los espacios de debate tipo “blog”. Pero hoy, tras años en declive de estos espacios temáticos, han sido Twitter, Facebook, Instagram, WhatsApp, etc., quienes han acaparado los tiempos dedicados al intercambio de ideas. Tal vez haya sido por la inmediatez y fluidez que estas redes sociales conllevan, pero el caso es que los blogs tienden a quedar relegados a la simple publicación de artículos que, tal vez muchos lean, pero que ahora se debaten en Twitter o Facebook.

Desde 2015, Misterios al descubierto ha pasado de una cifra de 3.250 visitas diarias a la actual cifra de 800. Es evidente que el desánimo producido en los amigos de este blog por la muerte de Mandy ha influido, sin embargo, ni el esfuerzo de los fenomenales comentaristas que aún sois fieles a este espacio de libertad ha conseguido frenar la “hemorragia” de pereza que nos ha sobrevenido.

Evidentemente no puedo vaticinar lo que nos deparará el futuro, pero tengo muy claro que la evolución de las redes sociales más directas ha dictado la sentencia de muerte de los blogs personales. Únicamente las páginas webs especializadas podrán sobrevivir, incluso se apoyarán en publicaciones de numerosos blogs para subsistir, sin embargo, el frenético ritmo de la sociedad actual ha dejado desfasado el tiempo de reposo ante el ordenador debatiendo con los amigos. Hoy nos interesamos más hasta con el WhatsApp, capaz de provocarnos la muerte con unos teléfonos móviles más inteligentes que los dueños que lo utilizan mientras manejan un automóvil.

En fin, me gustaría equivocarme, pero las cosas evolucionan de tal manera que acaban siendo como son en lugar de como nos gustarían.

Interesantes: Internet va a desaparecer , Internet cambia la mente, Deducción empírica y Sobrevivamos a Internet.

A %d blogueros les gusta esto: