Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ovnis y abducciones’ Category

Hace tres años publiqué este post. Y seguimos igual:

decenas de anuncios así

decenas de anuncios así

Después de 64 años del caso Roswell (explicado aquí), ¡no nos están preparando! Y mi negativa se convierte en una afirmación en toda regla para los ufólogos. Nuevamente, estas semanas, en España, nos han inundado los “aficionados” a los ovnis con sus famosas “alertas”, es decir, decenas de locutorzuelos (presentadores de programas sobre ovnis en las radios españolas) convocan a sus amiguetes para contemplar el cielo una noche esperando que aparezcan los marcianitos verdes. Pero éstos nunca aparecen. A lo máximo ven luces en el cielo, ¿y qué otra cosa se puede ver en el cielo por la noche además de luces? Nada. (Los “ovnílogos” que están montados en el dólar ya no pierden el tiempo en esas tonterías, máxime teniendo quien ya lo pierde por ellos).

Aunque, la moda hoy en día entre los vendedores de misterios es que muy pronto los gobiernos del mundo harán un anuncio a la población sobre los contactos con extraterrestres. Y, naturalmente, ese anuncio será que ya hemos contactado con los marcianitos verdes. Si no, ¿por qué tanta desclasificación de archivos? Este es el argumento que esgrimen los vividores de la ignorancia ajena, es decir, como nos van soltando poco a poco archivos “relacionados” con los ovnis (¡me río yo del contenido de esas desclasificaciones!) eso significa que “nos están preparando” para el anuncio que ellos esperan.

Y seguimos sin ninguna novedad. Llevamos décadas dejándonos engañar por quienes, incluso de buena fe, no hacen más que propagar el virus de la ignorancia, anteponiendo sus fantasías infantiles a los hechos. Unos ufolocos viviendo del amplio mercado de fanáticos sobre el tema, y unos aficionadillos (locutorzuelos sin estudios) haciéndoles el caldo espeso a los que obtienen ingresos de sus “libros”, “revistas de misterio” o programas de televisión donde cobran sus buenos dineros. Todo ello con la colaboración necesaria de quienes año tras año contemplan al mundo evolucionar, a la gente estudiar, trabajar o mejorar en la vida, y ellos siguen estancados con sus “no identificados” (eufemismo newagero para referirse a los extraterrestres). El próximo verano seguiremos con la sexagésimo quinta edición de “beneficio para los vendemisterios” (o “alerta ovni”) mientras lo único que hay entre las nubes son las inmensas manadas de tontos.

No se pierdan: Ya no hay ovnis, Vida extraterrestre, Area 51 extraterrestre, Ovnis, ¿un mito muerto?, Inteligencia extraterrestre, Misterios del Universo (I), Límites del Universo, El caso Roswell y El caso Roswell ¡explicado!

Read Full Post »

Mario Bunge
Mario Bunge

El físico, filósofo de la ciencia y humanista argentino Mario Bunge dice: «Los científicos y los filósofos tienden a tratar la superstición, la pseudociencia y hasta la anticiencia como basura inofensiva o, incluso, como algo adecuado al consumo de las masas. Están demasiado ocupados con sus propias investigaciones como para molestarse por tales sinsentidos. Esta actitud, sin embargo, es de lo más desafortunada. Y ello por las siguientes razones. Primero, la superstición, la pseudociencia y la anticiencia no son basura que pueda ser reciclada con el fin de transformarla en algo útil: se trata de virus intelectuales que pueden atacar a cualquiera —lego o científico— hasta el extremo de hacer enfermar toda una cultura y volverla contra la investigación científica. Segundo, el surgimiento y la difusión de la superstición, la pseudociencia y la anticiencia son fenómenos psicosociales importantes, dignos de ser investigados de forma científica y, tal vez, hasta de ser utilizados como indicadores del estado de salud de una cultura». 

Efectivamente, Bunge tiene razón. Hasta las imbecilidades de los vendemisterios merecen ser tratadas como una “moda” o tendencia social producto de la ignorancia, pero no sólo considerada como escasez de conocimientos sino como el producto de milenarias mentiras que a fuerza de repetidas han calado en los genes humanos como si de una tendencia natural a la creencia por encima del raciocinio se tratase. (Opinión de Siesp).

Con el libro “Las pseudociencias ¡vaya timo!”, editado por Alfonso López Borgoñoz en Laetoli, (Mario Bunge. Colección ¡Vaya timo! nº 14, 256 páginas) éste recoge los artículos más significativos de Mario Bunge sobre el tema, publicados en revistas muy diversas y la mayor parte nunca hasta ahora traducidos al castellano (por su traductor habitual, Rafael González del Solar). Prólogos de Alfonso López Borgoñoz, Rafael González del Solar y Cristina Corredor.

Relacionados: Parapsicología y engaños, Psicoanálisis ¡vaya timo!,Mente abierta, cerebro al suelo, Fraudes paranormales,Hipnosis y fraudes, Sectas esoterismo y racionalidad, Ciencia para normales, Cómo detectar fraudes,Fenómenos paranormales y Fantasmas y espíritus.

Read Full Post »

Lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible. Alguien que no recuerdo pronunció esta sentencia, y es la misma que aplico yo hacia los vendemisterios de los diversos medios de comunicación. Hay dos clases de vendemisterios: Los que viven de esto, y los que se dejan la vida en esto sin beneficio alguno.

Entre los primeros nos encontramos a quienes “gozan” de alguna publicación a nivel nacional o de programas “de misterio” por grandes cadenas de radio y televisión. Estos vividores tienen sus buenas fuentes de ingresos bien consolidadas, siempre basadas en un público nada exigente, nada escéptico y poco formado. Pero aún así, los vendemisterios que viven de esto saben, pícaramente, desconectarse de los mitos derrumbados. Es decir, en sus publicaciones y programas, ya no abordan esos “misterios” que el Conocimiento y la Ciencia, sin entrar en ellos en detalle, deshacen por la simple aplicación del Método Científico. Es decir, los “grandes” misteriólogos de los grandes medios son capaces de hablarnos del atentado a Carrero Blanco, en vez de perder todo el tiempo hablando de aparatitos que sólo ellos ven y que los “ignorantes” científicos omiten por “torpeza”. Esta tarea de hacer el ridículo la dejan ya para los que hacen “este trabajo” gratis, sin cobrar.

Viene a cuento toda esta parrafada porque este fin de semana, entre lo que he podido leer, ver y oír zapeando, he tenido la ocasión de comprobar cómo abundan por muchas ciudades los pequeños medios en los que se sigue hablando de “la pila de Bagdad” , “la máquina de Antikitera” , “la cámara kirlian”, “las calaveras de cristal” o de “los dogon” . Y todo por gente que todavía no se ha enterado de que el hombre ya ha puesto el pie en la Luna. ¡Ahora descubren los mitos modernos ya desentrañados pero siguen mostrando una ignorancia supina! Además, guiados por un “entusiasmo” que podrían dedicar a resolver su vida, viajan a edificios abandonados a grabar psicofonías, o al monte a ver ovnis. Pero la culpa no es del todo suya. La responsabilidad reside en quienes desde lo alto de la pirámide de los vividores los animan a seguir perdiendo el tiempo. Y si lo pierden a gusto, no seré yo quien reproche nada. Ahora bien, es curiosa la gran cifra de indocumentados que circula por los múltiples medios, no resolviendo misterios, porque no saben, sino intentando convertir, voluntaria o involuntariamente, a la gente en una manada de pazguatos, a prepararles el mercado (sin cobrar) a los que cobran y viven muy bien del “misterio”. ¡Con lo bonita que es la Ciencia!

Relacionados: Vida extraterrestre, Area 51 extraterrestre, Ovnis, ¿un mito muerto?, Inteligencia extraterrestre, Misterios del Universo (I), Límites del Universo, El caso Roswell y El caso Roswell ¡explicado!

Read Full Post »

¿Cuántas razas extraterrestres hay? Y lo más importante, ¿cuántas de ellas están ya entre nosotros? Por lo menos, medio centenar de razas alienígenas nos han visitado y/o están con nosotros.

Cuando uno quiere disfrutar de la lucidez mental de un amigo como Radagast, le “roba” unos trozos del post que tan laboriosamente ha construido para darle publicidad. De manera que no se pierdan el producto de la mente de un cuervo cuando nos agrupa esas razas en cuatro clases: Los Grises, Los Reptilianos, Los Lyrianos y Los Telosianos. El tema va, más o menos, así:  

“”Según he estado investigando, parece que no estamos solos en nuestro planeta. […] Porque cuando digo que compartimos nuestro planeta con muchas otras especies… en realidad quiero decir que hay multitud de especies ALIENÍGENAS entre nosotros…”” ¡¡¡pero pinchad en cada uno de los enlaces que ofrece, para mayor gozo!!! Disfrutad AQUÍ.

Relacionados: Vida extraterrestre, Inteligencia extraterrestre, Historias del Big Bang, Misterios del Universo, La edad de la Tierra, Misterios del Universo (II) y El origen y evolución de la Tierra.

Read Full Post »

El libro de cabecera sobre la metodología científica, el libro escrito para que cualquier persona pueda entender la realidad sin supercherías, sin ovnis, sin hechos paranormales, el libro que, al final, nos muestra el estado del sistema educativo, el libro considerado “la biblia del escepticismo” y tan recomendado por todas las personas con dos dedos de frente, está disponible para vosotros gratis. Mandadme un email a triana43(arroba)gmail(punto )com y os lo envío en formato de Word.

Nuestro amigo divide_y_conquista (DyC) me lo ha enviado y sugerido que lo haga llegar a quien lo solicite. (Repito: previo email)

Relacionados: 13 Años sin Carl Sagan, Ciencia vs creencia, Cómo detectar fraudes y 12 Años sin Carl Sagan.

Read Full Post »

Regalo de Navidad para un amigo: Cuando los instrumentos de que dispone nuestra tecnología escudriñan el universo, se observa que todos los elementos químicos de la materia que encontramos a nuestro alrededor son los mismos, y en la misma proporción, que los detectados en lo más profundo del cosmos. Incluso las leyes naturales que se cumplen aquí también actúan allí. Por lo tanto, no parece descabellado suponer que cualquier tipo de vida alienígena, por muy diferente del nuestro que fuese, tendrá que basarse, forzosamente, en los elementos que ya conocemos. La Tabla Periódica de la materia del universo es muy tozuda.

Seres inteligentes basados en “algún tipo de energía” no tendrían sentido en un cosmos evolutivo desde los elementos físicos. De alguna manera dichos seres contravendrían las leyes de la naturaleza, por lo que esa línea de razonamiento no conduce a nada, al menos dentro de este universo.

Nos quedan las múltiples combinaciones de átomos capaces de combinarse de tal manera que consigan crear una réplica de sí mismos tomando otros elementos de su alrededor. La base de la vida en la Tierra es el Carbono. ¿Sería posible otro tipo de vida inteligente basada, por ejemplo, en el Silicio? Podría ser. Aunque con nuestras sondas hemos descubierto materia orgánica en Titán y también hemos observado gran cantidad de moléculas orgánicas en torno a otras estrellas. Lo cual indica que la línea más probable sobre la que especular es la del Carbono (ello no descarta otras vías pero serían, ciertamente, mucho más improbables y, con las grandísimas adversidades con las que se ha tenido que encontrar la vida orgánica, casi imposibles).

La vida en la Tierra goza de miles y miles de especies, absolutamente todas basadas en el Carbono y las famosas cadenas replicantes de ADN y ARN. Sin embargo, sólo una ha llegado a considerarse “vida inteligente”, el homo sapiens sapiens, quien se ha dotado de una tecnología capaz de intentar contactar con otras posibles inteligencias del Cosmos. Ahora bien, la cadena de “casualidades” (como el choque que produjo la Luna y nos la dejó como un gran regulador climático) y la secuencia temporal desarrollada en mi post “Vida extraterrestre” dificultan en extremo, no sólo la aparición de vida, sino mucho más, que ésta se desarrolle hasta llegar a la inteligencia.

La condición antropomórfica es fundamental para llegar a desarrollar un cerebro capaz de procesar los descubrimientos: Un ser vivo, inteligente, debe saber construir herramientas (de otro modo nunca podrá crear una nave espacial), debe habitar en un planeta con un largísimo período de estabilidad para permitir la evolución (cosa que sólo sucede en las estrellas parecidas al Sol o enanas rojas). Un ser inteligente debe tener sus partes vitales concentradas (el hombre tiene boca, nariz, oídos, ojos y cerebro en la cabeza) y protegidas. Si los órganos vitales estuviesen esparcidos, digamos, por las ocho patas de un pulpo, cualquier accidente mínimo acaba con su vida, lo cual es muy pernicioso para su evolución.

Un ser inteligente necesita movilidad. Una planta no podría construir radiotelescopios, por lo tanto necesitaría patas. ¿Cuántas?, las justas para poder sostenerse mientras utiliza alguna para esas actividades creativas. La rémora de un exceso de patas es contraevolutiva. Si necesitamos fijar nuestra atención, la visión bifocal es fundamental, y la energía que gastamos en nuestras células debe reponerse fácilmente con un sistema de irrigación. Puedo seguir enumerando cualidades que defiendan el principio antrópico, pero voy a mencionar las dificultades ambientales.

¿En qué tipo de planeta habría de habitar una comunidad de seres inteligentes? Naturalmente, sabemos que el nuestro es ideal por su situación, tamaño e historia. Ese privilegio ha dotado a una única especie de inteligencia, recorriendo la línea más probable en muchísimo tiempo de evolución.

La exposición de todo lo anterior, junto con el detalle explicado en el referido post “Vida extraterrestre”, conduce (que no demuestra) a una conclusión más que probable: Puede que seamos la primera civilización tecnológica del universo. Después de todo, hemos aprovechado al máximo la secuencia temporal; y aún así el azar marca nuestra propia existencia:

[…] Y ahora vamos a analizar qué acontecimientos han llevado a la especie humana a la inteligencia dentro de nuestro sistema solar, por si esos acontecimientos pueden ser repetidos en otros sistemas estelares.

La vida en la Tierra existe desde hace miles de millones de años, pero la vida inteligente, en esa escala, sólo está en vigor los últimos “cuatro días”. De manera que, en un sistema como el solar, que cumple ajustadamente las secuencias de evolución cósmica, la vida inteligente emerge muy al final del período de los 14.000 millones de años. Aún así, ha tenido que darse la “casualidad” de un meteorito que extinguiera a los dinosaurios para dar paso a los mamíferos. Darse la “casualidad” de tener un satélite (la Luna) desproporcionadamente grande para que sirva de regulador climático; sin ella no habría vida inteligente en la Tierra. También tiene que darse la “casualidad” de un planeta a la distancia adecuada de la estrella para que el agua se pueda encontrar en los tres estados (sólido, líquido y gaseoso). Hay más casualidades, pero con esas hay bastante para lo que intentamos dilucidar.

Visto todo lo anterior, nada sugiere que pueda haber una civilización extraterrestre. Otra cosa es que pudiera haber algún planeta (todavía desconocido) con algún tipo de vida primitiva, pero estadísticamente es extremadamente improbable que haya llegado a un desarrollo tecnológico. Lo cual no cuadra con la cantidad de avistamientos ovnis, de todo tipo, tamaño, color y tecnológico, que nos encontramos.

Si hemos de razonar, basándonos en los datos, en que es muy difícil que haya otra civilización fuera del sistema solar, muchísimo más difícil ha de ser que haya una multitud de civilizaciones tecnológicas. Pero aún admitiendo este último caso, ¿en qué sería la Tierra tan atractiva para civilizaciones tan avanzadas que las hace pasearse por nuestro planeta a diario? […] extraído de Vida extraterrestre.

Después de todo lo escrito, lo de menos es el aspecto antropomórfico de una posible especie extraterrestre. Quizá no haya venido mal para volver a recordar lo meritorio de la vida en la Tierra. Cuando se contemplan las probabilidades, al ser tan escasas fuera de nuestro planeta, nuestra propia inteligencia debe pedirnos una prueba extraordinaria a cualquier afirmación extraordinaria. Somos escépticos y por esta condición hemos llegado a conquistar el espacio. Cuando se es creyente, sólo se puede conquistar el cielo, que es muy distinto.

Relacionados: Vida extraterrestre, Misterios del Universo (I), Límites del Universo, LCH y agujero negro, El fin del mundo y Adiós a la Luna.

Read Full Post »

En todos os órdenes de la vida existen siempre, como mínimo, dos maneras de afrontar los acontecimientos. Una, la seria, es la escéptica, la científica, la de la lógica y la razón. Otra, tal vez más divertida, es la del autoengaño, explicaciones “maravillosas”, inmovilidad de las creencias y selección de los resultados que avalan nuestras “ganas de creer”.

Las dos opciones son válidas para la gente que vive de su trabajo en uno y otro campo. Pero cuando a la opción segunda, la de la charlatanería, se incorporan los ignorantes, el resultado puede ser un circo. Una persona puede desconocer muchas cosas y, utilizando la primera opción para interpretar los conceptos, acaba aprendiendo. Cuando se elige la tendencia de las pseudociencias uno termina por recorrer veces y más veces el mismo círculo vicioso. Los despabilados acabarán por salirse de él mientras que los ignorantes insistirán con su tema, más con ganas que con pruebas.

 

Gente que, con 15 años, se mostró fascinada por el mundo de la ufología, a los 25 se da cuenta de que ha perdido el tiempo, pues no existe ninguna evidencia de evolución sobre el denominado “fenómeno ovni”. Hay mejores medios de comunicación, más altavoces si se quiere, pero no hay nada más. Y esto lo ven quienes aprovechan su juventud para buscar la verdad de las cosas. Los resultados de los radiotelescopios, analizados con la herramienta del método científico nos enseñan el funcionamiento del mundo. Y la permanencia en las creencias inmutables lleva a los más débiles de mente a culpar a los demás de ocultar la información que revelaría como ciertos sus postulados. Es la única forma de poder explicar que haya tanta gente engañada, alimentando su ceguera aquellos vendemisterios que viven – y muy bien por cierto – de sus panfletos para individuos con mente “viciada” hacia lo “maravilloso”.

 

Sólo así se explica que siga pululando por los diversos medios de comunicación gente interesada en mantener la ignorancia (los profesionales de la superchería), a los que se unen sus “productos”, los entusiastas de lo paranormal porque carecen del más mínimo conocimiento para entender lo normal. Y otra cosa más grave: los entusiastas que tanto abundan en revistas, radio y televisión, abonan el terreno para que los “listos” de siempre (Iker Jiménez, Jeta Jeta Benítez, Javier Sierra, Cardeñosa, etc.) sigan haciendo caja, mientras ellos malgastan su tiempo y hasta su propia vida sin obtener los ingresos que permitan pagar la compra semanal en el supermercado. Al final de su vida acaban viviendo de la caridad de sus familiares o de los servicios sociales.

 

Y es que de los ovnis y de las pseudociencias viven los “listos” en su amplio mercado abonado indirectamente por los tontos que gratuitamente los promocionan. Y éstos viven de su trabajo o de la caridad. ¿Verdad que conocéis más de un caso de estos últimos?

Relacionados: Conspiración ovni, Caso Manises: caso cerrado, La cara de la Luna, El fraude científico de Planeta Encantado, Área 51 extraterrestre, El cosmonauta de Cuarto Milenio, Vida extraterrestre, Sectas esoterismo y racionalidad, Fantasmas y espíritus, Qué es investigar, Tonterías del “misterio” , Karvayal y 40 Aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

Read Full Post »

He disfrutado viendo una viñeta en el blog La pulga snob. Nunca con tan pocas palabras se pudo resumir tanto respecto a las conspiraciones sobre los ovnis. Aquí la reproduzco con autorización.encubrimiento

Relacionados: Cómprese un ovni, La Nasa busca aliens, Vida extraterrestre, Análisis racional del fenómeno ovni, Misterios del universo, Desclasificación ovni, Vida en el universo y Autopsia a un alien.

Read Full Post »

Últimamente pulula por cierto programa de radio llamado La Vosa de los Rientos un tal Karvayal (dicen su nombre en antena pero desconozco su grafía, así que disculpen si no lo he escrito bien). Pues bien, este tipo acusa a la Ciencia de no ser democrática… ¡y lleva razón! Pero es como si yo lo acusara de ser una persona. No se puede aplicar a un concepto intrínseco la cualidad de “defecto” ya que, sin él, se desvirtúa al ente del que forma parte. Es decir, no se puede acusar a un ser humano de tener carne y ojos puesto que sin ellos no sería un ser humano.Manuel Carballal

La Ciencia NO es democrática, ni puede serlo. En el programa mencionado plantean ciertas encuestas del tipo “¿cree usted que los burros vuelan?”. Mirando los resultados podrían presentar un 54 por 100 a que no vuelan, y un 46 a que sí lo hacen. ¿Significa eso que debemos ser “democráticos” en Ciencia y considerar la posibilidad de que 46 de cada 100 burros vuelen? A raíz de eso se montan debates increíbles.

La Ciencia no puede ser democrática porque se basa en conceptos comprobados por un método que sitúa los descubrimientos fuera del ámbito subjetivo. Aunque el 99 por 100 de la sociedad actual creyera que los burros vuelan, la “antidemocrática” Ciencia nos demuestra que no. Las ganas están reñidas con los hechos. Y si uno no entra en el debate de considerar la posibilidad de ese 46 por 100 anterior, es acusado de “escéptico” a manera de insulto.burro volando

Y llega la hora de Karvayal, un exseminarista que nadie sabe a lo que juega. Por un lado desmitifica los montajes que, durante años, han sostenido y sostienen los Cruno Bardeñosa y Cía., y por otro acude a su programa, imagino que cobrando, a mantener la postura contraria. ¡Ah! Y lo hace escudado tras sus gafas, ante un micrófono y utilizando internet, inventos de la propia evolución científica que avala a los tan denostados escépticos. Los vendemisterios, al menos, son malvados a conciencia o por ignorancia, pero lo de Karvayal es más grave, no tiene el valor suficiente para sostener sus principios en todas partes. Conclusión: no tendrá principios.

Relacionados: Verdad inamovible, Pirámides y cerebro, Fraudes paranormales, Hipnosis y fraudes, Sectas esoterismo y racionalidad, Ciencia para normales, Cómo detectar fraudes, Fenómenos paranormales, Fantasmas y espíritus, Qué es investigar, y Tonterías del “misterio”.

Read Full Post »

Cuando uno puede abstraerse de sus propios prejuicios y analiza los diversos acontecimientos con la máxima objetividad posible, aparecen las montañasjustificaciones de los desvaríos de la gente dedicada a considerar los “misterios” de la naturaleza como acciones atribuidas a dioses, entes superiores, extraterrestres, seres de otra dimensión o, incluso, a los muertos.

Desde siempre ha sido potestad de los dioses la posibilidad de atemorizar a los seres pensantes con acontecimientos a los que su intelecto coyuntural no puede dar una explicación. A medida que el homo sapiens sapiens descubría los motivos por los cuales un determinado “acontecimiento extraordinario” tenía lugar, la adjudicación de los hechos a un ser superior se derrumbaba. De esta manera el ocaso llegó a los dioses del trueno, de la lluvia, del viento, etc. El descubrimiento de las ondas electromagnéticas conllevó un avance en la tecnología aparejado al avance de la Física, y sucedían nuevos fenómenosPirámide de la Luna en México con nuevas explicaciones. Ahora bien, estas explicaciones tan sencillas para el homo sapiens sapiens no lo son tanto para el homo ignorantus requeteignorantus. Es el caso de las denominadas psicofonías o parafonías.

En el párrafo anterior me he referido a ciencias físicas, pero ahora veamos el apartado para anormal de las ciencias sociales. Lo primero que nos encontramos es la complejidad de nuestro cerebro, capaz de efectuar la conjunción de millones de neuronas de diversas maneras para poder procesar los estímulos exteriores. Los diversos estereotipos se forjan en nuestro cerebro por la experiencia. Por ejemplo, estamos predispuestos a reconocer “caras” humanas en cualquier dibujo aleatorio, ¿por qué?, porque el ser humano, al nacer, lo primero que ve es una cara, bien de la comadrona o de la madre, y su mente no para de apreciar la multitud de caras de los familiares en sus primeros tiempos (muecas, posturas para hacerlo reír, etc.) Los mecanismos genéticos de defensa se piramide de zoser en Egiptoactivan cuando en determinado suceso no aparece una cara humana. Como dije en el post “Exorcismo y Ciencia”, tenemos los genes de los que huyen.

Pero nuestra actividad cerebral no acaba ahí (al menos la de una persona normal, cosa que no sucede con los vendemisterios). Cuando se estudia Historia, Arqueología, Antropología, Lingüística, Física, Astronomía, Sociología, Psicología y Filosofía se encuentra uno en mejor disposición de dar explicación a multitud de los fenómenos que los pazguatos mantienen vivos en el campo de la ignorancia, incluso no ya para vender sus panfletos sino, además, porque son unos ignorantes (el que más ha estudiado es Periodismo, fenomenal carrera de la que apartan uno de sus principales postulados, ofrecer información veraz, no manipulada en beneficio propio). Luego, imaginen la cantidad de individuos sin preparación alguna que pulula por las diversas revistas y emisoras de radio de nuestros países. Son “capaces” de interpretar los petroglifos a su gusto, sin que la Ciencia les conceda la razón, y acusar a los que saben de escépticos como si eso fuese un insulto.piramides de Giza en Egipto

Y llegamos a las delirantes interpretaciones de los pazguatos que, tras el verano, vuelven con renovadas fuerzas pero viejos argumentos falaces a sus tribunas. Por ejemplo, en el programa de radio “cerebro en blanco” de RNE todavía se asombran de que el ser humano construyera pirámides en la antigüedad en sitios tan distantes entre sí como Egipto, Mesoamérica, Camboya, Perú, etc. Su argumento es considerar a nuestros ancestros como subnormales a los que debieron ayudar desde el “exterior” para esas construcciones, o ¿cómo se les ocurrió construir así a tantas civilizaciones antiguas? Para explicar esto no hay que estudiar, lo mismo que para ser ignorante (tampoco hace falta estudiar). La propia naturaleza ofrece ejemplos de construcciones piramidales (las propias montañas), ¿por qué?, pues porque son las que más perduran. Si un volcán escupe lava y ésta se solidifica dejando una forma similar a una pirámide invertida, la inestabilidad y la erosión harán el trabajo de hacerla desaparecer rápidamente. Las vacas “sagradas”, las llamas, las vicuñas, los dromedarios,… (y los humanos) depositan sus excrementos generalmente en forma piramidal. Es la más estable debido a la gravedad de la Tierra. Entonces, ¿a pirámide de Angkor en Camboyaqué viene tanto asombro para que en sitios tan distantes se construyan pirámides? Después de todo, los tipos de ejecución nunca son iguales. En Egipto se puede observar la secuencia evolutiva en las técnicas de construcción desde la pirámide de Zoser hasta la de Keops. No parece que, por “ciencia infusa” aprendieran a construir las pirámides de Giza.

Para finalizar, hemos ido sustituyendo los dioses del viento, de la lluvia, incluso el único y verdadero, por extraterrestres, espíritus y otras “energías”. Todo menos conceder al ser humano la posibilidad de evolución hacia el Conocimiento. Y entramos en la época del año donde los dibulghadores de ignorancia se hacen cansinos, repetitivos, y “lucen” las mismas explicaciones de siempre para fenómenos tan normales que produce vergüenza ajena contemplar la nula evolución en el campo del saber: volveremos a tener páginas y programas especiales sobre halloween, sobre la Navidad, sobre la Semana Santa, sobre los ovnis, y de ahí no hay manera de sacarlos porque, cuando un tonto coge una línea, la línea se acaba y el tonto sigue.

Relacionados: Verdad inamovible, Fraudes paranormales, Hipnosis y fraudes, Sectas esoterismo y racionalidad, Ciencia para normales, Cómo detectar fraudes, Fenómenos paranormales, Fantasmas y espíritus, Qué es investigar, Tonterías del “misterio”, y El triángulo de las Bermudas.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 377 seguidores