Feeds:
Entradas
Comentarios

Archivos de la categoría ‘Geología’

El “misterio” de Yonaguni

Yonaguni es una isla japonesa situada a 300 millas al Sureste de Okinawa, con una extensión de 29 Km2 y menos de dos mil habitantes. Y su interés radica en ciertas estructuras megalíticas descubiertas en su costa por unos buzos en 1985. Un amigo del blog (iniciales RL) me ha animado a escribir sobre este tema.

A primera vista, tal como podemos ver en las primeras fotos que aporto, sería legítimo pensar en una “construcción artificial” que se sumergió en las aguas marinas por culpa de un terremoto o, incluso, que “alguien” construyó en ese lugar cuando las aguas tenían un nivel mucho más bajo (última era glacial). Para el primer caso (hundimiento por terremoto) la fecha de datación de esas “construcciones” puede ser cuando se quiera, entre antiguo y muy antiguo. Y para el segundo caso (construidas a ese mismo nivel) su datación sería como mínimo de hace 10.000 años, por lo que ya tenemos abierto el melón de la especulación.

Yo voy a intentar exponer este tema desde el punto de vista de la razón y la lógica, desde un punto de vista más aséptico que el presentado en la Wikipedia.

La fantasía humana no tiene límites. Veamos: La geóloga marina japonesa Masaaki Kimura ha manifestado recientemente: “He trabajado durante décadas para demostrar que las rocas encontradas por los turistas buceando en 1985 son de una ciudad antigua que pudo haber provocado la fábula de Mu –un equivalente del Pacífico de la historia de la Atlántida”. Y añade: “A juzgar por el diseño y la disposición de las ruinas (no ha demostrado aún nada y ya las llama ruinas), la ciudad se parecía a una antigua ciudad romana donde se intuyen un arco del triunfo y una capilla sobre la colina”.

Hasta aquí la cancha que le voy a dar a la fantasía o a la gana de obtener turismo. No voy a hablar de pareidolias ni a restar titulaciones universitarias a nadie, pero antes de ofrecer mis evidencias de la lógica voy a mencionar también la opinión de otros geólogos marinos en contrapeso a la entusiasta Kimura.

El profesor Patrick D. Nunn (yo aporto el link y Wikipedia no) profesor de Geociencias Oceánicas de la Universidad del Pacífico Sur, ha estudiado con detalle estas estructuras, y señala que las estructuras por debajo del agua continúan en los acantilados de pizarra de Sanninudai y que han “sido formadas únicamente por procesos naturales”. Concluye que en lo que respecta a las estructuras submarinas “no parece haber ninguna razón para asumir que son artificiales”.

También otro geólogo, Robert Schoch (aporto el link) manifiesta en Wikipedia: lo más probable es que se trate de una formación natural, posiblemente utilizada y modificado por los seres humanos en el pasado. Schoch señala que las areniscas de la formación de Yonaguni “contiene planos de estratificación paralelos numerosos y bien definidos, a lo largo de los cuales las capas son fácilmente distinguibles. Las rocas de este grupo también están atravesadas por numerosos conjuntos de líneas paralelas y verticales (respecto a la horizontal) planos de estratificación de las rocas de Yonaguni y se encuentran en una región propensa a los terremotos. Tales terremotos tienden a fracturar las rocas de una manera regular.”

Y ahora es cuando un analista independiente (yo) confronta las evidencias de unos y otros con formaciones naturales similares. Miren en la foto que adjunto de Old Rag Mountain (Parque Nacional de Shenandoah, Virginia, USA) una formación rocosa natural que cualquier profano en Geología podría confundir con alguna construcción megalítica humana. También confronto las rocas de Yonaguni con la famosa cueva de Naica recientemente descubierta bajo el desierto de Chihuahua (México). (Aporto un par de fotos). ¿Cómo construyeron los hombres antiguos esas fabulosas vigas de mineral cristalizado? Nadie pone en duda que esas formaciones son naturales, no las construyeron los antiguos. Sin embargo, cuando las vemos bajo el agua le retiramos la facultad de “creación” a la madre Naturaleza.

Para finalizar, ahora es cuando una mente objetiva y racional tiene que elegir entre la fábula y la coherencia. Admitir la fábula significa la inclusión de demasiados “factores” incontrolables en la argumentación, es decir, civilizaciones superantiguas cuando no procede (por evolución humana), o intervención “extraterrestre” (otra vez cruzan la galaxia con su tecnología punta para acabar amontonando piedras), o la indemostrable existencia de la Atlántida (Mu en este caso) como indemostrable es que tras Andrómeda no haya una fábrica de helados de chocolate. Si seguimos por este camino nunca avanzaremos. Pero esta indefinición fomenta el turismo.

Sin embargo, queda la opción de admitir algo mucho más sencillo y lógico: Las presuntas construcciones de Yonaguni son formaciones naturales (tal como se confronta con otras fotos y testimonios cualificados). Pero es que, aún en el caso hipotético de concederle una posibilidad a la intervención humana, no es de extrañar que pudieran haberse hundido hace sólo mil años porque en Japón, después de todo, además de japoneses hay también muchísimos terremotos.

Relacionados: Las canteras de Sacsayhuaman, Machu Picchu, De Paititi a El Dorado, La bola negra de Ucrania, Isla de Pascua: Misterio resuelto, Las piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, y Cómo levantar grandes piedras: misterio resuelto.

Read Full Post »

Las ventosidades de los dinosaurios pudieron calentar la Tierra. El estudio se publica en la revista ‘Current Biology’. Igual que los herbívoros modernos, los saurópodos debían contener microbios en su estómago que les ayudaran a hacer la digestión. Según los cálculos de un estudio científico, la cantidad de gas metano liberado por estos grandes reptiles pudo ser suficiente como para aumentar la temperatura del planeta hace 150 millones de años.

Los grandes dinosaurios herbívoros o saurópodos podrían haber producido suficiente cantidad de gas metano como para calentar el clima del Mesozoico (hace 150 millones de años). Estos reptiles se caracterizaban por su tamaño descomunal y la enorme longitud de sus cuellos. Igual que en los herbívoros modernos, los estómagos de estos dinosaurios debían contener microbios que fermentaban las plantas ingeridas y permitían su digestión.

Los fisiólogos David Wilkinson y Graeme D. Ruxton, de la universidad John Moores de Liverpool y la de Londres, respectivamente, estudian la ecología de estos animales. En su momento se plantearon la siguiente pregunta: “Si las vacas modernas producen suficiente gas metano como para ser de interés para los climatólogos, ¿qué pasa con los saurópodos?”. Y así empezó su colaboración con Euan Nisbet, experto en gas metano de la Universidad de Londres.

A partir de las emisiones conocidas de animales modernos, los científicos desarrollaron un modelo numérico para estimar el metano producido por los dinosaurios. El resultado de este cálculo depende de la masa total del animal; y un saurópodo medio pesaba unos 20.000 kilogramos.

Más metano que ahora.- “El estudio sugiere que estos grandes reptiles podrían haber producido más metano que el conjunto de todas las fuentes actuales, tanto naturales como antropogénicas”, ha declarado Wilkinson. Según el trabajo, los saurópodos habrían emitido unos 520 millones de toneladas de metano al año, cifra comparable a la de las emisiones modernas. Antes de la revolución industrial las emisiones de metano eran de unas 200 millones al año. Los animales modernos rumiantes, incluyendo vacas, cabras, jirafas y otros, producen un total de entre 50 y 100 millones de toneladas por año. Para los autores, los resultados no sólo muestran “lo extraño y maravilloso que es el funcionamiento del planeta”, sino que también sirven para recordar la influencia de los microbios y el metano en el clima de la Tierra. (Fuente SINC).

Relacionados: La Tierra se muereCalentamiento global e influencia humana, Las playas desaparecerán, Negacionista, ¿hasta cuándo lo serás?, Permafrost, Cambio climático IV, Alteraciones del sistema climático, El cambio climático (III) y El cambio climático.

Read Full Post »

La Gran Extinción

La extinción más masiva de la historia de la vida en la Tierra no fue la de los dinosaurios hace 65 millones de años, sino otra ocurrida mucho antes, hace 250 millones de años, y en la que desaparecieron el 90% de todas las especies marinas, el 70% de los vertebrados terrestres, y la mayor parte de las plantas. Hasta ahora conocíamos que el fenómeno había sucedido muy rápidamente en términos geológicos, pero desconocíamos la causa. Un equipo de investigadores publicó en la revista Science hace unos años que el culpable fue un meteorito o un cometa de entre 6 y 12 kilómetros que chocó contra la Tierra.

Ahora bien, ¿qué huellas o pruebas llevan a los científicos a esta conclusión? La hipótesis del impacto de un objeto extraterrestre ya había sido estudiada, pero no se había encontrado ninguna pista a su favor. El meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios, por ejemplo, que cayó junto a la actual península del Yucatán (México), dejó en los estratos geológicos de la época del impacto residuos de iridio, un elemento químico de clara procedencia extraterrestre.

Sin embargo, y aunque en los estratos de hace 250 millones de años no se ha encontrado iridio, los investigadores han hallado unas moléculas de carbono llamadas fullerenos que curiosamente guardan en su interior átomos de determinados gases que, como el iridio, sólo pueden proceder del espacio. Los fullerenos son moléculas en forma de pelota hueca, como un balón de fútbol, y pueden funcionar como una jaula para otros compuestos. En este caso, los gases enjaulados son dos formas específicas – dos isótopos de helio y argón – que no se dan en la Tierra. Además, ya se han encontrado fullerenos en restos de meteoritos actuales que a su vez incluyen en su composición química los mismos gases extraterrestres.

Pero ¿dónde chochó el meteorito o cometa y cómo se ha estimado su tamaño? En la costa de la actual Antártida ha sido situado recientemente el impacto (concretamente, el cráter de la Tierra de Wilkes). Los fullerenos delatores se han encontrado en tres lugares muy distantes, el sur de China, el suroeste de Japón y el norte de Hungría. Son lugares conocidos por los geólogos porque allí la erosión ha dejado expuesta la capa de sedimentos de la frontera pérmico-triásico. Ha sido posible estimar el tamaño del meteorito entre 6 y 12 km de diámetro. Los investigadores se basan en que, de haber sido mayor, los fullerenos con argón y helio se hallarían en mayor cantidad y más dispersos, y si hubiera sido más pequeño, sus efectos no habrían sido tan devastadores.

Lo más interesante es que la Gran Extinción no se produjo directamente por el impacto. A pesar de la rapidez con la que desaparecieron las especies, fueron los efectos colaterales del choque los verdaderos culpables. Para hacer que se extingan el 90% de los organismos hay que atacarlos por más de un frente. Las erupciones volcánicas que desencadena el impacto de un bólido de ese tamaño hicieron que en la región de Siberia se expulsaran más de billón y medio de metros cúbicos de lava durante un millón de años. Los volcanes emitieron toneladas de cenizas y cantidades masivas de dióxido de carbono a la atmósfera. El CO2 es un gas de efecto invernadero y, por tanto, con efectos sobre el clima. Pero además las cenizas bloquearon la llegada de luz solar a la Tierra, impidiendo la fotosíntesis de las plantas y desencadenando un colapso en la cadena alimenticia.

Relacionados: El fin del mundo, La edad de la TierraTeorías del origen y evolución de la Tierra y Misterios del universo (I).

Read Full Post »

A propósito del terremoto del viernes en Japón, acompañado de un tsunami, considero que deberíamos replantearnos qué es una “catástrofe natural”. ¿Cuántos de nosotros se han puesto a pensar que el ser humano es el producto de una serie de “catástrofes naturales”? En cuyo caso, si no nos vemos como unos “desastres”, hemos de concluir que los terremotos son fenómenos tan naturales como la lluvia.

Pangea

Pangea

La tectónica de placas que posee la Tierra no la tiene ni Venus ni Marte. Las grandes extinciones de la antigüedad, los gigantescos impactos meteoríticos, han ofrecido la oportunidad para que el hombre apareciera. ¿No es una “catástrofe natural” el impacto de Orfeo sobre nuestro planeta hace 4.500 millones de años que dio lugar a la Luna? Yo lo llamaría un feliz acontecimiento. La lluvia, los rayos, los terremotos, los tsunamis existían en la Tierra miles de millones de años antes que nosotros y, por lo visto, no nos ha ido nada mal que existieran.

Orfeo contra la Tierra

Orfeo contra la Tierra

Lo que sucede es que, una vez tenemos conciencia de nuestra vida, discriminamos entre los distintos fenómenos naturales, y consideramos benignos unos (la lluvia) y malignos otros (los tsunamis). Pero todos son “fenómenos naturales”. De lo que se trata, pues, es de adecuar nuestra vida a algo que nos sobrepasa, a unas fuerzas como las del movimiento del manto terrestre y de las placas que “flotan” sobre el mismo desde que la Tierra empezó a enfriarse y las formó a modo de costra.

Pangea era un continente único que se fraccionó y ahora sus trozos siguen reubicándose como lo vienen haciendo desde siempre y lo harán en el futuro, o ¿acaso alguien no sabe que el aspecto actual de los continentes no era el mismo hace unos millones de años y no lo será tampoco dentro unos millones de años? ¿Cómo se producen esos cambios? Ya ven, con roces, saltos, choques de placas tectónicas que acarrean temblores y tsunamis.

Catástrofe natural es algo cotidiano y una perversidad del lenguaje. Fenómeno natural es más exacto, pero si hemos de entendernos todos, no tengo inconveniente en admitir la primera expresión. Ahora bien, que todos sepamos que no podemos llamar catástrofe a lo que dio origen a nuestra existencia. ¿O sí?

Relacionados: El fin del mundoTerremoto Tsunami en JapónEl eje terrestre: desviado, Terremoto en Chile, Terremoto en Italia, Haití reza a sus muertos y Nuevo Océano.

Read Full Post »

Terremoto Tsunami en Japón

Quizá te interese leer también Los peligros de la radiación. El terremoto que ha sacudido este viernes la costa noreste de Japón ha alcanzado una magnitud de 8,9 grados en la escala de Richter, según el Instituto Geológico de Estados Unidos (USGS), aunque las autoridades japonesas la cifraron en un primer momento en 7,9. El seísmo ha provocado, al menos, 29 muertes, numerosos heridos, 30 desaparecidos y un tsunami con olas más altas que algunas islas del Pacífico. Se trata del terremoto más grave registrado en Japón en los últimos siete años. (ACTUALIZACIÓN AL 12-Marzo: Se habla de más de mil muertos)

El terremoto ocurrido este viernes a 130 kilómetros de las costas de Japón ha causado, al menos, la muerte de 29 personas. El epicentro del seísmo se encuentra en el Océano Pacífico, a 130 kilómetros de la península de Ojika y una profundidad de diez kilómetros, en la misma zona donde hace dos días ocurrió otro terremoto de 7,3 grados en la escala abierta de Richter que no causó daños. El temblor ha tenido lugar a las 14.46 hora local (05.46 GMT) y alcanzó el máximo de 7 grados en la escala japonesa, que se centra en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor.

La alerta de tsunami se amplía y llega a los países de la costa americana. El aviso de ola gigante emitido hoy por el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico se ha ampliado a Australia, Nueva Zelanda, la Polinesia y los países de la costa oeste del continente americano. Filipinas ha ordenado evacuar a miles de ciudadanos en la coste oriental del tercio norte del país por temor a la llegada del tsunami.

“La evaluación del nivel del mar confirma que se ha generado un tsunami que puede causar importantes daños”, advierte en su página web el Centro, que pide a las autoridades que “tomen las medidas apropiadas antes esta amenaza”.Las olas ya han alcanzado, por el momento, zonas de la ciudad japonesa de Sendai, donde imágenes de la televisión local muestran que el agua ha arrastrado coches y ha llegado a los edificios.

México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras, Chile (que ha evacuado en toda su costa a dos millones de personas), Ecuador, Colombia y Perú han sido incluidos en el último boletín del Centro, que también incluye a Australia, Nueva Zelanda, Fiji, Samoa y numerosas islas de la Polinesia. Inicialmente, la primera alerta se emitió para Japón, Rusia, Filipinas, las islas Marianas, además de Guam, Taiwán, las Islas Marshall, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Micronesia y Hawai (EEUU). (Fuente y más noticias en SER).

Relacionados: El eje terrestre: desviado, Terremoto en ChileTerremoto en Italia, Haití reza a sus muertos y Nuevo Océano.

Read Full Post »

Hace un par de semanas, un tal Lorenzo Fernández afirmaba en su intervención en el programa La rosa de vientos que las canteras que abastecían Sacsayhuamán (una ciudad inca junto a Cuzco, Perú) se encontraban a 50 kilómetros de allí. Como director de una revista encargada de divulgar temas para pazguatos, y que paga a sus “hinbestigadores”, éstos callan, estando a su lado, ante semejante disparate. En esta composición pueden ver las canteras de Sacsayhuamán ¡¡allí mismo!! Con las piedras extraídas de las canteras de las tres primeras imágenes se pueden componer edificaciones como la de la cuarta imagen.Relacionados: Machu Picchu, De Paititi a El Dorado, La bola negra de Ucrania, Isla de Pascua: Misterio resuelto, Las piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, y Cómo levantar grandes piedras: misterio resuelto.

Read Full Post »

El explorador Thor Heyerdahl enunció en 1958 una teoría para los moáis que podemos encontrar a lo largo de los diversos caminos de la isla. Se suponía que eran abandonados por los nativos durante el proceso de transporte. Sin embargo, un equipo de científicos liderado por Colin Richards – de la Universidad de Manchester – y Sue Hamilton – del University College de Londres – ha descubierto, gracias a su sofisticado equipo de exploración geofísica, que las estatuas se encuentran junto a unas plataformas de piedra enterradas por la acción de la erosión, lo que indica que esos moáis fueron puestos allí expresamente y delatan unos caminos de sentido ceremonial más que otra cosa.

La red de caminos que recorre la Isla de Pascua, con más de 800 años de antigüedad, no sólo servía para el transporte de las estatuas desde las canteras a las áreas costeras, sino que tenía un significado ceremonial en sí misma. Y todo obra de los rapanuí, cuyo retraso era tecnológico pero no mental, como los vendemisterios que ven extraterrestres o atlantes por todos sitios. Basta con leer los temas relacionados a continuación.

Relacionados: Isla de Pascua: Misterio resueltoCómo levantar grandes piedrasLas pirámides de Giza, Los obeliscos egipciosLas piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, Machu Picchu y De Paititi a El Dorado.

Read Full Post »

Reuters.- El zapato de cuero más antiguo del mundo, unos 1.000 años más antiguo que la Gran Pirámide de Giza en Egipto y 400 años más antiguo que Stonehenge en Reino Unido, fue hallado perfectamente conservado en una cueva en Armenia.

El zapato de 5.500 años de antigüedad fue descubierto por un equipo de arqueólogos internacionales, que informaron de su hallazgo el miércoles. Está hecho de una sola pieza de cuero de vaca, tenía cordones y estaba hecho para encajar en el pie de su propietario. (N. del blogmáster: Menos mal que lo ha aclarado porque podríamos haber interpretado que lo hicieron para encajar en el cuerno de un antílope)

 

 El calzado tiene 24,5 centímetros de largo, 7,6 a 10 centímetros de ancho, y data del 3.500 a.C. aproximadamente, una era conocida como periodo Calcolítico. “No se sabe si el zapato era de un hombre o una mujer”, indicó Ron Pinhasi de University College Cork en Irlanda, quien lideró al equipo de investigación. Dijo que pese a ser pequeño y calzar con un tamaño actual 37 europeo o 7 estadounidense, el zapato “bien pudo calzar a un hombre de esa era”.

 

Buena conservación: La cueva donde se hizo el descubrimiento está en la provincia Vayotz Dzor de Armenia, en la frontera de ese país con Irán y Turquía. Pinhasi dijo que las condiciones estables de sequedad y frío en la cueva facilitaron que los variados objetos encontrados allí estuvieran bien conservados. Otros hallazgos incluyeron grandes recipientes de cerámica, muchos de ellos contenían trigo, cebada, albaricoques y otras plantas comestibles. (Fin)

 

Pregunta con premio: ¿Por qué nunca se descubre una computadora de las “avanzadas civilizaciones” terrestres y extraterrestres que nos precedieron? ¿Será porque no hubo ninguna civilización avanzada?

 

Relacionados: La bola negra de UcraniaDarwin redescubierto, El tesoro de Inglaterra, Isla de Pascua: Misterio resuelto, Las piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, Machu PicchuDe Paititi a El Dorado y Cómo levantar grandes piedras: misterio resuelto.

Read Full Post »

Los dogon: Tribu de Mali que Marcel Griaule hizo famosa achacándole como antigua una cosmogonía moderna.
Magia negra: Lo que hizo Michael Jackson volviéndose blanco.
Marte: Arte con M.
Más allá: Según el Pastafarismo, los buenos van al cielo, los malos al infierno y los tontos al más allá.
Mayas: Civilización que, según los vendemisterios, no conocía la rueda. Eso sí, no dudan en vender su calendario de tres ruedas que juntan ciclo en 2012.
Monstruo del lago Ness: El autor de la famosa foto reconoció el fraude. Pues ni aún así se dan por vencidos los descerebrados.
Nostradamus: Nunca nadie dijo tantas gilipolleces y se hizo famoso por ello.
Obeliscos: Agujas de piedra que los gigantes de la antigüedad utilizaban para hacer acupuntura.
Oopart: Objeto que los extraterrestres ocultaron en estratos geológicos para mayor gozo de los vendemisterios. Pero nunca dejaron un procesador Intel Inside Dual Core Quad i5.
Ouija: (Oui) Sí – en francés – más (Ja) Sí – en alemán – . ¡No es broma!, significa eso. Por lo tanto es el nombre en clave de la última emperatriz austro húngara.

Relacionados: No se pierdan los enlaces de cada término y, además, Diccionario del misterio (1), (2), (3), (4), (5) y Menú: sesos fritos.

Read Full Post »

El hecho. Un gigantesco muro de piedra de más de cinco kilómetros de longitud que se levanta al sur de Skopje, la capital de Macedonia. Es denominado la “Muralla del Diablo” y se erige en una zona desértica y montañosa junto al río Bregalnica. Tiene una altura media de entre 10 y 12 metros y dos metros de ancho.

  

La leyenda. Se cuenta que un día el Diablo quiso hacer algún mal en Macedonia y se le ocurrió bloquear el río Bregalnica para que inundara la fértil llanura de Ovce Pole. Para ello, se propuso edificar un muro durante la noche, Pero Dios se propuso evitarlo y para ello hizo que un gallo cantase a media noche. Por ello, el Diablo sólo logró construir la mitad de la muralla y se murió de la ira. El río siguió su curso, el campo fue salvado y el mal fue derrotado.

 

Características. El único acceso a la extraña construcción es un camino rural, de tierra, por el que apenas se puede pasar con vehículos todoterreno hasta cierto punto. Desde allí, una dura caminata de una hora conduce al mágico lugar.

“El camino también es diabólico, como la muralla. En verano, el sol quema como en un horno. Hay serpientes, y también el agua es un problema, porque con el calor se secan los manantiales”, explica Dragi Jovanov, guía montañero.

Esta zona semidesértica, donde difícilmente se puede ver un árbol, es de gran actividad geológica y tectónica, y son frecuentes los terremotos. La parte principal y la más atractiva de la Muralla del Diablo es de unos 500 metros de largo, pero su línea se prolonga durante más de cinco kilómetros al este y oeste. La superficie de la muralla es blanca, y es la única piedra de ese color en toda la zona.

 

La explicación. Pese a que a primera vista parece una construcción artificial, formada con enormes piedras, los geólogos aseguran que no hay nada especial en ello, sino que la muralla es el resultado de la erosión milenaria. El profesor de la Facultad de Geología de Skopje Nikola Dumurxhanov dice que, como la mayor parte de los Balcanes, esta región de Macedonia estaba bajo el mar hace 35 ó 40 millones de años.

 

“En el mar se depositaban diversos sedimentos. A través de los siglos, de la evolución geológica, su fondo obtenía formas nuevas. Las rocas carbónicas, como la Muralla del Diablo, fueron las más resistentes y permanecieron en forma vertical”, explica Dumurxhanov.

La fantasía. En parajes misteriosos como es este, siempre queda lugar también para historias sobre los objetos volantes no identificados y los extraterrestres. De los pocos atractivos turísticos de Macedonia, tenemos esta muralla lo suficientemente interesante por sí misma como para adjudicársela a unos extraterrestres subnormales que cruzan la galaxia a edificar en piedra y no en acero inoxidable. Hasta los campesinos de la cercana aldea de Bogoslovec aseguran que desde siempre se han podido observar extraños aparatos que sobrevuelan la muralla. Ahí queda eso.

Relacionados: Pirámides y cerebro, La desaparición de los mayas, Isla de Pascua: Misterio resuelto, Las piedras del Valle de la Muerte, Las líneas de Nazca, Machu Picchu, De Paititi a El Dorado y Máquinas en Abydos.

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 321 seguidores